martes, 29 de enero de 2013

¿Qué te motiva para crear un negocio?


Independencia, una solución a la crisis, autoempleo, ser el propio jefe… Las razones para poner en marcha una empresa son variadas, pero cada vez más españoles están dispuestos a convertirse en emprendedores. El 67% se muestra a favor de la creación de empresas y el 33% se ve con su propio negocio.

Por: Óscar Sánchez

Ahora es el momento, voy a poner en marcha mi propio negocio. La toma de esta decisión no es tarea fácil: emprender es una actividad no exenta de dificultades que exige dejar el miedo a un lado y asumir riesgos. Pero cada vez son más las personas que deciden crear su propia empresa. ¿Qué les lleva a ello? Un estudio realizado por la compañía Amway revela que el motivo del 53% de los españoles encuestados es “ser mi propio jefe” y para el 33%, “la realización personal”.

También y debido a la actual situación económica, un negocio propio se ha convertido en la opción al desempleo. Para el 25,5% el emprendimiento se ha convertido en la vuelta al mercado laboral.

No obstante, ya sea por necesidad o por hacer realidad un sueño, los emprendedores poseen ciertas características comunes. Estas son el coraje, la autonomía para decidir la actividad y diseño del negocio, la flexibilidad y una buena capacidad para organizarse. De hecho, y según la encuesta antes citada, muchas de estos rasgos son apreciados como ventajas para emprender. La independencia, la conciliación de la vida familiar y laboral, una mejor gestión del tiempo y la realización personal son aspectos apreciados como ventajosos si se pone en marcha una empresa.

En concreto, la actitud frente al trabajo por cuenta propia se torna cada vez más favorable. El 67% de los españoles se muestra a favor de la creación de empresas  y el 33% se imagina con su propio negocio. Y son los más jóvenes los más proclives al hecho de emprender: el 79% de las personas de entre 20 y 30 años manifiesta una actitud positiva.

Los obstáculos

La crisis económica  y la incertidumbre son las barreras principales para emprender. Y así lo observan el 58% de los encuestados, de acuerdo con el estudio de Amway. La financiación, el eterno problema de la creación de negocios, es otro de los grandes obstáculos para el 42%, y por extensión, la falta de capital inicial.

Otros escollos que frenan la actividad emprendedora son el miedo al fracaso, los trámites burocráticos, y la falta de conocimientos y de soporte público. Y para el 11%, la escasez de ideas lastra la puesta en marcha de un negocio.


­­

lunes, 28 de enero de 2013

¿Puede el emprendedor usar las tecnologías para profesionalizarse?


Sumergidos en pleno siglo XXI no hay duda alguna de que estamos sumergidos en una gran revolución digital. Para muchos considerada como la tercera revolución industrial debido a que la implantación de las nuevas tecnologías está revolucionando el paradigma actual del trabajo. Cada vez son más las empresas que piensan en implementar el teletrabajo, substituir los viajes por videoconferencias y regular los sueldos según objetivos variables, entre otras cosas.

Además, no sólo las nuevas tecnologías están revolucionando el mundo, sino que se presentan como la oportunidad para hacer frente a la crisis. Las empresas o negocios pueden mejorar su productividad y crear empleos vinculados a los nuevos requisitos de la sociedad actual, donde las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación) adquieren un papel muy importante. Así mismo, las empresas pueden hacer uso de programas informáticos o aplicaciones que les facilita la tarea de reducir costes y optimizar el tiempo de los recursos humanos como es en el caso de la implantación de la videoconferencia.
Es por eso que los expertos animan a aplicar las TIC para combatir la crisis económica y destacan el papel que tienen los emprendedores en este reto. El problema surge cuando la inversión en tecnología no es asequible para la pequeña empresa o emprendedor. No obstante, el cloud computing ha permitido abaratar muchísimo los costes de muchas de estas tecnologías. Es un ejemplo el sistema de videoconferencias en la nube Oigaa Meeting, de Voz Telecom, que ofrece tarifas ajustables al uso del sistema e incluso posibilita el uso de sistemas de videoconferencias en la nube sin la necesidad de instalar equipos especiales y usando los dispositivos informáticos que actualmente se tengan. De esta manera el ROI se percibe en pocos meses y el negocio puede crecer debido al ahorro de costes de transporte y a la posibilidad de ampliar horizontes geográficos. Al fin y al cabo la tecnología está al servicio de las personas y no al revés, hemos de aprender a adaptar las nuevas herramientas y aprovecharlas para cumplir los objetivos.
Es un buen ejemplo el caso de Tevisito Tefelicito, una peculiar iniciativa de animación infantil que ofrece felicitaciones, talleres y espectáculos de payasos a través de la videoconferencia. Su fundador fue un emprendedor que tras perseguir sus ideales descubrió que las nuevas tecnologías le podían ayudar a gestionar de manera más rentable su negocio. Os dejamos un vídeo
(http://www.youtube.com/watch?v=6vxm2dLH76o) para que sea de inspiración para todo buen emprendedor.
           
Más información sobre Casos Oigaa Meeting en http://blog.videoconferencia.net/

martes, 22 de enero de 2013

10 Ideas de Negocios Ecológicos Rentables


Presentamos 10 ideas de negocios respetuosos de la naturaleza para emprendedores verdes. La preocupación por el medio ambiente es un argumento de venta con cada vez más relevancia para las empresas, y los conceptos totalmente centrados en cuidar nuestro planeta pueden tener mucho éxito, siempre que puedan ser competitivos con los negocios existentes.


Aprovechar las energías renovables


1- Instalación de placas solares


Usar la energía solar puede ser muy interesante en algunos casos, especialmente en un país con mucha luz como España. Se puede pensar en una empresa dedicada a instalar sistemas de agua caliente por placas solares en edificios antiguos, o más sencillamente en comercializar estas mini placas que sirven para recargar el móvil y otros dispositivos electrónicos con batería.

2- Mini instalaciones eólicas


El viento también es un gran aliado a la hora de producir energía renovable. Muchas zonas del país tienen corrientes de aire habituales, e instalar un pequeño molino de viento en la terraza o en el tejado podría ser una opción para reducir aunque sea un poquito la factura de la luz.


Cambiar el modelo de transporte


3- Empresa de reparto con scooters eléctricos


Los motores eléctricos han mejorado mucho, y si su autonomía todavía es limitada, permiten perfectamente pensar en una empresa de reparto con motocicletas eléctricas. Puede ser reparto de pequeña paquetería o incluso para empresas de comida a domicilio.

4- Servicio de taxis eléctricos


Otra muy buena opción para no contaminar más la atmosfera con gases de efecto invernadero es montar una pequeña empresa de taxis con una flota totalmente eléctrica. Para compensar la falta de espacio en el maletero se puede instalar un sistema adicional de almacenaje en el techo.

Uno de los aspectos a tener en cuenta sería optimizar los recorridos y los tiempos de recarga de las baterías, ya que no compensaría tener los coches inmovilizados demasiado tiempo.


Productos que respetan el medio ambiente


5- Productos de limpieza verdes


Ya existen productos de limpieza en el mercado que pretenden ser respetuosos para el medio ambiente. Sin embargo, en muchos casos siguen siendo dañinos, aunque menos que los productos estándares. En este caso la idea es crear un concepto parecido a lo que ya existe para la cosmética con The Body Shop o Yves Rocher y trasladarlo a productos del hogar.

6- Ropa ecológica


Otro mercado interesante para los productos ecológicos es la ropa. Desde la forma en que se producen las materias primas (vegetales en su mayoría) hasta el tratamiento del producto textil y su elaboración, se puede diseñar todo un proceso sin químicos dañinos y que no sobreexplote los recursos naturales para ofrecer una gama de ropa ecológica a la vez que a la moda.


No desperdiciar más agua


7- Sistema de recogida de agua de lluvia


Diseñar un sistema de recogida de agua de lluvia para edificios y casas permitiría a sus habitantes disponer un tanque de agua no potable para no desperdiciar agua limpia, por ejemplo para regar plantas o descargar el inodoro. Un concepto de negocio interesante podría ser sencillamente instalar estos sistemas de recogida.


8- Auditoría del consumo de agua en casa


Hace tiempo habíamos comentado la posibilidad de montar una consultoría energética tanto para particulares, comunidades de vecinos o empresas. En este caso, se podría pensar en una compañía especializada en el agua, que haga un diagnóstico y ofrezca soluciones prácticas.

Entre las soluciones están instalar filtros en todos los grifos que permiten usar menos agua con prácticamente la misma sensación de presión, o separar el consumo por casas cuando todas las viviendas hacen un uso común del agua (que suele salir muy caro).


Promocionar la producción local


9- Frutas y verduras de la zona


Una idea de negocio interesante es revolucionar el modelo actual en la distribución de frutas y verduras de producción local. Todos sabemos por los informativos que los productores cobran una parte muy pequeña del precio final de venta de los alimentos frescos, y buena parte del problema viene de la cantidad de intermediarios entre el agricultor y el consumidor final.
Se puede entonces imaginar una empresa con dos objetivos: ofrecer productos a buen precio al consumidor pagando mejores tarifas a los productores (eliminando intermediarios) y sobre todo vender productos locales, que por ser de la zona generan indirectamente mucho menos CO2. Y si el proceso de producción es ecológico, todavía sería más interesante el concepto.


10- Productos con 100% de componentes nacionales



Siguiendo con el concepto de la alimentación, podemos pensar en fabricar alimentos cuyos componentes sean todos de producción local o nacional. De nuevo, al no tener importaciones, el impacto ecológico es mucho menor. Pero la comida no es el único sector donde se puede usar el concepto del 100% nacional. En cualquier producto industrial se podría imaginar una elaboración completamente local, aunque evidentemente según la complejidad de cada artículo costaría más o menos.

Ya habíamos hablado del argumento comercial que podía representar vender productos españoles, y en su momento habíamos insistido en el impacto medioambiental. La ventaja de este concepto es que toca más aspectos, entre los cuales la conciencia cada vez más extendida de que importar tanto acaba destruyendo el tejido industrial y el empleo.

martes, 15 de enero de 2013

Cómo emprender el trabajo de tus sueños


¿Cómo emprender el trabajo de tus sueños? : Si te encuentras insatisfecho con el trabajo actual que desempeñas, sientes que no es para ti, que no te llena, que pasas muchas horas del día allí adentro, que el sueldo que recibes no es suficiente, que la empresa en donde estás trabajando no te gusta… es hora que hagas un alto en tu vida, dejes las quejas a un lado y comiences a crear nuevas opciones para tu vida laboral.

Por: Ana Cecilia Vera


Sólo depende de ti que puedas verlas. No olvides que, si primero “ves” estas posibilidades en tu mente, podrás manifestarlas en tu realidad.

La emoción de la queja constante que sientes puede estar afectando tus acciones y tus posibilidades de ir tras nuevas y mejores experiencias para ti. Recuerda que los estados de ánimo se generan a partir de los pensamientos positivos o negativos que se crean primero en tu mente. Los estados emocionales por los que transitas, afectan constantemente tu predisposición a actuar.

Las quejas aparecen por algo. Si te sientes mal en tu trabajo actual, ya sabes de qué manera vas a predisponerte. Con seguridad verás negro el panorama, te sentirás víctima de la situación, buscarás culpables… ¿Resultados? Seguirás igual o peor, porque tus sentimientos y reacciones de víctima te tendrán prisionero y esta emocionalidad no te impulsará a buscar soluciones.

Si estás abierto a “escuchar” lo que estas quejas te están queriendo decir, con seguridad podrás realizar cambios positivos. Si escuchas el mensaje oculto en tus quejas (¿qué es lo que necesito?), crearás en ti estados de ánimo que te predispongan a actuar para solucionar lo que haga falta. Te sentirás enérgico y protagonista de la situación y buscarás oportunidades de estar mejor. ¿Resultados? Las cosas cambiarán porque tú estás cambiando, porque tus acciones proactivas están creando nuevas alternativas de acción.

En la medida que te empeñes en querer que los otros cambien o que cambie algo en tu entorno, vas a sufrir, porque el cambio tiene que nacer en tu interior. Si haces algo diferente a lo que venías haciendo, tu realidad se modificará indefectiblemente. Y si donde te encuentras crees que ya hiciste todo desde ti para que algo se modifique y esto no ha ocurrido aún, quizás es hora que te plantees la posibilidad de ir en busca de otros lugares y opciones laborales.

No te concentres en la crisis y todo eso que ya sabemos, eso no te ayudará. Concéntrate en las posibilidades, NO en lo que no se puede hacer. Si sigues hablando y pensando en la crisis, cortas la energía de creación de nuevas posibilidades. Así que ten cuidado con eso. Quédate al acecho de tu conversación interna y elige cuidadosamente con cuáles pensamientos quedarte y cancela los que no te apoyan.

La solución la crearás tú mismo y no siempre puede significar que dejes el trabajo actual y te arriesgues a emprender algo propio. O si, todo depende. Quizás puedas aprovechar muchos de los beneficios que te otorga tu trabajo actual mientras aprovechas esa “estabilidad” para ir emprendiendo un trabajo independiente, paso a paso pero teniendo claro en tu mente un objetivo concreto; o puede que te sientas completamente seguro de dar el salto de dejar tu trabajo actual para dedicarte completamente a tu pasión. En muchos casos los cambios radicales dan muy buenos resultados, esto es muy personal.

Claro que todo tiene su parte de duda y miedo. La persona que quiere tener éxito en la vida tiene que acostumbrarse a esto, a manejarse entre las incertidumbres y tener bien claro que no hay un destino donde llegar, sino que es el mismo camino el que nos revela la sabiduría del aprendizaje. Es el aquí, ahora, el presente el único instante de posibilidad.

Si desarrollas y sostienes un plan, podrás llevar a la realidad cualquier cambio. Así que piensa y desarrolla un plan estratégico para emprender el trabajo de tus sueños. Ese plan debe contener cada uno de los pasos que necesitas seguir para lograr tu objetivo.

Una vez clarificado el tipo de trabajo que quieres, le habrás “comunicado” a tu ser cómo “reconocerlo” en las oportunidades que surjan de aquí en más. No solamente las que se presenten azarosamente, sino también las que tú mismo generes a partir de tu convicción, decisión y acción.

Teniendo claro estas ideas prioritarias para ti podrás, entre otras cosas, comunicárselo a tu red de contactos para que te apoyen y ayuden en esta nueva misión.
Crea tú mismo en tu interior el estado de ánimo de “seguridad”. No esperes que un trabajo, persona o cualquier cosa externa “te den” esa seguridad.

Toma las riendas de tu vida, enfócate hacia lo que quieres ser, hacer y tener, y pon manos a la obra asegurando tú mismo tu propio camino con cada  acción que emprendas.

lunes, 7 de enero de 2013

Cómo convertir tu idea en una gran startup


¡Eureka! Es el grito de exclamación que pronunció Arquímedes tras descubrir el principio de densidad de los cuerpos. Como arquímedes muchos nos hemos encontrado en situaciones cotidianas en las que de repente hemos tenido una idea que creemos que puede funcionar, que pensamos que no se le ha ocurrido a nadie y que puede “cambiar el mundo”. Pero a diferencia del matemático griego, pronto la desechamos, dejamos de darle vueltas porque al fin y al cabo es un “sueño” algo que no nos vemos en grado de alcanzar. Pero ¿Por qué no?
Por: Rodolfo de Juana

5 pasos que nos llevan de la idea a nuestra propia start-up.

A por ello
Las cosas no se hacen solas. De nada nos sirve hablar de lo estupendo que podría ser poner en marcha nuestra idea si… o hablar de ello en público e imaginar cómo cambiaría nuestra vida si nos atreviésemos a dar el salto si realmente no vamos a hacerlo.
La procrastinación, el dejarnos llevar por la rutina y la inercia…son dos de los primeros obstáculos que vamos a tener que superar. No nos engañemos. Nuestra idea sólo vale el papel en el que la hemos apuntado. Hasta que no nos lo tomemos en serio, nos convenzamos de que podemos llevarla a cabo y demos los primeros pasos, no vamos a conseguir nada. La gran montaña que se presenta ante nosotros cuando empecemos a concebir el proyecto, será cada día más pequeña si damos pequeños pasos, firmes y constantes.
Construye un producto que sea viable
En la mente del emprendedor novato existe la idea del que producto o el servicio que vea finalmente la luz, sea perfecto. Sin embargo el problema de este planteamiento es que no tenemos que construir un producto pensando en cómo nos gustaría que fuese (que también) sino sobre todo, teniendo en cuenta lo que les puede gustar a nuestros clientes. La clave no es por lo tanto invertir una gran cantidad de tiempo y recursos hasta que posicionemos un primer producto en el mercado, sino comenzar a conocer la respuesta, el feedback de nuestros posibles clientes desde el primer momento, de modo que podamos ir mejorando nuestra oferta sobre la marcha.
Lo interesante es conseguir en un primer momento un producto viable, que resuelva las necesidades de nuestros clientes, pero que nos permita aprender de sus sugerencias de lo que nos pueden aportar. Es por este motivo por el que muchas start-ups cuando presenta una nueva aplicación o servicio tecnológico, comienzan con una beta privada, para pasar después a una beta pública y finalmente a realizar un lanzamiento general de su producto.
Financia tu idea
Una vez que tenemos un feedback más o menos positivo de ese pequeño grupo de clientes con los que hemos empezado a probar nuestra idea, llega el momento de pasar a la acción y es aquí donde necesitaremos todo el dinero que sea necesario para financiar y poner en marcha nuestro proyecto.
Pero antes de ir a presentar nuestro proyecto a business angels, a bancos, a inversores, etc. deberíamos preguntarnos por qué y para qué necesitamos el dinero. ¿Existe algo de que lo vamos a pedir que no sea esencial para empezar? Es importante tenerlo en cuenta porque vamos   a agradecerlo en el futuro. No suele ser una buena idea lo de “empezar a lo grande”, tal y como lo demuestran muchos proyectos fallidos que acudían alegremente a rondas de inversión para pedir más de un millón de euros.
Recuerda que lo más importante es que tus productos lleguen a los clientes, no obtener de repente una gran suma  de capital para financiarnos a largo plazo.
Un equipo de trabajo
Las empresas no hacen grandes productos, las personas que trabajan en ellas sí. Como afirma un viejo axioma empresarial, tan importante es nuestra idea como el equipo del que nos rodeamos para llevarla a cabo. Y hay dos formas de rodearnos de los mejores: o contratarlos o externalizar la mayor parte del trabajo.
Si vamos a contratarlos tendremos que buscar personas apasionadas, que crean en nuestro proyecto, que sean versátiles y capaces de trabajar más allá de su área estricta de responsabilidad.
En caso de que no tengamos los recursos para dar este salto, buena parte de las tareas que debemos llevar a cabo las podemos externalizar, especialmente si lo que queremos es una startup de base tecnológica.
Marketing
¿Cómo llevamos nuestro producto al mercado? ¿Cómo nos aseguramos de ser vistos, seguidos, escuchados? Tenemos que tener un plan de marketing incluso antes de haber terminado de desarrollar nuestro producto. Este no es el último paso del proceso, sino que crece y se modifica constantemente a medida que nuestra idea, nuestro proyecto, evoluciona.
Marketing tradicional por supuesto, sin dejar escapar el marketing on-line, las redes sociales, el poder de los blogs, el networking, el crear eventos y webinars, etc. todo lo que sea necesario para estar en boca de una comunidad.
Fuente: Muypymes