miércoles, 24 de diciembre de 2014

Los principales puertos comerciales de Europa


Uno de los sectores que ha conseguido sortear la crisis mundial y sobre todo la europea y que ha crecido de forma exponencial en los últimos años ha sido el comercio marítimo. Esto ha hecho que el volumen de mercancías y bienes transportados a diario haya incrementado notoriamente, así como también el tamaño de los buques de carga, que se han modernizado y adaptado para poder abastecer la demanda de transporte marítimo internacional.

Imagen: www.elconfidencial.com

Los puertos de mayor tamaño han podido beneficiarse de este aumento del tamaño de buques, ya que no todos están preparados para albergar la cantidad de carga que mueven y muchos no tienen la capacidad de almacenaje ni la logística necesaria para una vez llegados a puerto, empezar la distribución terrestre.

“España tiene 3 de los 20 mejores puertos de Europa en cuanto a tamaño y capacidad operativa, así como accesibilidad náutica.”

 El puerto de Valencia está entre los 5 mejores, y además el de Barcelona al este y el de Algeciras al sur entre los 20 mejores.

Es un hecho importante ya que los puertos son las puertas al continente europeo. Tener una buena entrada facilita el comercio, y más del 75% de las mercancías extracomunitarias llegan a Europa a través de sus puertos. También a nivel intracomunitario es importante, ya que se mueven por mar el 37% de las mercancías dentro de Europa y más de 385.000.000 de pasajeros.

Sector portuario, clave en el desarrollo económico

El sector portuario es clave para el desarrollo económico, ya no sólo por la cantidad de personal que requiere para su correcto funcionamiento y desarrollo, sino por la cantidad de empleos indirectos que genera. En los puertos se llevan a cabo actividades propiamente industriales como la siderurgia, producción y distribución de energía, y la petroquímica;  pero además, se mueve una actividad económica de toda índole alrededor, como son los astilleros navales, la maquinaria necesaria para mover los contenedores, empresas de salvamento marítimo, construcción… que generan empleo y riqueza.

Por todo ello,  la Unión Europea se enfrenta a grandes retos en el sector portuario. La diferencia entre unos puertos y otros es considerable, haciendo que se concentre la mayor actividad en 3 de los puertos más grandes del mundo, como son el de Amberes (Bélgica), el de Rotterdam (Holanda) y el de Hamburgo (Alemania). Sólo entre estos 3 acogen la quinta parte de la actividad náutica mercantil europea. Esta gran diferencia entre puertos provoca ineficiencias que empeoran la rapidez, la eficacia y la sostenibilidad del sector.

El resto de puertos tendrá que adaptarse a la naturaleza del comercio y al tamaño de los buques de carga, capaces de cargar 18.000 contenedores, para poder equiparar puertos y mejorar la eficiencia en el sector del transporte marítimo.

lunes, 22 de diciembre de 2014

Los cursos de formación con más salidas profesionales en España


Actualmente, quedarse sin empleo puede ser algo habitual desgraciadamente. Sin embargo, ante una situación así tenemos dos opciones: quedarnos en casa pensando que todo se arreglará solo o buscar nuevas formas de hacer nuestro currículum más atractivo con tal de acelerar la búsqueda de un nuevo empleo.


Con casi 5 millones de personas en paro, España es uno de los países de la UE con mayor tasa de desempleo actualmente. Esta situación hace que las ofertas laborales estén muy concurridas por lo que resulta realmente complicado conseguir un trabajo.


*Imagen: Aprendum.com

Por este motivo, es importante aprovechar el tiempo en paro para buscar nuevos cursos de formación que sirvan para especializarnos e incrementar así nuestro conocimiento sobre un área concreta. Actualmente, estos son los cursos para profesionales más demandados en España:

Cursos de Marketing online

Hoy en día, las empresas necesitan estar presentes en internet para conseguir un mayor número de clientes. Y no sólo eso, también necesitan profesionales que favorezcan el trato directo con ellos para conocer qué piensan, cómo pueden ayudar a la compañía o qué recomendaciones nos pueden hacer.
El perfil de social media manager está muy buscado actualmente y se necesitan auténticos profesionales, no a personas que únicamente saben cómo funciona Facebook. Si trabajamos en el sector del marketing, una especialización hacia el mundo online y las redes sociales será una buena forma de incrementar nuestras oportunidades.

Cursos de operador de maquinaria

El sector de la construcción ha sido uno de los más castigados en España por lo que la tasa de paro es realmente alta entre estos profesionales. Este es el motivo por el cual resulta tan importante hacer cursos de operador de maquinaria especializados.
Así, conseguiremos que nuestro currículum destaque, ofreciendo a las empresas motivos de peso para contar con nosotros en su plantilla. En este sentido, los cursos de operador de maquinaria pueden ser una magnífica opción.

Cursos relacionados con la gastronomía

En España, con una alta tradición culinaria, el sector gastronómico y de la restauración goza de muy buena salud gracias tanto a los ciudadanos como a los turistas que buscan experiencias culinarias que en la mayoría de casos están muy alejadas de lo que pueden encontrar en sus países de origen.
Si nos gusta este sector, fácilmente encontraremos cursos especializados de cocina, de auxiliar de chef o de catering.

Cursos de desarrollo de aplicaciones

Los amantes de la tecnología están de suerte ya que actualmente, con la llegada de los dispositivos móviles se necesitan profesionales capaces de desarrollar aplicaciones que alimenten a estas tablets y smartphones.
Ahora que parece que poco a poco la economía se va recuperando, es una buena época para hacer alguno de estos cursos de formación para profesionales. De este modo, cuando las compañías vuelvan a contratar (como parece que ya hacen) estaremos preparados con un currículum más atractivo.

lunes, 8 de diciembre de 2014

Cómo lograr la mejor imagen para tu 'startup'

Por fin damos el paso. Nos dejamos llevar por los titulares y por la falsa imagen de los millonarios al instante que proyecta Silicon Valley, o por qué no, la que ansiamos ver. Ser emprendedor supone muchos sacrificios y desde luego, no es ningún camino de rosas. Ahora bien, una vez dado el paso de crear nuestra propia empresa ¿cómo conseguir los primeros clientes?

Lo primero que hay que hacer es crear una marca. Ya se sabe, nombre de la empresa, logotipo y todo el material necesario para poder presentarse ante el cliente con algo y no quemar un cartucho de oro dejando de recuerdo una amplia sonrisa y muchas palabras que se las lleva el viento. Cuando uno se embarca en la aventura de crear su propio negocio sabe que las ocasiones son contadas y perder oportunidades es un lujo que no se puede uno permitir. Así que hay que presentarse con las mejores galas e intentar convencer a la primera para, por lo menos, presentar una oferta.

Logotipo, marca y algún vídeo de presentación son munición suficiente para franquear la primera puerta, y sin embargo, muchos brillantes proyectos se quedan ahí por no ser capaces de transmitir su valor.

Sí, lo sabemos, arrancar un negocio supone una sangría económica en la que no se permiten muchos lujos y contratar los servicios de una agencia de publicidad no está a la alcance de todos los emprendedores ¿Hay alternativas? Como siempre, la web llega al rescate con una nutrida variedad de opciones que nos servirán, en esta crítica etapa, para salvar los muebles logrando una imagen bastante profesional para nuestro incipiente negocio, y lo que resulta más interesante, a un costo ridículo.

Todo sea por evitar llamar a nuestro proyecto “Javier” o “Juan” y encargar el diseño del logotipo e identidad corporativa a ese cuñado manitas con el Photoshop y dispuesto a echar un capote. En esta etapa, la imagen es fundamental, y eso lo saben bien los proyectos que se presentan en Kickstarter, que se trabajan vídeos de estudio para promocionar productos que todavía no existen.

Nombre de la empresa

¿Qué nombre le ponemos a nuestra startup? Antes era más sencillo: se registraba una marca disponible y a tirar millas. Ahora, además es necesario registrarla en la web, y si no se dispone de un .COM ya vamos mal de partida. Y de hecho, son muchos los proyectos que determinan el nombre de la empresa a partir del dominio disponible.


En este sentido, una opción interesante es entrar en Godaddy o similares y comenzar a comprobar la marca que se nos había ocurrido. Lo más habitual es que ya esté registrada, pero esta situación ya está prevista por el servicio que nos proporcionará variaciones, y alguna de ellas nos puede interesar.

Pero si realmente uno no quiere volverse loco y perder días enteros buscando una marca bonita con los puntocom disponibles, puede recurrir a Naminum. Esta web nos busca las combinaciones posibles a partir de un nombre propuesto por nosotros, y lo que resulta más interesante, se encarga de comprobar la disponibilidad de los dominios para así cerrar marca y web en un solo paso. Y todo ello gratis total (salvo el registro del dominio, claro).

Logotipo

Tenemos ya la marca, obtenida en tiempo récord, y ahora será necesario un logotipo con el que crear ofertas, firmas del correo electrónico, tarjeta de presentación y por descontado, la página web. Llegados a este punto, y si no disponemos de capital necesario para contratar los servicios profesionales de una agencia, siempre podemos recurrir a un servicio en web llamado Withoomph.

Una vez accedamos a su web escribiremos el nombre de la empresa antes definido así como una serie de palabras clave (en inglés), que definan el ámbito de servicios de nuestra startup, y en cuestión de segundos tendremos una colección de propuestas con la que pasar la tarde.

Son todo logotipos muy neutros, minimalistas, y que nos ayudarán a superar el trámite con nota, puesto que su diseño aparenta tener detrás muchas horas de trabajo. Justo lo que necesitamos. Y nuevamente, a coste cero si no necesitamos el logotipo en alta resolución

Vídeo

Tenemos marca, logotipo… ya podríamos salir a la calle a intentar seducir clientes, pero para qué negarlo: el mercado está habituado a que todo entre por los ojos, y si en lugar de tener que leer un folleto o visitar una web, se puede conocer un servicio mediante un vídeo, eso que nos ahorramos.
Sin embargo, los vídeos sí que son un auténtico obstáculo para los negocios que arrancan, ya que se trata de un recurso con muchas horas de trabajo que hay que remunerar. Pero en esta etapa inicial, nuestro objetivo consiste en vestir al muñeco de la manera más digna para intentar comenzar a hacer caja. Ya llegarán tiempos mejores en los que considerar un trabajo más a medida.
En lo que respecta al vídeo la web también propone un servicio que en unos pocos minutos nos crea un producto de lo más aparente. Se trata de Wideo, y permite crear vídeos de empresa o producto a coste cero o a un importe muy reducido en función de las necesidades.




domingo, 2 de noviembre de 2014

Los hábitos que te harán más productivo como directivo


Son las siete de la mañana en una habitación de matrimonio. Un hombre se levanta y acude a su pequeño gimnasio particular donde se dedica una hora a hacer ejercicio para empezar el día tonificado. Después acude a su armario y escoge entre estas dos opciones: traje gris o traje azul. Así es el día a día de Barack Obama, el presidente de los Estados Unidos.

Unos hábitos que ha adquirido con el fin de ser lo más productivo posible. Su vestuario está simplificado al máximo, lo que hace que la decisión sobre qué ponerse no le lleve mucho tiempo. Un tiempo demasiado valioso como para desperdiciarlo. Es una de las preocupaciones que más tienen los directivos, ser productivo y aprovechar lo mejor posible cada segundo, porque ya lo tienen en cuenta en cualquier programa de MBA: conseguir nuestros objetivos es un camino que hay que recorrer de la manera más inteligente posible.



Imagen de Creative Commons de Vancouver Film School

Como directivos tenemos que tener presente que nuestro tiempo es muy limitado en comparación con la cantidad de tareas que debemos llevar a cabo, la multitud de decisiones que debemos tomar y de las que dependen tantas personas a nuestro cargo. Por ello, realizar una serie de hábitos en los que simplifiquemos nuestras decisiones nos aportará un beneficio patente.

Nuestras mejores horas de rendimiento

Los coach insisten mucho en que debemos aprovechar las horas en las que estamos más despejados para realizar los trabajos en los que tengamos que hacer un uso más intensivo de nuestra mente.

Muchos escritores, por ejemplo, se levantan a horas indecentes para sentarse delante del ordenador y expulsar palabras durante varias horas, intentando aprovechar sus horas más creativas, para después dedicarse a tareas que les requieran menos concentración”

En estas horas de mejor rendimiento es una buena idea estar concentrado en el trabajo que se está realizando y eliminar de la ecuación todo lo demás. No atender el teléfono o no estar chequeando si han entrado correos electrónicos nos mantendrá en la línea para llevar a cabo la consecución de nuestros objetivos.

Las tareas más sencillas, primero

Esa es la máxima de Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook, quién ha desvelado que cree que es la mejor idea cuando se trata de ser productivo. Aconseja realizar aquello que entrañe menos dificultad en un primer lugar, con el fin de progresar más fácilmente en el camino que debemos recorrer cada día. Este tipo de hábitos puede ayudarnos a ir reduciendo la lista de las cosas pendientes más rápidamente al principio, con lo que de manera visual podremos sentir que estamos más cerca de conseguir todo lo que no nos hemos propuesto en el día, la semana o el mes.

Estar descansado y hacer ejercicio, fundamental

Cuando no estamos suficientemente descansados nuestra cabeza no funciona bien, nos cuesta mucho más tomar decisiones. Llevamos una carga que no nos quitamos, la acumulación de todo el estrés y los problemas anteriores no desaparecen. En este sentido, muchos directivos apuestan por dormir al menos siete horas (frente a las ocho que se han aconsejado de manera general siempre) y tomarse unas vacaciones de vez en cuando. La capacidad para desconectar es algo que hay que trabajar con el fin de que en la vuelta al trabajo tengamos el contador a cero y podamos empezar desde el principio para realmente ser todo lo productivos que necesitamos en nuestro cargo.


Por otro lado, la realización de algo de ejercicio físico genera endorfinas y descarga tensiones. El CEO de Virgin, Richard Brandson realiza todos los días 20 minutos de gimnasia con un esfuerzo intenso/moderado. Una buena forma para mantener la cabeza en su sitio y liberarse físicamente ante el estrés que todo directivo sufre en sus carnes.


lunes, 20 de octubre de 2014

5 ideas para maximizar las redes sociales

emprededor_redes_sociales
Las redes sociales se han convertido en un aliado importante en las actividades de promoción y comercialización para las pequeñas empresas de reciente creación.

1.    Los amigos de un cliente son los mejores siguientes prospectos:

Todas las empresas quieren encontrar una fuente de nuevos clientes potenciales cualificados. ¡Resulta que cada negocio ya tiene una fuente! Las redes sociales de sus clientes actuales están llenos de gente como ellos, personas que podrían estar interesados en sus productos o servicios.

2.    Sorprender a los clientes con algo especial:

Las redes sociales son un espejo de lo que piensa y siente la gente. Es decir,  pueden ser “los ojos” de un cliente. Es relativamente fácil encontrar uno o dos puntos que motivan a la gente y con esto crear algo especial; tan simple como felicitarte por el día de tu cumpleaños o tu aniversario.

3.    Unir a los clientes a tus redes:

La gente necesita saber por qué se debe conectar al Twitter y Facebook de la empresa. ¿Qué van a conseguir? Hay que asegurarse de que es fácil y convincente estar conectados, y luego por supuesto invitarles para que se conecten.

4.    El compromiso lleva a la visibilidad social:

La “Prueba social” es el concepto de que cuando vemos a nuestros amigos y colegas tomar una acción, como comer en un restaurante en particular, esa acción es un respaldo. La “Prueba social” pasa por la visibilidad social. Cuando la gente se involucra con un negocio -especialmente en línea a través de las redes sociales-  los demás ven este compromiso, y también son atraídos a participar.

5.    El compromiso importa:


El compromiso consolida una conexión entre una empresa y sus clientes actuales, e impulsa la visibilidad social que motiva a la repetición. Pero ojo, el compromiso ocurre en pequeñas dosis así que hay que ser constantes pero sobre todo enviar los mensajes correctos.

Fuente: Guioteca

martes, 7 de octubre de 2014

Vida Emprendedora: Chris Gardner

Chris Gardner_en busca de la felicidad
En entrevista, este emprendedor conocido por inspirar la película "En busca de la felicidad" nos reveló sus secretos del éxito.
Por Marisol García Fuentes
Chris Gardner padeció los estragos de la pobreza y vivió en las calles de Nueva York. En 1982, cuando la tasa de desempleo en Estados Unidos era del 10.9%  fue uno de los tantos norteamericanos que perdió su trabajo.

A sus 28 años tuvo que dormir en los baños públicos y cuidar a su hijo de cinco. Hoy, 32 años después, es dueño de la casa de correduría de valores Gardner Rich & Company. Es un filántropo y conferencista exitoso que trata de inspirar a la gente a superar los obstáculos de la vida, lo que le ha valido el mote de CEO de la felicidad. También es autor del libro the Pursuit of Happyness (En busca de la felicidad. Amistad, 2009)  y Start Where you are (Comienza donde estás. Amistad, 2009).

Su historia de vida fue llevada a la pantalla grande en 2006 en la cinta The Pursuit of Happyness (En busca de la felicidad) una cinta protagonizada por Will Smith. Chris Gardner habló con Entrepreneur y esto fue lo que nos dijo.

¿Qué es la felicidad?

Ser feliz es disfrutar la vida. No es tener dinero. Para mí, es tener salud a mis 61 años y hacer lo que me gusta. Hoy trabajo más duro que cuando tenía un empleo, pero sucede que hago lo que quiero y no tengo un jefe diciéndome qué hacer, cuándo y cómo. Ahora, después de 30 años estoy retirado de mi negocio y realizar lo que quiero con mi vida es una bendición.

¿Qué es el éxito?

Tienes que apasionarte para tener éxito. No se trata de querer hacer dinero porque cualquiera puede hacerlo, sino de tener esa luz en los ojos, la determinación y el compromiso. No te levantas un día y ya lo tienes. Es algo que implica sangre, sudor y lágrimas y tener la voluntad de comprometerte a construir algo que puede tardar años. En México y Latinoamérica veo a más y más gente creando sus propias oportunidades, que dice no sólo quiero ser bueno, sino el mejor y un emprendedor de clase mundial. Eso me emociona.

¿Hay una edad para emprender?

La edad no es un límite para emprender. En el mundo corporativo si tienes más de 50 años te dicen que ya estás acabado, pero a esa edad tienes todo lo que necesitas para ser parte integral del esfuerzo emprendedor: la reputación en los negocios, las relaciones y sabes comunicar tus ideas. Quien te conozca estará deseando ser tu cliente. Por otro lado, si eres joven ganas experiencia. Todo lo que hiciste en tu pasado, tus habilidades, talentos son transferibles. La clave es que las transmitas en algo en lo que seas apasionado.

¿Qué es innovar?

El mundo no necesita más de lo mismo. Es el ser diferente lo que te va a distinguir del resto de la gente y no cualquiera va a lograrlo. Habrá quien te diga que no puedes porque eso nunca ha funcionado o no se ha hecho, pero eso es ser disruptivo. Y tu puedes ser y hacer cualquier cosa. Eso es lo que me decía mi madre cuando era niño, que me viera a mi mismo con los ojos del alma haciendo lo que nadie más haría y nadie mas podía ver. Ese fue el mejor regalo y fue revolucionario y disruptivo para su época.

¿Cómo encontrar el balance en la vida?

En mi caso tuve que trabajar como padre soltero y también que ver por mis hijos. Algunas veces la gente me pregunta cómo elegiste entre lo que te apasionaba y lo que era práctico.  La verdad es que algunas veces tienes que hacer ambas cosas y eso es todo. Además, tienes que hacer elecciones. No puedes hacer todo. Tienes que aprender a decir “no”.
De hecho, hoy es mi palabra favorita y es algo que manejo muy bien. Aprendí que en ciertas situaciones tanto el trabajo como la familia son importantes, pero en mi caso, mi familia es primero y punto. Tal vez tengas la gran presentación o una conferencia muy importante, pero tu hijo sólo va a tener un primer partido de  f​u​tbol, tu hija sólo va a tener un primer baile de graduación y si no vas, te lo pierdes para siempre.

¿A quién admiras?


A mi madre, Miles Davis, Nelson Mandela. Todos ellos personajes disruptivos. Miles cambió la música cuatro o cinco veces y Mandela el mundo. No se me olvida la primera vez que lo conocí. Bajó y me dijo bienvenido hijo. Para un chico que nunca conoció a su padre, la primera vez que estás ante un hombre que te dice bienvenido a casa hijo es el inicio del cambio de tu mundo.

lunes, 1 de septiembre de 2014

3 grandes mitos a la hora de montar tu empresa

montar_tu_empresa
El mundo de los emprendedores, como tantos otros, está lleno de lugares comunes, frases hechas y verdades que se toman como incuestionables. ¿Pero tiene que ser así necesariamente? ¿Y si cuestionamos algunas de las creencias que con más fuerza parecen instaladas en la mentalidad empresarial? Es precisamente lo que ha hecho Lloyd Shefsky, profesor en la Kellog School of Management y que en un artículo para Inc.com se esfuerza en desmontar tres de los mitos mejor asentados en el mundo emprendedor. Son los siguientes:

Por: Rodolfo de Juana

1. Poner en marcha tu propia empresa es más arriesgado que trabajar para otra empresa

Es difícil poder demostrar que esto no sea así. Montar nuestra propia empresa es desde luego arriesgado, pero no lo es tanto como muchos tendemos a creer. Es cierto que por un lado el 90% de las empresas acaban fracasando antes de cumplir los cinco años de vida, pero también lo es que el número de empresas que fracasa durante el primer año es relativamente bajo. Es decir, no es verdad que la mayoría de las nuevas empresas fracasen de forma casi inmediata y la mayoría tienen una oportunidad real de hacer negocios durante un tiempo.

Por otro lado la historia demuestra que esto siempre ha sido así. La inmensa mayoría de las empresas, simplemente acaban desapareciendo.  Un índice tan significativo como el Dow Jones muestra de hecho que si comparamos las compañías cotizadas en el año 2000 y en el año 1900, únicamente una compañía (General Electric) ha sido capaz de mantenerse a flote.
Las cosas cambian rápidamente y la empresa que no sea capaz de adaptarse al cambio que le exige el mercado y sus clientes acabará cerrando, sin importar si se trata de una joven startup o de una gran empresa con más de sesenta años de historia.

2. No abras una empresa en un sector en el que no hayas trabajado antes

Es un mantra que se repite una y otra vez como una verdad a la que no le afecta el paso del tiempo. ¿Vas a emprender? Tienes que conocer perfectamente tu mercado y preferiblemente haber trabajado antes en él. Es la única forma de conocer cómo funciona, cómo se trabaja y cuáles son las armas con las que juega la competencia.
Uno de los problemas que tiene este planteamiento (que por otro lado no deja de ser válido) es que el haber trabajado de forma inmersiva en un mercado, el haber sido educado en las normas y reglas de un sector determinado, puede impedirnos ver dónde se encuentra una oportunidad disruptiva, o cómo podemos marcar la diferencia. En ocasiones la diferencia sólo podemos marcarla si somos capaces de mirar desde fuera.

3. No escuches a tus detractores

Otra de las verdades que suelen decirse en los círculos emprendedores es que a los críticos, a los que sólo quieren “tumbar” tu idea, es mejor no prestarles ninguna atención. ¿Por qué? Porque puede que en realidad estén proyectando su tolerancia al riesgo sobre ti, se preocupen de forma excesiva por la buena salud de tus finanzas, o tengan sus propias razones para disuadirte de que pongas en marcha tu propio negocio.

En cambio saber escuchar las críticas, aceptarlas cuando sean razonables y aprender de las mismas para ponerlas en marcha en nuestro negocio, no siempre es mala idea. Incluso si significa modificar nuestro plan de negocio original.

Fuente: Muypymes

jueves, 28 de agosto de 2014

Stukers: la nueva plataforma donde encontrar tu compañero de piso ideal

Stukers nace como proyecto final de carrera. Pensamos en algo que pudiera ayudar a la gente de nuestra edad y dadas las dificultades del entorno que hacía que muchos se tuvieran que ir a otras ciudades, o incluso a otros países, decidimos centrarnos en el proceso de búsqueda de piso y compañeros ya que para nosotros tenía mucho margen de mejora.

Los socios somos Roberto Andrade, Rodrigo Garrido, Diego Antón y yo, Yago Rivera. Los dos primeros y yo somos de la rama de empresa (ADE) y Diego es el informático que buscamos para llevar a cabo el proyecto. Una vez acabamos las prácticas nos sentamos para hablar de lo que había sido nuestro proyecto y decidimos llevarlo a cabo, a los pocos meses presentamos el proyecto a un concurso de la Universidad de Vigo y fuimos premiados con una estadía de 1 año en la Incubadora de Negocios desde donde trabajamos actualmente.


Stukers es una plataforma donde los jóvenes estudiantes y trabajadores, de ahí el nombre, students & workers, podrán encontrar compañeros de piso ideales. Para ello usamos los hobbies y un pequeño test de 5 preguntas acerca de cómo son ellos en la convivencia para que así se pueda hacer el matching y escoger según tus preferencias. Por otra parte los propietarios de piso o compañeros que tienen habitaciones libres, podrán ofrecerlo a las personas que están buscando alojamiento. Por supuesto ellos también podrán ver los perfiles de los usuarios para así decidir cuál es su candidato ideal.

Nuestra diferenciación respecto al resto de competidores reside en lo que comentábamos anteriormente, la posibilidad de escoger con quién convivir en base a gustos y formas de vida. Para el propietario el poder ofrecer su piso y no esperar a que lo llamen nos parece algo muy interesante para así reducir el tiempo que tiene vacío su inmueble, y por supuesto, escoger y conocer mejor como es la persona a la que le va a alquilar su piso.

Nosotros lo que buscamos también es reducir al mínimo esos problemas que surgen en la convivencia, para ello ponemos a disposición la mensajería interna de la web así como los perfiles de los usuarios para así poder conocerse mejor. El usuario podrá hablar con cada uno de los que serán sus compañeros de piso y así decidir si quieren convivir juntos o no.  

Ahora mismo estamos cerca de actualizar la web para que se puedan subir pisos y habitaciones a la web y así completar nuestra oferta, además contará con un nuevo diseño que esperemos que os guste.

Actualmente somos casi 700 usuarios y esperamos cerrar el año con 3000 gracias a una pequeña campaña de marketing que realizaremos con los 20.000€ de premio que hemos ganado en el concurso Movimiento Ritual. De cara al futuro somos ambiciosos, queremos hacer de Stukers una referencia a la hora de irte a compartir piso. Una vez estemos asentados en España buscaremos hacer lo mismo en otros países. En territorio nacional ahora mismo Galicia, Madrid y Barcelona son los lugares con más usuarios aunque hay otras muchas ciudades que también tienen movimiento.






lunes, 11 de agosto de 2014

Como proteger tu negocio evitando los ladrones de ideas

ladron_de_ideas
¿Es mi idea realmente buena? ¿Tendrá éxito? Antes de ponerla en marcha, el emprendedor se enfrenta casi siempre a un mar de dudas. Contar tu proyecto no es malo si sabes cómo y a quién hacerlo. Pero toma precauciones: puede haber un pirata que quiera arrebatártela.

Por: Isabel García Méndez

Hace dos años quise poner en marcha una empresa con dos ex compañeros de colegio. Era de eventos creativos para el lanzamiento de marcas muy punteras y empezamos a trabajar con una firma de ropa en Barcelona. Estuvimos trabajando tres meses con ellos, habíamos pactado ya todos los presupuestos, lo que íbamos a cobrar nosotros, les habíamos preparado un dossier completísimo y en la última reunión se echaron para atrás. A los pocos días nos enteramos de que les habían dado toda nuestra información y diseños a su agencia habitual”.

Olivia Ramos resume con esta experiencia el miedo que tienen muchos emprendedores cuando quieren crear una empresa: que les roben la idea. En su caso, reconoce que pecaron de ingenuidad e imprudencia: “Teníamos que haber firmado un contrato de confidencialidad o haber registrado la propiedad intelectual. No lo hicimos y nos encontramos con que habíamos trabajado durante tres meses para que, al final, nos robasen el esfuerzo y la ilusión”, sentencia.

Mitos y realidades

Es frecuente que el emprendedor que tiene una idea de negocio dude si contarla o no a otras personas. Lo cierto es que, según los expertos, contarlo tiene ventajas.

La primera de ellas es que es bueno testar nuestro proyecto con terceras personas para que nos den su punto de vista ya que suelen ofrecer una visión más objetiva y analítica. Además, verbalizar el proyecto contribuye a hacer más patentes sus debilidades y fortalezas. Y, por último, también podemos aprender de los errores ajenos.

¿Es habitual la práctica de robar ideas? “Yo creo que en esto hay más mito que realidad. Si hablamos de la relación entre un potencial inversor y un potencial emprendedor, rara vez se produce esta situación cuando tratamos con profesionales. Tanto los business angels como las sociedades de capital riesgo normalmente no buscan ideas sino equipos gestores”.

Juan Roure, profesor de Iniciativa Emprendedora del IESE, apunta en el mismo sentido: “Los negocios son las personas, su capacidad de hacer, no las ideas. Que no quieras compartirla cuando todavía no está afinada es normal, pero cuando ya tienes el equipo humano y las condiciones, seguir manteniendo el miedo a que te la roben puede ser indicativo de que no tienes capacidad de diferenciación operativa”.

“El buen emprendedor lo es porque, una vez detectada la necesidad en el mercado, sabe cómo pondrá en marcha esa idea para ganar dinero. Excepto en las empresas científicas, el resto de las ideas de negocio responden a necesidades del mercado; y cualquier buen observador es capaz de detectarlas, con lo cual es fácil que surja alguien con la misma idea. Lo que debes ser capaz es de encontrar el dinero y los clientes para tu proyecto”, confirma Eugenia Bieto, directora del Centro de Iniciativa Empresarial de ESADE.

Pautas de actuación

Con estas premisas, expertos y emprendedores nos presentan algunas de las estrategias básicas que conviene poner en práctica cuando queramos montar un proyecto a fin de evitar que nuestra idea sea copiada. Vamos a analizarlas:

1. Dirígete a inversores profesionales

El primer consejo es que te acudas a inversores profesionales: business angels asociados en networks (redes), sociedades de capital riesgo, bancos, entidades de crédito o similares. “Los primeros interesados en mantener una postura ética son ellos mismos porque se juegan su prestigio y su continuidad como empresa,” indica Roure. “Si algún inversor serio hiciese algo dudoso seguramente sería su primera y última inversión”, añade De la Vega.

Cuando se trate de inversores no profesionales, extrema las precauciones: no te dirijas a empresas del sector porque pueden tener mayor capacidad que tú para poner la idea en marcha y busca garantías de que son de confianza. Tendrás que dejarte guiar por tu propia intuición, pero, en cualquier caso, ten en cuenta el siguiente consejo.

2. Guárdate la información principal

Muestra sólo la punta del iceberg. En la primera reunión con el inversor o el cliente potencial le cuentas sólo la idea general. Se trata de realizar un sumario ejecutivo, el famoso Convencer en cinco minutos. Qué quieres hacer, qué necesidades cubres y con qué equipo cuentas. Y sólo informarás sobre cómo lo vas a hacer cuando hayas tenido varias reuniones y el inversor esté realmente interesado. No obstante, intenta guardarte la información principal, aquella que te puede diferenciar de tus competidores. Haz hincapié en la valía de tu equipo, en vuestra experiencia y formación.

Si es un inversor avezado, sabrá reconocer el valor añadido de los gestores y, si es un cliente, sólo necesita saber lo esencial. Según Mónica Grossoni, directora de Socialnet y del portal iestres.es, lo tiene claro. Reconoce que gran parte de su valor añadido es la novedad de su sistema para controlar el estrés: “Hay mucha gente que piensa que lo puede replicar, pero solamente salen sucedáneos malos. Somos expertos en formación de directivos y en psicología, lo que nos permite manejar la escena y controlar el contenido clínico”.

Grossoni confiesa haber recibido muchas propuestas de consultoras pidiéndoles el producto, “pero no me interesa porque en el fondo es el gran valor de mi empresa. Para evitar que se nos escapen detalles esenciales, depuramos mucho la información que se ofrece a los clientes y que se cuelga en Internet”.

3. No pierdas el tiempo. ¡Sé el primero!

Es importante tener en cuenta los plazos. “Cuanto más lejana esté la fase de desarrollo de la idea de su ejecución, más fácil será que te copien”, sentencia Roure. Y Bieto va más allá: “He visto triunfar una idea frente a otra por la velocidad en ponerla en marcha. Acelera el tiempo que va desde que se te ocurre la idea hasta su puesta en funcionamiento y evitarás imitadores”. Hay que tener en cuenta que, en la mayoría de los negocios, lo que cuenta es ser el primero en llegar.

4. No olvides registrar tus innovaciones

Cuando se trata de un proyecto tecnológico es imprescindible patentarlo o registrarlo. El valor de la compañía puede residir en ese desarrollo. En la oficina de patentes y marcas puedes encontrar todas las tasas. 

Si eres una empresa que investiga, haz un estudio de patentabilidad del sector, “así vemos si realmente puedes proteger los resultados. Por ejemplo, en el sector de la alimentación no se suele patentar nada, pero en el farmacéutico todo”, señala. En segundo lugar, haz un estudio para extender la patente, cuánto mercado puedes abarcar y si te interesa económicamente extenderla a otros países. Lo normal es hacerlo para España, Europa, Japón, EE.UU. y China. Y, por último, debes decidir si comercializarás tú mismo la patente o si la vas a licenciar.

Cuando se trata de empresas que no investigan, pero que tienen una idea para comercializar y les falta el potencial investigador, se trabaja de dos formas: “Se licencia una patente a un tercero, adquiriendo los derechos de usarla a cambio de los royalties, o te aproximas a alguien que haga investigación (universidades o centros públicos)”, explica Fidel Rodríguez.


Existe un organismo, que se llama OTRI (Oficina de Transferencia de Resultados de la Investigación), encargado de negociar un convenio o contrato para realizar una serie de actividades, donde se recogen unas cláusulas de confidencialidad y exclusividad y se fija la propiedad de los resultados obtenidos.

Fuente: Emprendedores

lunes, 4 de agosto de 2014

10 dilemas que todo emprendedor tiene que enfrentar.

No esperes a que la dura realidad del exigente mundo de los negocios te haga empezar a pensar en todos estos tradeoffs. La investigación llevada a cabo por Wasserman, entre otros, identifica 10 dilemas fundamentales a los que todo fundador tiene que hacer frente tarde o temprano a lo largo de su trayectoria como emprendedor:


1.- El dilema de ganar dinero o salvar a la humanidad.

Tu gran idea de crear el próximo Facebook te puede hacer rico, pero probablemente no te ayude a reducir el hambre en el mundo. La respuesta la tienes que buscar dentro de ti mismo. Si consideras que vivir humildemente mientras creas un mundo mejor es la mejor opción, olvídate de los inversores y de la carrera por el crecimiento.

2.- El dilema del momento adecuado para empezar.

El momento justo para dar el salto está en función de unas circunstancias profesionales, personales y de mercado adecuadas. Pero es poco probable que las tres circunstancias se produzcan al mismo tiempo. Los expertos no recomiendan dar el salto ante la primera oportunidad: primero hay crearse capacidades y habilidades personales (skill), financieras y experiencia de negocio.

3.- El dilema del tamaño del equipo fundador.

¿Es mejor comenzar sólo una compañía o buscar socios que te ayuden desde el primer momento? Con uno o más socios fundadores, la empresa adquiere capacidades complementarias, puede ampliar la capacidad de trabajo y repartir las responsabilidades, y con ello reducir el riesgo. El inconveniente al que hay que enfrentarse es la pérdida de control o la dilución en cuanto a porcentaje de acciones, pero dos cabezas siempre son mejor que una.

4.- El dilema de las relaciones entre los cofundadores.

Mientras que los amigos y la familia parecen siempre la opción natural a la hora de buscar cofundadores y miembros para el equipo, estas relaciones a menudo se convierten en obstáculos a la hora de tomar decisiones duras o hacer ajustes dentro de la compañía. Los antiguos compañeros de trabajo o nuevos amigos, que tengan habilidades complementarias, son normalmente la mejor opción a la hora de buscar socios.

5.-El dilema del cargo y el papel del fundador.

Es habitual que los socios cofundadores esperen desempeñar un papel de directivo en el área en la que tienen interés, por ejemplo, el Director Financiero cuando el socio tiene experiencia en finanzas. Pero hay que estar muy seguro de que la gente tiene la capacidad adecuada para ocupar el puesto y la disposición a aceptar todas las responsabilidades que supone el cargo. Es muy difícil degradar a un socio fundador después.

6.- El dilema del modelo de compensación.

Cada socio fundador quiere ser compensado ampliamente por el riesgo y la incertidumbre. Como emprendedor tienes poco dinero y no quieres seguir dando acciones a cambio de trabajo. Pero las mejores personas no trabajan gratis. Ofrecer acciones es realista, pero tiene que estar fundamentado en un rol y contribución determinados, y que esta compensación se produzca tras el cumplimiento de hitos.

7.- El dilema de los inversores adecuados en el momento adecuado.

Tú no quieres tomar dinero prestado de amigos y familiares, pero tampoco dar entrada demasiado pronto a inversores individuales (business angels) o capital riesgo. Nadie quiere invertir hasta que tengas un producto, y necesitas dinero para tenerlo. Arranca sin ayuda, si es posible. Si no, tendrás que acudir a amigos, familiares, business angels e inversores de capital riesgo.

8.- El dilema de la motivación de los empleados.

En etapas muy tempranas, como empresa necesitas a profesionales generalistas, que sean capaces de cubrir múltiples áreas, aunque no puedes pagar profesionales con experiencia. Después necesitas especialistas y gestores. Al principio ofréceles poco, y usa los bonus o stock options sujetos a unos objetivos. Después usa Linkedin u otra red como una fuente de buenos profesionales.

9.- El dilema de la sucesión del fundador.

Las startup suelen ser creadas por fundadores que son expertos en el producto o servicio, pero normalmente no lideran todas las etapas del crecimiento. ¿Debería el fundador mantener la pequeña dimensión de su compañía, tratar de adaptarse, o echarse a un lado para dar paso a un buen ejecutivo? Ten preparada la transición hacia un rol de especialista, un plan de salida, prepárate para echarte a un lado, o tu plan fracasará.

10.- El dilema del control y del crecimiento.

Si los inversores te apoyan financieramente, es de esperar que te empujen hacia un crecimiento en forma de palo de hockey y una vía de hacer líquida su inversión, como una salida a bolsa o, directamente una venta, para que ellos rentabilicen su inversión. Si lo que prefieres es una compañía propia con crecimiento orgánico, mantener el control con tus amigos y familiares, prepárate para una carrera de fondo. De lo contrario, abandona y crea otra startup con otra idea.

Concluyendo...

No hacer frente de una forma honesta a estos dilemas es uno de los escollos más importantes a los que se enfrenta un emprendedor. No se puede tener todo, al igual que tu startup no puede ofrecer todo para todo tipo de clientes. Tu tienes que poner el foco en las cosas que puedas y te enamora hacer, y hacerlas mejor que nadie.

Fuente: Forbes