miércoles, 2 de septiembre de 2015

¿Es tu hijo un emprendedor? Claves para descubrirlo y potenciarlo

hijo_emprendedor
No pasa de los diez años, pero no para de preguntar el porqué de todo. Es muy perseverante y nunca se deja las cosas a medias. Además, siempre se ofrece voluntario en el colegio y es el líder natural de su clase. Si tu hijo cumple estas características, probablemente tengas un emprendedor en potencia en casa.

Por Laura Ramírez

Aptitudes que hay que potenciar:

Autonocimiento: "Tenemos que enseñar a nuestros hijos a que conozcan que sus habilidades y talentos ocultos. Si no se desarrollan, pueden perderse. También tienen que ser conscientes de sus limitaciones", comenta Ramírez. Lo mejor es dejar a los niños crear libremente sin dirigir sus juegos para poder observar qué talentos naturales tienen.

Autocontrol. Para un emprendedor es una habilidad fundamental, ya que los nuevos empresarios se gestionan su horario y sus recursos. "Además, les va a ayudar a lo largo de su vida, tanto a los que decidan emprender como los que decidan ser asalariados", afirma la especialista.

Empatía. El éxito de crear una empresa depende también de formar un buen equipo que la saque adelante. "Hay que enseñarles a que se pongan en el sitio de los demás. Ahora son muy individualistas, hay que enseñarles a respetar", zanja Ramírez.

Esfuerzo. Los principios son duros, por ello, hay que inculcar a los niños a trabajar mucho para alcanzar las metas. Por ello, "tienen que aprender a resolver problemas, no les debemos proteger tanto". También hay que enseñarles a asumir el fracaso y a que no se den por vencidos cuando algo salga mal.

Optimismo. La experta también aconseja no desanimar a los pequeños. "Hay que generarles alegría e ilusión, que vean que todo se puede conseguir".

Comunicación. En los actuales proyectos empresariales la comunicación es fundamental. Por eso, hay que enseñarles a transmitir sus ideas de forma correcta. Una buena técnica es preguntarles qué han hecho ese día en el cole o qué han comido. En conclusión, hay que enseñarles desde pequeños a expresarse.

Actividades para potenciarlas

Juegos creativos. Los Mecano o los Lego pueden ayudar a estimular el espíritu creativo del niño. Hay que dejarles crear con libertad para poder observar qué talentos naturales tienen y desarrollarlos después.

El bingo de las emociones. "Es uno de los juegos más utilizados para que los niños aprendan a comunicarse. En lugar de números, en los cartones hay emociones que los niños van tachando. Cuando cantan el bingo se les pregunta qué día han sentido tristeza o rabia. Así aprenden a describir sus sentimientos y a resolver sus problemas", comenta Ramírez.

Trabajo en familia. El primer sitio donde el niño tiene que desarrollar la capacidad de trabajo en equipo es en la propia casa. Por eso, es positivo desarrollar tareas donde cada miembro de la casa tenga una función y los hermanos y los padres aprendan a empatizar con el otro y a valorar su trabajo. Es bueno que aporten ideas al 'equipo' y escuchen las de los demás.

No sobreprotegerle. Es uno de los grandes males de la actualidad. Padres que solucionan los problemas de sus hijos y , por tanto, les dejan sin armas con las que defenderse en las situaciones de tensión del futuro.

Perder el temor a fallar. La base de un verdadero emprendedor es no tener miedo a equivocarse. Por eso, hay que trabajar esta cualidad para que el niño sea capaz de expresar (e intentar) sus propias ideas sin coartarse.

Fuente: El Mundo

No hay comentarios:

Publicar un comentario