domingo, 2 de noviembre de 2014

Los hábitos que te harán más productivo como directivo


Son las siete de la mañana en una habitación de matrimonio. Un hombre se levanta y acude a su pequeño gimnasio particular donde se dedica una hora a hacer ejercicio para empezar el día tonificado. Después acude a su armario y escoge entre estas dos opciones: traje gris o traje azul. Así es el día a día de Barack Obama, el presidente de los Estados Unidos.

Unos hábitos que ha adquirido con el fin de ser lo más productivo posible. Su vestuario está simplificado al máximo, lo que hace que la decisión sobre qué ponerse no le lleve mucho tiempo. Un tiempo demasiado valioso como para desperdiciarlo. Es una de las preocupaciones que más tienen los directivos, ser productivo y aprovechar lo mejor posible cada segundo, porque ya lo tienen en cuenta en cualquier programa de MBA: conseguir nuestros objetivos es un camino que hay que recorrer de la manera más inteligente posible.



Imagen de Creative Commons de Vancouver Film School

Como directivos tenemos que tener presente que nuestro tiempo es muy limitado en comparación con la cantidad de tareas que debemos llevar a cabo, la multitud de decisiones que debemos tomar y de las que dependen tantas personas a nuestro cargo. Por ello, realizar una serie de hábitos en los que simplifiquemos nuestras decisiones nos aportará un beneficio patente.

Nuestras mejores horas de rendimiento

Los coach insisten mucho en que debemos aprovechar las horas en las que estamos más despejados para realizar los trabajos en los que tengamos que hacer un uso más intensivo de nuestra mente.

Muchos escritores, por ejemplo, se levantan a horas indecentes para sentarse delante del ordenador y expulsar palabras durante varias horas, intentando aprovechar sus horas más creativas, para después dedicarse a tareas que les requieran menos concentración”

En estas horas de mejor rendimiento es una buena idea estar concentrado en el trabajo que se está realizando y eliminar de la ecuación todo lo demás. No atender el teléfono o no estar chequeando si han entrado correos electrónicos nos mantendrá en la línea para llevar a cabo la consecución de nuestros objetivos.

Las tareas más sencillas, primero

Esa es la máxima de Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook, quién ha desvelado que cree que es la mejor idea cuando se trata de ser productivo. Aconseja realizar aquello que entrañe menos dificultad en un primer lugar, con el fin de progresar más fácilmente en el camino que debemos recorrer cada día. Este tipo de hábitos puede ayudarnos a ir reduciendo la lista de las cosas pendientes más rápidamente al principio, con lo que de manera visual podremos sentir que estamos más cerca de conseguir todo lo que no nos hemos propuesto en el día, la semana o el mes.

Estar descansado y hacer ejercicio, fundamental

Cuando no estamos suficientemente descansados nuestra cabeza no funciona bien, nos cuesta mucho más tomar decisiones. Llevamos una carga que no nos quitamos, la acumulación de todo el estrés y los problemas anteriores no desaparecen. En este sentido, muchos directivos apuestan por dormir al menos siete horas (frente a las ocho que se han aconsejado de manera general siempre) y tomarse unas vacaciones de vez en cuando. La capacidad para desconectar es algo que hay que trabajar con el fin de que en la vuelta al trabajo tengamos el contador a cero y podamos empezar desde el principio para realmente ser todo lo productivos que necesitamos en nuestro cargo.


Por otro lado, la realización de algo de ejercicio físico genera endorfinas y descarga tensiones. El CEO de Virgin, Richard Brandson realiza todos los días 20 minutos de gimnasia con un esfuerzo intenso/moderado. Una buena forma para mantener la cabeza en su sitio y liberarse físicamente ante el estrés que todo directivo sufre en sus carnes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario