lunes, 2 de marzo de 2015

Emprender, la mejor vía para tener un trabajo

emprender
Autonomía, autoestima y autoempleo es lo mejor de haber puesto en marcha un negocio, junto con la satisfacción de crear puestos de trabajo. Éste es el balance que hacen los emprendedores de su experiencia según el Observatorio de Clima Emprendedor 2013, elaborado por la Fundación Iniciador y Sage. El informe, que recoge por tercer año consecutivo la situación del emprendimiento en nuestro país y al que ha tenido acceso EXPANSIÓN, refleja el entusiasmo emprendedor, pero también cierta decepción entre aquellos que cada día intentan sacar adelante un negocio.
La cara y la cruz
La falta de dinero, liquidez y ayudas constituyen la cara B de ser autónomo y estar al frente de una pyme. De hecho, el 89% de aquellos que se estrenan como empresarios no considera que se promuevan las nuevas iniciativas empresariales, un porcentaje similar al de 2012, pero con una diferencia más que evidente: el año pasado se aprobó la Ley de apoyo a los emprendedores.
A pesar de ello, el 30% de autónomos y pymes sí que cree que la situación de crisis que vive nuestro país es una oportunidad para crear una empresa. La respuesta es el 37% de nuevos autónomos y el 39% de los profesionales que se han estrenado como empresarios. Es más, el 49% de aquellos que han decidido emprender trabajaban en la industria y un 44% en la construcción, dos de los sectores más castigados por la crisis.
La falta de opciones en el mercado laboral es lo que en los últimos 24 meses ha animado a muchos españoles a darse de alta como autónomos
Según este informe, la falta de opciones en el mercado laboral es lo que en los últimos 24 meses ha animado a muchos españoles a darse de alta como autónomos. Uno de los datos que corrobora esta apreciación es que más de la mitad de los emprendedores, el 55% de autónomos y el 57% de pymes, coinciden en que el autoempleo es una salida para los jóvenes menores de 30 años que quieren acceder a un trabajo. Juan Mora, director de Sage One –solución para emprendedores y pequeños negocios de Sage–, explica «que están surgiendo negocios relacionados con Internet y los servicios impensables en época de bonanza».
La financiación
La financiación continúa siendo la barrera más alta para el 33% de aquellos que deciden ser su propio jefe. Las cargas fiscales son también otro de los inconvenientes que, a veces, pueden llevar al traste la puesta en marcha de una iniciativa empresarial. El 22% de los 232 autónomos, y el 32% de las 580 pymes entrevistadas en este informe se quejan de ello.
Desde antes de que se aprobara la Ley, una de las proclamas de los emprendedores tiene que ver con las obligaciones a las que tienen que hacer frente, tanto para la puesta en marcha como para la continuidad del negocio. Para todo eso, y según el Observatorio de Clima Emprendedor 2013, piden ayuda a los organismos públicos españoles, que son los que gestionan los impuestos recaudados, ya sea al Estado (31% de autónomos y 30% de empresas), a los ayuntamientos (13% autónomos y 16% de empresas) o a la Administración Pública (17% autónomos y 14% de empresas). Más del 60% de los entrevistados mencionan en primer lugar a los organismos públicos españoles como «las entidades que deben apoyar e invertir recursos en los nuevos emprendedores». El 19% de autónomos y pymes también hace referencia a los bancos y a las cajas de ahorro.
Hacer empresa
Estas demandas no son gratuitas si se tiene en cuenta que más del 40% de los consultados para elaborar este estudio declara que su familia es el principal apoyo para lanzar un negocio. Sólo el 7% de los emprendedores ha recurrido al plan ICO. Son los inversores privados –business angel– los que van aumentando su protagonismo en la puesta en marcha de las start up: el 12% de las pymes que cuentan entre seis y nueve empleados han obtenido financiación a través de esta vía.
Sin embargo, Mora señala que si bien es cierto que la financiación es el talón de Aquiles de muchos nuevos negocios, existen tres factores que resultan básicos para su puesta en marcha y continuidad: «Emprender en un sector en crecimiento; establecer alianzas con otras compañías, grandes o pequeñas, para garantizar su sostenibilidad; y, por último, apoyarse en Internet desde los inicios, es una forma económica de filtrar la información y analizar la marcha de la empresa».
Las lagunas de la Ley
Este informe revela que sólo cuatro de cada diez emprendedores conoce las ventajas que ofrece la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, que apoya la creación de empresas. Otro de los datos que no deja indiferente es que el 80% de los autónomos y empresarios que están familiarizados con la nueva norma no cree que esas facilidades les vayan a ayudar en su negocio.
A la espera de una revisión de la Ley para 2014, autónomos y pymes consideran que deben ser tres las medidas que tendrían que incorporarse: el 65% valora aplazar el pago del IVA de facturas pendientes; un 76% cree necesario ampliar los incentivos fiscales a las empresas de reducida dimensión; y, por último, el 28% opina que habría que incentivar con beneficios fiscales a los inversores privados.

Juan Mora considera que además de estas demandas de tipo económico, son muchos los emprendedores que reclaman formación, ayudas a la externalización y también para la creación de centros coworking que fomenten el emprendimiento.
Fuente: Expansión