lunes, 29 de abril de 2013

10 Consejos Para Mejorar Tu Productividad


Trabajar mucho no es sinónimo de trabajar bien. Descubre cómo aprovechar al máximo tus horas laborales.

La mayoría de los emprendedores y de los empleados trabaja más de tres horas extra al día. Además, según un estudio realizado por Yahoo! México, 6 de cada 10 mexicanos duermen con el smartphone a un lado de la cama y cerca del 80% de las personas encuentra imposible no revisar su correo fuera de la jornada laboral.

¿Pero es esto necesario? No. Trabajar tiempo extra es beneficioso para ti y la empresa únicamente cuando es estrictamente necesario. Pero hacerlo todos los días habla de una ineficiente organización personal y corporativa. Antes de cambiar las estructuras o la forma de trabajar en tu empresa, comienza por ti. Sigue estos consejos para organizarte y mejorar tu desempeño:

1. Levántate temprano. Empezar a trabajar antes es una gran técnica para aprovechar mejor el día. Si eres de los primeros en llegar a tu lugar de trabajo podrás comenzar tu jornada con menos distracciones (saludos innecesariamente largos, llamadas telefónicas inoportunas, entre otras), lo que te permitirá concentrarte en lo que necesitas hacer. Ciertamente, es difícil de llevar a la práctica, pero ten confianza en su efectividad.

2. Planifica tu jornada. La mejor forma de sacar provecho a tu día laboral es planificándolo. Dedica entre 20 y 40 minutos diarios a esta tarea y, por ningún motivo, pienses que es tiempo perdido. Todo lo contrario: la definición de una buena agenda de trabajo te permitirá priorizar con certeza y avanzar en los temas realmente importantes.

Si lo haces día con día, finalmente mejorará tu "visión global" sobre tus tareas y serás capaz de anticipar reuniones difíciles o identificar nuevas tácticas para mejorar tu desempeño. Si llegas temprano, esos minutos de concentración serán tu mejor aliado al momento de planear tu día.

3. Ataca primero las tareas más difíciles. Prioriza y enfréntate a las tareas más complejas lo más pronto que puedas. Al iniciar la jornada tus niveles de concentración son mejores y tienes más energía.

Resultado: resuelves los temas más difíciles con mayor rapidez y efectividad. La otra cara de la moneda es dejar todo para el final y arriesgarte a cometer errores por no estar en tus mejores condiciones físicas y mentales.

4. Dedícate a atender un tema a la vez. Si crees que ser multitareas es una ventaja, estás equivocado. La correcta planificación de tus actividades y la firme decisión de atacar primero las tareas más difíciles te permitirá, acto seguido, tener la capacidad para atender un solo tema cada vez.

El objetivo es que realmente te concentres para resolver problemas o planear nuevos negocios o procedimientos. Además, lo harás en menos tiempo. En lo posible, evita distracciones y guíate por tu agenda de trabajo.

5. Descansa cada cierto tiempo. Cuando planifiques tu día, deja algunos espacios en blanco para descansar. Tu cuerpo y tu mente necesitarán pausas para recuperar energía.

Recuerda que descansar no es sinónimo de perder el tiempo. Puedes leer tu periódico preferido durante 15 ó 20 minutos, tomar un café al aire libre o tener una charla agradable. No abuses de las pausas y evita interrumpir a otras personas mientras te distraes.

6. Aprende a decir que no. Aunque suene lógico, un gran secreto para concentrarte en lo realmente importante es desatender las tareas intrascendentes. Si no aprendes a decir que no, es muy probable que tu agenda se llene de temas que quitan mucho tiempo y generan pocos beneficios para la empresa y para ti. Todo ello, sin contar el hecho de que toda tarea innecesaria ni se paga ni se agradece. Sé fiel a tu planificación y no te canses sin sentido.

7. Ordena tu lugar de trabajo y tu computadora. Tu espacio de trabajo, muy probablemente, tiene dos caras: una real (tu oficina, la planta, etc.) y una virtual (tu computadora). Y es imposible ser eficiente si este entorno está tan desordenado que puedes perder decenas de minutos buscando un archivo o ese documento importante que alguien dejó sobre tu escritorio.

No se trata de "olvidar" todo en cajones o carpetas electrónicas para que se vea bonito. El único propósito de trabajar en un espacio ordenado es facilitar tu desempeño y, si es posible, estimular tu creatividad.

8. ¿Necesitas estar siempre disponible? Las tecnologías de comunicación -léase correo electrónico, messenger, smartphone, redes sociales y buzón telefónico- son muy útiles si sabes administrarlas correctamente. Pero ojo, pueden transformarse en los peores enemigos de tu eficiencia.
Consejo: evita las distracciones de estar siempre online y aprende a utilizar con mesura estos servicios.

9. Divide tareas en actividades más pequeñas. Empieza cada día priorizando actividades, escribiendo y agendando cada una. Al separarlas en tareas más sencillas y cortas, tu cerebro responde mejor, disminuyes el estrés y alcanzas tus metas más rápido.

10. Delega responsabilidades. Aquellas tareas que no te generen ganancias o que sólo te quiten tiempo delégaselas a alguien de tu equipo o contrata servicios de outsourcing. No lo veas como un gasto, sino como una inversión.

viernes, 26 de abril de 2013

5 consejos claves para emprender con éxito en Internet


En los últimos años, el término “emprendedor” tomo un nuevo rol fundamental en el contexto internacional y hoy es visto como una alternativa totalmente válida en el desarrollo profesional de una persona.

Por:Cristian Rennella

1. Primero lo más importante

La característica principal de todo emprendedor es el deseo de hacer algo nuevo todos los días. Lamentablemente esto es un factor no del todo positivo en muchas ocasiones, es por ello que inicio con esto, con el objetivo de implementar correctamente nuestro startup. Lo primordial al emprender online es básicamente y sin dar muchas vueltas:

Desarrollar una solución a un problema puntual de nuestros futuros clientes.

En consecuencia, lo más importante como fundadores y un aprendizaje que nos costó mucho tiempo y dedicación entender, es el sentarnos con nuestros posibles clientes, mostrarles nuestra solución y más importante aún, escuchar sus opiniones con tiempo, paciencia y dedicación absoluta. No existirá nadie en el mundo que sepa que es lo que nuestros clientes quieren más que ellos mismos.

El autor Eric Ries, a quien recomiendo leer y seguir en redes sociales, explica claramente este punto, donde nuestro primer objetivo es entender que es lo que nuestros clientes necesitan realmente para brindarles una solución que estén dispuestos a pagar para tener acceso a ella y así hacer que nuestro emprendimiento se vuelva rentable.

2. Implementación mínima y necesaria

Una vez que “pensamos” que entendimos a nuestros futuros clientes, debemos desarrollar la herramienta. Ser conscientes en este aspecto que todo emprendedor toma a su emprendimiento como si fuera un hijo y por ende quiere que el mismo sea perfecto, pero debemos entender que ésta afirmación para empezar, está alejada de la realidad.

Sí, nuestro startup es nuestra creación, habla sobre nosotros, de lo bien que hacemos nuestro trabajo, pero este no es el momento para externalizar estas virtudes, este es el momento para crear una herramienta mínima viable en su funcionalidad, de tal forma que cumpla solo con lo necesario (sin ningún extra).

La prioridad debe estar primero en resolver el problema, que los usuarios lo puedan usar, comentar sobre la plataforma, sugerir mejoras, modificaciones o alteraciones. Luego tendremos todo el tiempo del mundo para incluir un lindo diseño, herramientas extras y otras iteraciones. Por el momento, debemos aprender que la prioridad es la funcionalidad mínima requerida, para probarla con el cliente puntualmente.

3. Diseñar nuestro Modelo de Negocio

Es un error común para la mayoría de los emprendedores pensar que su modelo de negocios puede solucionarse en otro momento, pero el modelo de negocios de un startup no es más ni menos que el definir claramente: “¿Cómo ganaremos dinero?” ó “¿Cómo mantendremos nuestro emprendimiento a largo plazo?”.
Importante: Por favor, olvidarse del famoso “Y vamos a generar ingresos a través de la publicidad en nuestro sitio”, eso viene por medio de mitos que son generados a través de excepciones como Facebook, Yahoo, Twitter y otras compañías enormes, que no representan ni en 1% a la realidad del mercado.

Debemos entender ahora si no, lo vamos a hacer más adelante con sufrimiento, que tanto AdSense como el resto de las plataformas de marketing para un sitio web con suerte si pueden generar algunos dólares para mantener al fundador, pero muy difícilmente a empleados para desarrollar una gran empresa a largo plazo.

El desafío está en generar valor agregado para nuestros clientes a través de una solución real y concreta por la cual estén dispuestos a pagar para tener acceso a la misma.

4. Procesos, procesos y procesos

Una vez que nuestro emprendimiento está enfocado en una solución necesaria y comprobada para el cliente, ahora sí necesitamos escalar hacia el objetivo de crear una gran empresa, ahora sí nos debemos enfocar entonces en definir procesos.

Es decir, entender como fundadores que no podemos hacer todo, entender que la palabra “delegar” debe ser implementada y que el éxito para el día de mañana está en poder identificar aquellas actividades repetitivas y poder transferirlas.

Para crecer no podemos hacer todo solos, mucho menos ver que nuestro servicio aumenta y los requerimientos empiezan a superarnos. La clave está en encontrar primero aspectos repetitivos, después en diseñar procesos y finalmente designar a un único responsable para que se encargue de implementar con éxito estos procesos comprobados y enunciados.

5. Comprometer a un equipo

El paso final y a su vez el más difícil, está en el armado de un equipo de trabajo multidisciplinario con los roles bien definidos y donde cada uno debe ser responsable por su parte del juego.

Actualmente el “comprometer” es decir, motivar al empleado es una tarea sinceramente muy difícil y que conlleva no solo esfuerzo, sino madurez del fundador. No es algo que aprendemos del día a la noche ni tampoco algo que se aprende 100% de los libros, sino que la práctica y el contexto de cada país, incluso ciudad, tienen mucho que ver (costumbres).

Lo más recomendado y que a nosotros nos dio buenos resultados, fue empezar primero contratando un empleado, estando con el mismo unas semanas, una vez que aprendimos el proceso de entrevistar, delegar y trabajar en conjunto, recién ahí contratamos a otro integrante del equipo y así sucesivamente. Buscando como prioridad, aprender en base a nuestra propia experiencia y conocimiento, con el objetivo de que cada vez que lo hagamos de nuevo iremos mejorando al “Proceso”.

lunes, 22 de abril de 2013

¿Cómo crear una S.L. sin poner 3.000 Euros?


Existen muchos mitos a la hora de crear una empresa, principalmente entre los emprendedores con poca experiencia. Uno de ellos es que es muy caro constituir una sociedad a través de la cual ejercer su actividad, debido a las cantidades que se deben aportar en un inicio. El objetivo de este artículo es tratar de despejar algunas dudas y mitos sobre la aportación de dinero a la hora de montar una empresa.

El capital social mínimo para constituir una Sociedad Limitada es de 3.000 Euros. Muchos emprendedores nos han comentado su preocupación sobre la aportación de este capital social, en algunas ocasiones piensan que los 3.000 Euros deben estar siempre en una cuenta bancaria sin utilizar, lo cual es totalmente falso. Las aportaciones que realizan los socios son entre otras cosas, para que se ejerza una actividad, por tanto, el capital social no debe estar guardado sin utilizar, sino al contrario, es necesario su uso para hacer frente a las obligaciones derivadas de la actividad diaria empresarial.

Por otra parte, muchas personas que quieren iniciar un proyecto pero no cuentan con los fondos necesarios para aportar el capital social mínimo de una S.L., desconocen la posibilidad de realizar aportaciones no dinerarias a la hora de constituir su sociedad.

¿Qué significa realizar una aportación no dineraria?

El capital social de una S.L. puede ser aportado por los socios mediante dinero o bienes valorados mínimamente en 3.000 Euros. Esto quiere decir que los socios pueden constituir una S.L., aportando sólo bienes. Para realizar esta operación basta describir el bien que se aporta en el momento de la constitución y determinar la valoración del bien.

Esta posibilidad abre una gran variedad de posibilidades, por ejemplo, dos socios pueden crear su empresa al 50% cada uno, aportando dos ordenadores valorados en 1.500 Euros cada uno.

Existen determinados elementos que deben tenerse en cuenta al constituir una S.L. con aportaciones no dineraria:

-El valor asignado al bien aportado, debe ser acorde a su valor de mercado;
-No es necesario presentar facturas del bien, para justificar su precio;
-Si se aporta un bien sujeto a registro público, como un coche o inmueble, debe indicarse la información registral y realizar el cambio de nombre correspondiente;

-Quien realice la aportación del bien, responderá solidariamente frente a la sociedad y frente a terceros por la valoración del bien;
-Es posible solicitar una tasación del bien realizada por un experto designado por el Registro Mercantil, lo cual supondría quitar la responsabilidad del socio que realiza la aportación, sin embargo, esto supondrá más costes iniciales.

Existen muchos otros aspectos que hay que tomar en cuenta a la hora de constituir una Sociedad Limitada, no obstante, esperamos que los puntos antes mencionados sean de utilidad principalmente para aquellas personas con poca experiencia.

Si desean más información sobre las formas de iniciar una empresa a través de una Sociedad, no duden en contactar con nosotros a info@delvy.es

Pablo Mancía
Abogado

@Delvy_Asesores







viernes, 19 de abril de 2013

Emprender desde el garaje


Cuando vivimos tiempos difíciles, a veces es necesario recurrir a los clásicos para que nos recuerden el poder de la paciencia, del trabajo constante, del esfuerzo. Uno de estos casos eternos es el del pensador, abogado y político Mahatma Gandhi. Una persona que sin duda ha marcado a cientos de miles de ciudadanos que han visto en su ejemplo y en su dedicación un modelo al que seguir.

Por Angela Bernardo


Gandhi dijo una vez una frase que nos deberíamos repetir a menudo: “Sé el cambio que quieras ver en el mundo”. Y es difícil, sin duda, despertarnos en un momento tan complicado como el que estamos viviendo de crisis económica, y poner a rodar nuestras ideas. A veces por falta de recursos, por no dejar madurar un sueño o por nuestras propias circunstancias personales y profesionales, somos incapaces de ver más allá y tratar de dejar volar una idea.

Por eso hoy os presentamos algunos casos de éxito de empresas que empezaron en un lugar tan recóndito como un garaje. Un sitio, cuanto menos inhóspito, para montar una idea de negocio y hacerla andar. Un lugar extraño, sin duda, pero que ha dado pie a compañías tan importantes como Amazon, Apple, Disney, Hewlett-Packard o Google. Compañías que han marcado un antes y un después en sus propios sectores, y que pueden marcarnos también el modelo que debemos seguir como futuros emprendedores.

Porque como decía Gandhi, podemos ser el cambio que queremos ser en el mundo. Será difícil, nos caeremos muchas veces, querremos dejarlo y abandonar nuestros propósitos iniciales. Sin embargo, cuanto más alto sea el muro al que nos enfrentemos, más grandes son nuestros objetivos. Y por ello no debemos desanimarnos, sino que hay que seguir peleando. Porque emprendiendo hoy, crearemos futuro mañana.

La historia de una manzana

Los fundadores de una de las empresas más importantes del mundo, Apple, se conocieron a través de un amigo común, Bill Fernández. Pronto aquellos dos jóvenes, Steve Jobs y Steve Wozniak, congeniaron con la pasión que el segundo mostraba desde hace años: la construcción de computadoras propias. Su pasión por la electrónica les llevó a fabricar 50 unidades de aquel primer diseño de Wozniak, al que denominaron Apple I, y venderlas a un comercial de la zona por 500 dólares por unidad.

Aquel primer encargo les llevó tan solo treinta días, y el equipo de Steves trabajó codo con codo por producir sus primeros resultados, lo que les llevaría posteriormente a ser parte de una de las empresas tecnológicas más importantes del mundo. Aquel encargo fue realizado en el garaje de Wozniak, en California.



A partir de ahí, comenzaron a recibir más peticiones de ordenadores, llegando a vender doscientas unidades de aquel Apple I. Dado que sus prestaciones no eran enormes (ya que no contaban con apenas dinero, pues Jobs tuvo que vender su camioneta y Wozniak su calculadora programable), comenzaron a buscar financiación, y llegaron a convencer a un inversor, Mike Markkula, que creyó en su idea donándoles 250.000 dólares. Ese sería el inicio de una historia increíble, enseñándonos que a veces el empeño inicial puede más que la falta de recursos con la que a veces se encuentran los emprendedores.

Los inicios de un buscador

Algunas de las más grandes empresas a nivel mundial son, como vemos, producto de horas de trabajo en un garaje. Una historia que se repite con la compañía Google, propietaria del que quizás sea el buscador más famoso del mundo. Sus inicios también se remontan al estado de California, cuando dos estudiantes de doctorado, Larry Page y Sergey Brin se conocen, dado su trabajo en el área de ciencias de la computación.

Google fue el resultado del proyecto de tesis doctoral de ambos estudiantes, ya que querían mejorar la eficiencia de búsqueda en Internet. Con el objetivo de desarrollar aquella idea inicial de investigación, Page y Brin alquilaron el garaje de Susan Wojcicki en 1998. La hermana de Susan es Anne Wojcicki, biotecnóloga y también emprendedora, y esposa de uno de los fundadores de Google, Sergey Brin. Aquel garaje les suponía en concepto de alquiler 1.700 dólares al mes, pero sin duda, aquella inversión inicial que podemos considerar elevada, fue una buena idea.



Ocho años después de aquel arrendamiento, la compañía norteamericana decidió comprar la casa de Susan Wojcicki, como reconocimiento al trabajo inicial de aquellos doctorandos. Hoy Google cotiza en Bolsa, llegando a alcanzar un nivel de ingresos cercanos a los cuarenta mil millones de dólares en 2011. La compañía cuenta con un sinfín de productos, además de su famoso buscador, como su servicio de correo Gmail, de mapas, de mensajería instantánea, Youtube, Google+ o su propio sistema operativo Android. Una empresa que da empleo a más de treinta mil personas en todo el mundo, que demuestra que aquel alquiler inicial, por costoso que fuera, mereció la pena.

Cómo empezaron los dibujos animados más famosos de la historia

Otro de los grandes comienzos, también en California, tuvo lugar varias décadas antes de que la tecnología ocupara el privilegiado nicho que tiene hoy. En 1923, Robert Disney, tío del famosísimo Walt, poseía una casa en aquella región norteamericana. Fue allí, en un cobertizo, donde la gigantesca empresa de animación fue creada.

El primer proyecto de los hermanos Disney fue una pequeña película sobre Alicia en el País de las Maravillas. Aunque durante los primeros años se sucedieron pequeños éxitos con grandes fracasos, sólo cinco años después de haber comenzado en aquel garaje californiano, Mickey Mouse fue creado. Más adelante llegarían Pinocho, Blancanieves y los Siete Enanitos, y después muchos más personajes, producidos por una compañía gigantesca, que cuenta a día de hoy con más de 130.000 trabajadores en todo el mundo.

No importa el lugar, la idea es lo fundamental

La historia de varias de estas compañías, a las que podríamos sumar un gran listado, donde entraría Amazon, Harley Davidson, Hewlett-Packard (que vendió su primer producto precisamente a Disney) o incluso Mattel, nos enseña que no importa lo difícil que sea el camino que tenemos ante nosotros, sino la propia voluntad y energía que pongamos en conseguir nuestras metas.

Como hemos visto, estas compañías fueron un éxito, y de inversiones iniciales pequeñas, consiguieron beneficios multimillonarios. Cierto es que estas empresas representan casos únicos en el mundo, porque en el camino también se han quedado ideas que luego se vieron abocadas al fracaso. En ocasiones, las iniciativas emprendedoras fallan por falta de recursos, y es entonces cuando los planes de apoyo al emprendimiento se hacen más necesarios.

Por ello, estos proyectos buscan despertar las mentes más creativas para que innoven y sus ideas lleguen al mercado, dando un beneficio a la sociedad. Para que emprendiendo hoy, podamos tener un futuro mañana. Y para que imitemos a Gandhi, y podamos ser el cambio que soñamos en el mundo. Aunque sea, precisamente, desde un garaje.

Fuente: Blogthinkbig

lunes, 15 de abril de 2013

5 Motivos para NO buscar trabajo y emprender tu propio negocio.


Ante la situación actual, únicamente existen estas alternativas: Buscar un trabajo o crear un puesto de trabajo (emprender). Antiguamente en estas opciones, se solía decir que trabajando por cuenta ajena te ahorrabas complicaciones, pues tenías un sueldo fijo a final de mes, un horario definido, y en pocas palabras, pocos calentamientos de cabeza.

En cambio, todos sabemos que siendo dueño de tu propio negocio, no existe un horario definido, no existe un sueldo seguro a final de mes, etc...

Por A.Carlos González


Problema número 1 en la búsqueda de empleo:

El primer problema es muy claro, y es que apenas hay empleo, y conforme sigamos avanzando, se va a continuar destruyendo. Si alguien dice lo contrario, quizás no esté viendo la realidad. Hablábamos de los yacimientos de empleo, y dudábamos de que estos yacimientos creen empleo, ya que están enfocados en prácticamente su totalidad al sector tecnológico. En ese sector sí que hay empleo. Si no perteneces a él y/o no tienes los conocimientos necesarios, bienvenido al mundo real de la destrucción de empleo.
Problema número 2 en la búsqueda de empleo:

Otro de los problemas en la búsqueda de un puesto de trabajo es que, buscar un empleo se ha convertido en un trabajo a tiempo completo, no remunerado y con un 95% de probabilidad en tu contra de no conseguir la meta final (conseguir el puesto en el empleo ofertado).

Podemos aconsejarte, como ya lo hacemos desde la sección de recursos humanos, el que elabores un buen currículum, el que destaques la visibilidad del curriculum, el que dediques día y noche a recorrer empresas e incluso que amplíes tus círculos sociales. Podemos incluso aconsejarte el que dediques más tiempo a la búsqueda de empleo en Linkedin o portales de empleo, pero al final del día, de la semana, del mes, en una alta probabilidad, no habrás tenido el resultado esperado y salvo la prestación por desempleo, nadie te habrá pagado por esta labor de búsqueda durante ese mes.

Llegado ese momento es cuando te aconsejaremos que seas constante, que no abandones e incluso que "quien la sigue la consigue", no te desesperes, etc, etc, etc.... pero pujar para una única oferta de trabajo con más de 1,000 candidatos al puesto de selección, hace que sea similar a la participación de una lotería. Está claro que no pretendo desmotivarte para que busques empleo, del mismo modo que no intento desmotivarte para que participes en la lotería. "Si toca toca".

Problema 3: Las ofertas existentes.

En televisión tenemos algo llamado telebasura. En los portales de empleo se suele encontrar algo llamado  trabajo-basura. Son esas ofertas de empleo en las que de antemano no se tiene un sueldo, el modo de contratación es a través de un contrato mercantil o contrato freelance, por lo que es una forma de convertirte en autónomo (empresario) con la desventaja de que a fin de cuentas eres un trabajador por cuenta ajena con unas malas condiciones laborales y con la misma inseguridad que un autónomo, pues si no vendes no cobras. A fin de cuentas, ese es el trabajo de los autónomos.

Problema 4. Las condiciones laborales (Reforma Laboral).


Hay que trabajar más y cobrar menos, suelen decir. Hay que hacer esfuerzos dentro de la empresa y aceptar una rebaja del salario en caso de que sea necesario. Es decir, hoy día tener un trabajo ni te da una tranquilidad económica, ni te da una estabilidad laboral. El que el mes que viene puedas pagar tu hipoteca, no dependerá de tí, sino de la gestión y decisión de un tercero.

Puedes ser despedido en cualquier momento, pues práctica muy común en la mayoría de las empresas, no es quedarse con el trabajador más bueno, sino despedir al trabajador cuyo despido sale más barato. La ventaja de la Reforma Laboral para la empresa, es que ahora todos salen muy baratos.

Problema 5. La tendencia.

Si analizamos la tendencia del mercado a través de los servicios demandados por las empresas, nos podemos hacer una idea de hacia dónde nos dirigimos. La semana pasada dí una corta charla sobre cómo aumentar las ventas de una empresa usando los métodos convencionales con el 30% menos de la plantilla. El señor anterior a mí hablaba de cómo usar los medios sociales y nuevas tecnologías para vender más con una mínima inversión.

El que me siguió quizás tenía la labor más dura, pues habló sobre cómo aprovechar la Reforma Laboral al máximo para sacarle todo el jugo al negocio. Es decir, la mayor parte de las empresas, no están pensando en contratar, sino en mantener hasta que pase la tormenta e intentar aumentar la producción con los medios y plantilla que disponen. Esto no quiere decir que no se contrate a una persona clave en la empresa o que surja una vacante, pero lo cierto es que no va a ser el denominador común. Repito, el mercado tecnológico está creando empleo actualmente.


En resumen: Si buscas trabajo, cuenta con estos 5 puntos. Si alguna vez se te pasó por la cabeza emprender tu propio negocio pero no te atreviste, siendo una "espina" que continúas teniendo clavada, no encontrarás un momento mejor para hacer realidad tu sueño.

Si alguna vez pensaste en emprender pero preferías la seguridad de un trabajo, hoy día considero mucho más seguro emprender, pues al menos el resultado depende de tí.

Se que algunos dirán que no todo el mundo puede ser emprendedor. Es totalmente cierto. No todo el mundo puede serlo. Leer: ¿Puede ser cualquier persona un emprendedor?, ¿qué se necesita?. Por eso este artículo va dirigido a esas personas que creen que son capaces de hacerlo a pesar de sus miedos e inseguridad, personas que saben que el fracaso es una posible opción, pero intentarlo es una gran elección.

Fuente: negocios1000

viernes, 12 de abril de 2013

10 apuntes básicos para emprender en China


Desde el idioma hasta la financiación, varios expertos dan sus consejos para el éxito.

Con más de 1.300 millones de habitantes y un crecimiento medio que supera el 8% anual, el mercado chino ofrece un amplio abanico de posibilidades a las empresas españolas. Ahora bien, antes de embarcarse en una aventura empresarial por el coloso asiático es necesario tener en cuenta algunas de sus particularidades si se quiere triunfar.

Y es que no sería la primera vez que una empresa española fracasa en su intento de abrir mercado en China al pasar por alto factores de tipo económico, legal o cultural. La Jornada de Comercio Internacional "El reto de comprar y vender en China hoy", organizada por el Instituto Internacional del Conocimiento Empresarial (IICE) en colaboración con la escuela de negocios ESCP Europe, aportó algunas claves prácticas para afrontar este desafío.

De esta forma, los expertos destacaron la buena apreciación que existe actualmente en China hacia los productos españoles, un aspecto que, ligado al buen saber hacer de nuestros empresarios, ha impulsado con fuerza la relación comercial entre ambos países, con un crecimiento anual de las exportaciones superior al 11%.

Sin embargo, para mantener este saludable ritmo de intercambio económico con la que ya es la segunda economía del mundo por volumen de PIB, los expertos recuerdan que la cautela es importante dado que en China todavía existe un fuerte control por parte del aparato gubernamental.

1. Ante todo, paciencia. La forma de hacer negocios no es igual en China que en España o los países de nuestro entorno. Antes de cerrar un acuerdo es normal esperar un mínimo de tres o cuatro meses, tiempo en el que el empresario español deberá ganarse la confianza del socio local.

2.Sin malentendidos. Al igual que es importante respetar el modus operandi chino en los negocios para causar una buena impresión y evitar malentendidos, el director comercial de la Cámara de Comercio de España en China, Manuel Galán, aconseja contratar a un intérprete chino que no solo conozca el idioma local, sino también las costumbres, pues con el inglés en ocasiones se pierden matices que pueden truncar un acuerdo.

Un (casi) continente sin barreras. A pesar de sus grandes dimensiones, similares a las de todo un continente, China hace ya tiempo que eliminó las fronteras comerciales interiores para impulsar la economía, algo que también juega a favor de los empresarios extranjeros, que tendrán que enfrentarse a un único mercado y no a muchos regionales.

Visado para emprender. Hay tres tipos de visados: turístico, de negocios y de trabajo. En el caso de un empresario que va a trabajar una temporada en China, lo recomendable es solicitar un visado multientrada para tres meses y, una vez pasado este plazo, podrá cambiarlo por un visado de trabajo, que permite una mayor estancia en el país.

Un socio local, garantía de éxito y seguridad. Para no arriesgar en una primera toma de contacto con el mercado chino, se aconseja aliarse con un socio local. No obstante, el consultor de negocio de Goldmillennium, Carlos Barreda, explica que este requisito no es imprescindible para todos los sectores ni todas las actividades. Por ejemplo, en el caso de empresas turísticas, ir en solitario es inviable, ya que requieren un capital enorme para su puesta en marcha debido a las exigencias del Ejecutivo chino, aún receloso de la apertura al exterior.

Productos estrella y tabú. Hay productos españoles que tiran mucho en China, como son los materiales de construcción, diseños de arquitectura, las tecnologías de la información y comunicación e incluso el textil. Otro de los puntos fuertes son los productos de alimentación, que en los últimos cinco años multiplicaron por cuatro sus exportaciones, según el IICE. El aceite de oliva y el jamón serrano son dos productos estrella, pero hay otros vetados por Pekín: por ejemplo, no se permite la importación de ningún tipo de embutido. Para saber qué productos son comercializables, la Unión Europea pone a disposición una guía muy práctica sobre todo lo que hay saber a la hora de exportar a China.

Un país conectado en red. Los chinos son unos fieles seguidores de las redes sociales, aunque de las suyas propias. El Gobierno tiene bloqueadas las redes occidentales Facebook y Twitter, cuyo hueco lo ocupan Renren (más de 100 millones de usuarios registrados) y Sina Weibo (cerca de 400 millones), respectivamente. La red profesional Linkedin, por su parte, funciona sin problemas en el gigante asiático, aunque tiene un fuerte rival local llamado Tianji. Para prosperar con un negocio en China es muy importante tener en cuenta estas redes, aunque siempre midiendo mucho los mensajes, para no herir la sensibilidad de las autoridades, que incluso durante varios días de 2012 suspendieron los servicios de Sina Weibo para "evitar" rumores de un golpe de Estado.

Más dinero para gastar. Aunque China todavía es un país en vías de desarrollo con una renta per cápita de solo 3.400 euros anuales, el poder adquisitivo de sus ciudadanos se ha multiplicado por 92 desde la década de los setenta y la pobreza ha pasado del 98% al 37%. Esto ha provocado que la clase media china ya sea la más numerosa del mundo, incentivando el consumo de productos de gama media-alta, entre los que destaca la moda y la alimentación españolas. Hace diez años era prácticamente inaccesible para un ciudadano chino comprar productos extranjeros debido a que suelen costar el triple que los locales, pero el aumento del nivel de vida ha ido cambiando poco a poco esta situación.

Pagos y financiación sin riesgos. Como suele suceder con frecuencia, no siempre se dispone de los fondos suficientes para emprender una aventura empresarial, y menos si tiene lugar a miles de kilómetros de distancia del país de origen. Por eso, la directora de Comercio Exterior de Banco Sabadell, Fátima Rodríguez San Martín, recomienda realizar los pagos siempre con garantía bancaria, buscando la mejor financiación después de haber analizado con detalle diferentes variables como el riesgo del país, los costes, nuestra experiencia y la de otras compañías del sector.

Grandes desafíos del futuro. China no es un mercado fácil, no solo por su propia idiosincrasia, sino también por los retos a los que todavía tiene que enfrentarse y que deberán tener en cuenta las compañías interesadas en instalarse en este mercado. Entre esos desafíos, la coordinadora de Economía de Casa Asia, Carmen Bedoya, pone el acento en el impulso de su consumo interno, la creación de una Seguridad Social eficaz y la reforma sanitaria. Tampoco olvida problemas como el acceso de los desempleados del campo a trabajos en las ciudades, hacer frente al envejecimiento de la población o frenar la conflictividad social.

lunes, 8 de abril de 2013

Ellas también emprenden


Cada vez son más las mujeres que deciden abrirse camino en el mundo del emprendimiento. Y es que los datos nos dicen que no lo hacen nada mal.

La mujer emprendedora

Por: Macarena Rodríguez

Siempre han sido generadoras de actividad económica pero lo cierto es que sus actividades no han sido siempre reconocidas. En pleno siglo XXI la mujer se ha convertido en una pieza fundamental del puzzle económico en España. Y es que las últimas cifras nos muestran una tendencia creciente de mujeres que, por obligación o vocación, deciden sumergirse en la aventura de abrir su propio negocio. En el 2012 hubo un 23% más de emprendedoras respecto al curso anterior.

En una sociedad en la que la igualdad entre hombres y mujeres es indiscutible a nivel teórico, en la práctica, los datos nos dicen que no es así. Las mujeres emprenden menos que los hombres, entre otras cosas, porque encuentran más dificultades en el camino. Las más importantes son la conciliación de la vida familiar y laboral y las dificultades para financiar sus proyectos. Además existe un claro desconocimiento de la realidad de estas mujeres así como escasos programas de apoyo y formación.

Según un estudio de la Cámara de Comercio de Zaragoza, el 80% de las  tienen menos de 45 años. La mayoría de ellas buscan un camino diferente a la contratación clásica, una oportunidad para dedicarse a lo que les gusta. Todo ello, en medio de una negativa coyuntura económica. Esperanzadora resulta la tendencia positiva que experimenta el emprendimiento en mujeres con edades superiores a las 45, llegando a superar el 17%. Y es que montar su propio negocio se ha convertido en una manera de rentabilizar su madurez y de sacarse “las castañas del fuego”.

Pero ¿cómo son las empresas que crean las mujeres españolas? Son empresas más pequeñas, de menor envergadura que las creadas por hombres. Y es que a la hora de emprender, las mujeres son menos ambiciosas y más realistas que éstos. Se decantan especialmente por estética, enseñanza o pequeñas tiendas de venta al público. Además, cada vez es mayor el número de emprendedoras que deciden montar su negocio unicamente online, con el fin de poder trabajar desde el propio domicilio, compatibilizando vida familiar y laboral. Además, El 62% de las mujeres consideran que las nuevas plataformas de trabajo 3.0 constituyen una excelente alternativa para generar nuevos ingresos. Así lo revela una investigación realizada por Nubelo.com

A nivel internacional podemos decir que las mujeres españolas "dan la talla". En nuestro país ellas ponen negocios propios más de lo que lo hacen las alemanas, japonesas y francesas, aunque menos que las estadounidenses o británicas.

La asignatura pendiente la encontramos cuando miramos al sector tecnológico. Un sector con más posibilidades pero que exige más dedicación, más financiación y más formación que el sector servicios. Las mujeres se muestran más conservadoras, se conforman con menos a la hora de emprender y les gusta ir a lo seguro. De ahí que sean muchas las que tienen cierto miedo a fracasar en el intento de abrirse camino en un sector algo más que complejo. Y es que si hay algo que caracteriza a las mujeres emprendedoras es el miedo a que sus ideas no salgan bien.

Eso sí, ellas tienen algunas ventajas frente a ellos. Han demostrado mayor resistencia en los porcentajes de cierre o traspaso. Únicamente el 14,3% de los autónomos que se perdieron en 2012 fueron mujeres, frente al 85,7% de varones. Ellas son las grandes compradoras y usuarias. Sopesan la parte personal y familiar, consiguiendo compaginarla en casi todos los casos ¿Lo más importante? suelen tener ideas más novedosas para poner en práctica, ya que captan mejor las necesidades latentes en el mercado.

Lo que está claro es que el autoempleo se está asentando como una sólida y estable opción laboral para las mujeres en España. Por todo esto, a día de hoy, podemos encontrar numerosos casos de éxito que marchan "viento en popa a toda vela".

Fuente: Emprendedores

viernes, 5 de abril de 2013

¿Por qué fracasan el 50% de los proyectos de emprendedores?


La recuperación económica está en manos de los nuevos emprendedores. Este es uno de los mensajes. El otro mensaje es que cuando no existen suficientes puestos de trabajo, la única solución es emprender, claro que, las estadísticas de fracaso en los proyectos de nuevos emprendedores son escandalosas. El 50% de los nuevos negocios "caen" antes de 3 años. El boom de las empresas tecnológicas no tiene mejores estadísticas, pues 8 de cada 10 también fracasan.

Por A.Carlos González


Se suelen enumerar cientos de motivos que hacen que un negocio no consiga levantar cabeza, entre los que se encuentran: problemas de gestión de cobro y morosidad, falta de financiación, descenso del consumo y falta de adaptación a las cambiantes necesidades del mercado. No obstante, esas circunstancias son generales, por lo que habría que preguntarse el por qué en un mismo panorama, algunos negocios triunfan y tienen un éxito asombroso mientras otros pertenecen a esas nefastas estadísticas.


El primer y principal motivo por el que un negocio nuevo fracasa, sencillamente, es porque ya estaba predestinado al fracaso antes de abrir el negocio, pues es evidente que existieron factores como una falta de viabilidad del proyecto, un mal estudio del mercado, una mala estrategia, probablemente un nicho de negocio equivocado o una entrada en un mercado saturado donde nos correspondía un trozo de la tarta muy pequeño.

El factor necesidad también juega en nuestra contra, ya que si bien es cierto que tenemos la necesidad de emprender, también es cierto que esa necesidad nos hace cruzar un océano sin habernos preparado correctamente para cruzarlo.

Ante la falta de financiación, se suele recurrir a socios dentro del negocio, únicamente buscando el aporte de capital y no teniendo en cuenta otros requisitos a la hora de buscar un socio. Parte del problema de financiación que tienen los nuevos emprendedores suele venir precedido por la mala elaboración del plan de negocio, donde no se consigue demostrar una viabilidad del proyecto o se adentran en un mercado de dudosa rentabilidad.

La falta de preparación del emprendedor en desarrollo de estrategias y captación de nuevos mercados, también es un aspecto que nos puede llevar al fracaso.

Es importante disponer de una buena idea de negocio, aunque también es importante definir correctamente si disponemos de los siguientes requisitos o capacidades: Tener un buen producto, tener un mercado amplio y, tener la capacidad, medios y conocimientos de introducir el producto en el mercado.

Es necesaria la pasión e ilusión, aunque son dos factores que no sirven de nada cuando se ejecuta la estrategia equivocada, pues la pasión sin conocimiento es como la velocidad sin control (nos salimos de la carretera).

En resumen: Como siempre suelo aconsejar, cuando se piensa en crear un negocio, hay que ser lanzados, pero detenerse el tiempo suficiente hasta tener claro (y no sólo en un papel) cómo lo vamos a hacer. Definir correctamente e imparcialmente si será un negocio rentable, haciendo unos números realistas, ya que en ocasiones, por convencer a un posible inversor o banco, acabamos engañándonos nosotros mismos.

Emprender es una buena idea, es una gran opción, siempre y cuando tengamos claro el tipo de negocio y la estrategia que vamos a seguir.

Fuente: Negocios1000

lunes, 1 de abril de 2013

3 reglas de oro para convencer a los demás sobre tu proyecto


¿Alguna vez has sentido que te hace falta entusiasmo para convencer a los demás de una idea, proyecto o propuesta que tienes? ¿Crees que te ha faltado algún factor por cubrir? Aquí hay una lista concreta de tres reglas importantísimas para verificar si estás proyectando el ímpetu que deberías:

Por Jesús Enrique Rosas 

- Debes estar INTERESADO en lo que estás haciendo: Difícilmente te verás entusiasmado a menos que demuestras algo de interés en lo que estás haciendo;  y el interés se desarrolla en la medida que investigas, te informas y te empapas del proyecto o idea del cual quieres convencer.

No importa si tu interés es económico o altruista; debes tener uno, posiblemente una mezcla de ambos, y que por supuesto te permita iniciar el recorrido que te has trazado de manera enérgica y una mente abierta.

- Debes tener CONOCIMIENTOS de lo que estás haciendo (o planeas hacer): Cualquiera puede estar interesado en negociar en el mercado de valores, pero… ¿Acaso no es necesario estudiar a fondo todo el proceso? Ésta es la parte más ardua de nuestro viaje, pero sin embargo la más gratificante cuando te encuentres con toda clase de detractores que tratarán de frenarte con preguntas, dudas y el más profundo escepticismo.  La única manera que tienes de defenderte es con lo que has aprendido y desarrollado sobre tu propuesta.

Recuerda que no necesariamente tienes que ser un experto en todos los campos implicados en el proceso; por ejemplo, si vas a desarrollar una aplicación útil para corredores inmobiliarios, quizá sea más importante saber sobre el mercado de inmuebles que de programación, ¿No crees? de eso se puede encargar un especialista.  Siempre y cuando tengas una idea general de qué puede y qué no puede hacerse… estarás bien.  En todo caso, vas a hacer algo que nadie ha hecho hasta ahora, ¿Verdad?

- Debes CREER en lo que estás haciendo: Éste es el combustible que te llevará lejos; que te permitirá levantarte después de decenas de tropiezos, que te ayudará a sacar fuerzas de flaqueza en los momentos más difíciles.  Si no crees en lo que haces, poco vale el interés original o los conocimientos que puedas acumular a lo largo del camino: en algún momento y a raíz del cansancio, o quizás el no ver resultados tan rápidamente como te imaginabas, va a hacerte querer abandonar.