lunes, 2 de septiembre de 2013

6 Consejos para convertirte en quien quieres ser mañana

alcanzar metas
¿Estancado hoy? Prepárate para convertirte en quien quieres ser mañana: ¿Alguna vez te has sentido así, verdad? Estancado, desganado, como que la situación que tienes hoy (en tu vida, en tu carrera) no te gusta, pero tampoco tienes el empuje por hacer algo para cambiarlo ahora. Está bien, esto pasa. Puedes esperar a que tengas la fuerza para generar un cambio (o a que se den algunas circunstancias que estás esperando). Pero, ¿qué estás haciendo mientras tanto? Pensamos que hoy no necesitamos ciertas habilidades o herramientas, porque francamente no tenemos en qué utilizarlas, pero sería muy útil que las adquieras para el mañana.

Un caso muy habitual es el networking (que se conoce como la capacidad de hacer y mantener una red de contactos). Eres un empleado contento en su trabajo actual (tal vez no súper feliz, pero al menos no tienes ninguna intención de cambiar ahora de trabajo, por la razón que sea). Entonces, ¿para qué necesitas contactos? ¿Acaso los contactos no son sólo para buscar trabajo nuevo?  Bueno, la respuesta es no. Los contactos justamente son personas con quien conectar pero además lo interesante de conocer diferentes personas y de saber cultivar las relaciones es poder nutrirse de éstas y poder formar nuevas vinculaciones. ¿Por ejemplo? Aprender de los otros, descubrir diferentes personalidades, descubrir diferentes profesiones, vincularse para armar un proyecto o un negocio juntos, asesorarse mutuamente, darse aliento y apoyo, conocer nuevas maneras de hacer las cosas, aprender del pensamiento de los otros y de las experiencias de los demás. Y todo esto, viceversa.


Así que mi recomendación es “Prepárate para convertirte en quien quieres ser mañana”. Y para esto, 6 consejos:

Consejo n°1Define quién quieres ser mañana  – Esto es básico y muy obvio, si no sabes qué quieres lograr, no puedes disponerte a serlo. Pero muchas veces no resulta tan obvia la forma de comprender qué es lo que queremos lograr. El truco está en que te olvides del hoy, y te enfoques y te imagines en el futuro. 5 años sería lo ideal. ¿Qué tipo de vida tienes? ¿Qué tipo de carrera tienes? ¿Qué tipo de trabajo tienes? ¿Eres independiente o trabajas en una empresa de otro? ¿Eres líder o sigues a otros? ¿Marcas el rumbo o eres uno del equipo? Imagina un día laboral, ¿A qué hora te levantas, donde vas a trabajar, cómo comienzas el día, con quién te reúnes, qué tipo de vinculaciones tienes con los demás, qué tipo de trabajo haces, a qué hora terminas, cómo te sientes después de una jornada de trabajo ideal? Esto te puede ayudar a definir qué tipo de trabajo te gustaría estar haciendo en 5 años. Esto se llama tener una visión estratégica de ti mismo en el futuro.

Consejo n°2Descubre en qué tipo de persona te tienes que convertir – Una vez que tienes esa visión de ti mismo, busca qué características tendrás y compáralo con lo que tienes hoy ¿Qué habilidades tienes en el futuro? ¿Qué sabes hacer? ¿Cómo es tu personalidad? (Por ejemplo eres emprendedor, tienes altas aspiraciones, eres visionario) ¿Qué destrezas y conocimientos tienes? (Por ejemplo ¿Hablas más idiomas?). Hay una lista de todas esas características de tu “Futuro Ser” y compáralas con tu “Soy Hoy”.

Consejo n°3  – Descubre qué necesitas adquirir para convertirte en esa persona – Con la lista del punto anterior y su comparación con tu situación actual, define qué te falta. ¿Tienes que hacer un curso? ¿Tienes que leer más? ¿Tienes que contactarte con personas que ya están en esa posición? ¿Quién te puede ayudar? ¿No tienes idea? Investiga…

Consejo n°4Descubre qué necesitas dejar atrás para convertirte en esa persona – A veces el problema no sólo es adquirir lo que nos falta sino también dejar atrás malos hábitos o inercias que no nos ayudan en nuestro plan futuro. Revisa tu pensamiento y tus hábitos de hoy. ¿Ves muchas horas de televisión? ¿Tienes que convertirte en una persona más positiva y dejar las quejas y las críticas sin sentido? ¿Tienes que rodearte de gente que te impulse hacia adelante y no que te diga “para qué cambiar, si así estamos igual de bien (o de mal)”? Busca en tu situación actual qué debes modificar y destruir, para convertirte en quien quieres ser mañana.

Consejo n° 5Arma un plan de acción –  toma todo lo que aprendiste y descubriste en los 3 consejos anteriores y estructúralo en un plan (para que no quede en listas y deseos felices que nunca hiciste nada para llevarlos a la realidad). ¿Cuáles serán los pasos año a año, y luego desmenuzándolos mes por mes que tendrás que dar para, en 5 años o la fecha que hayas estipulado, lograr ser quien quieres ser? Estructura y ponle fecha a todo lo que listaste hasta ahora. Pero también debes incluir los puntos de control. ¿Qué es esto? Una medición objetiva que te diga si estás en el camino a lograr tu objetivo, o estás desviándote de la meta. Por ejemplo una instancia cada 2 meses donde revisarás tu plan de cursos, acciones, experiencias y hábitos nuevos que ibas a adquirir y allí verás si los cumpliste o no.  Si los cumpliste, celébrate. Sino, busca la forma de incluirlo en una nueva versión del plan.

Consejo n° 6Empieza a vivir y a sentir como si fueras esa persona del mañana – empieza por tomar las decisiones en base a la persona que serás en 5 años. No tomes decisiones en base a quien eres hoy, sino proyéctate. Este es un recurso muy interesante que ayuda a tu mente a irse “acomodando” al futuro. No tienes que tomar grandes decisiones, pero empieza al menos por las pequeñas. ¿Serás un gran líder en el futuro? Aprende a delegar. ¿Quieres ser un gran empresario? Aprende a subcontratar aquello que no es estratégico y no está en la cadena de valor. ¿Serás un padre/madre de familia? Disfruta tiempo con tus sobrinos, ahijados, los hijos de tus amigos.

Invierte hoy tu tiempo y tus recursos, y prepárate  para ser quien deseas ser mañana.


No hay comentarios:

Publicar un comentario