lunes, 12 de agosto de 2013

Los errores más comunes de los emprendedores

En un momento en el que muchos se deciden a emprender, hemos estado investigando cuáles son los errores que pueden hacer que un proyecto fracase. Si estás pensando en poner en marcha una idea o si ya estás embarcado en la aventura de ser tu propio jefe, no te pierdas lo que te contamos a continuación.
Cuando nos lanzamos a emprender, hay que tener claro, no sólo la idea que queremos poner en marcha, sino también los errores que debemos evitar para que nuestro proyecto tenga éxito. Te damos una lista de los más comunes:
Por: Leyre Ezponda
Elegir mal los socios. Puede parecer una obviedad pero conviene mencionarlo porque, en ocasiones, la elección de las personas con las que vamos a compartir la aventura empresarial no siempre es la más adecuada. Hay que procurar rodearse de gente competente y profesional, expertos en su campo y que tenga valores y conocimientos complementarios. Además, es importante que sean personas transparentes, íntegras y que tengan buenos contactos.
Complicarse la vida. Somos conscientes de que la corriente de ilusiones que experimentan los emprendedores les hace muchas veces, darle demasiadas vueltas a las cosas, de manera que terminan haciendo que todo resulte más complicado de lo que es. Por eso hay que intentar hacer las cosas bien pero lo más sencillas posibles, al menos al principio, hasta que la maquinaria empiece a rodar.
Contrataciones indiscriminadas. Sobre todo al principio, córtate a la hora de contratar personal. Ya sabemos que te gustaría tener un negocio fuerte con el que poder dar trabajo a mucha gente, pero es preferible que los fundadores tengáis que dedicarle más horas de las previstas al proyecto y, una vez comprobéis que todo va por buen camino, empezar a buscar candidatos para ampliar la plantilla.
Tienes que ser flexible. En ocasiones las cosas no se desarrollan como esperamos, por eso un buen emprendedor es capaz de adaptar su proyecto a las circunstancias.
Hay que asumir riesgos. Poner una idea nueva en marcha siempre conlleva un riesgo. Asúmelo y comprobarás aquello de “quien no arriesga no gana”.
Nunca pierdas de vista la esencia de tu proyecto. Sí, hemos dicho que debes tener cintura para capear los posibles imprevistos, pero eso no significa que dejes de lado la idea fundamental de tu empresa.
No dejes de lado el Networking. Las oportunidades surgen donde menos te lo esperas., y eso suele ser en tu red de networking, así que tendrás que dedicarla tiempo.
Vende bien tu proyecto. La clave para que una buena idea salga adelante, es que los artífices del proyecto sean capaces de captar posibles inversores. Así que ya sabes, transmite pasión, dinamismo, entusiasmo y por supuesto, confianza en que lo que propones tendrá éxito.

Los idiomas son fundamentales. Uno de los errores más comunes que comenten los emprendedores es descuidar su nivel de idiomas, concretamente el de inglés que, a día de hoy, es el idioma oficial de los negocios. Si no eres capaz de expresarte correctamente perderás grandes oportunidades para tu empresa. Ponte las pilas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario