martes, 15 de enero de 2013

Cómo emprender el trabajo de tus sueños


¿Cómo emprender el trabajo de tus sueños? : Si te encuentras insatisfecho con el trabajo actual que desempeñas, sientes que no es para ti, que no te llena, que pasas muchas horas del día allí adentro, que el sueldo que recibes no es suficiente, que la empresa en donde estás trabajando no te gusta… es hora que hagas un alto en tu vida, dejes las quejas a un lado y comiences a crear nuevas opciones para tu vida laboral.

Por: Ana Cecilia Vera


Sólo depende de ti que puedas verlas. No olvides que, si primero “ves” estas posibilidades en tu mente, podrás manifestarlas en tu realidad.

La emoción de la queja constante que sientes puede estar afectando tus acciones y tus posibilidades de ir tras nuevas y mejores experiencias para ti. Recuerda que los estados de ánimo se generan a partir de los pensamientos positivos o negativos que se crean primero en tu mente. Los estados emocionales por los que transitas, afectan constantemente tu predisposición a actuar.

Las quejas aparecen por algo. Si te sientes mal en tu trabajo actual, ya sabes de qué manera vas a predisponerte. Con seguridad verás negro el panorama, te sentirás víctima de la situación, buscarás culpables… ¿Resultados? Seguirás igual o peor, porque tus sentimientos y reacciones de víctima te tendrán prisionero y esta emocionalidad no te impulsará a buscar soluciones.

Si estás abierto a “escuchar” lo que estas quejas te están queriendo decir, con seguridad podrás realizar cambios positivos. Si escuchas el mensaje oculto en tus quejas (¿qué es lo que necesito?), crearás en ti estados de ánimo que te predispongan a actuar para solucionar lo que haga falta. Te sentirás enérgico y protagonista de la situación y buscarás oportunidades de estar mejor. ¿Resultados? Las cosas cambiarán porque tú estás cambiando, porque tus acciones proactivas están creando nuevas alternativas de acción.

En la medida que te empeñes en querer que los otros cambien o que cambie algo en tu entorno, vas a sufrir, porque el cambio tiene que nacer en tu interior. Si haces algo diferente a lo que venías haciendo, tu realidad se modificará indefectiblemente. Y si donde te encuentras crees que ya hiciste todo desde ti para que algo se modifique y esto no ha ocurrido aún, quizás es hora que te plantees la posibilidad de ir en busca de otros lugares y opciones laborales.

No te concentres en la crisis y todo eso que ya sabemos, eso no te ayudará. Concéntrate en las posibilidades, NO en lo que no se puede hacer. Si sigues hablando y pensando en la crisis, cortas la energía de creación de nuevas posibilidades. Así que ten cuidado con eso. Quédate al acecho de tu conversación interna y elige cuidadosamente con cuáles pensamientos quedarte y cancela los que no te apoyan.

La solución la crearás tú mismo y no siempre puede significar que dejes el trabajo actual y te arriesgues a emprender algo propio. O si, todo depende. Quizás puedas aprovechar muchos de los beneficios que te otorga tu trabajo actual mientras aprovechas esa “estabilidad” para ir emprendiendo un trabajo independiente, paso a paso pero teniendo claro en tu mente un objetivo concreto; o puede que te sientas completamente seguro de dar el salto de dejar tu trabajo actual para dedicarte completamente a tu pasión. En muchos casos los cambios radicales dan muy buenos resultados, esto es muy personal.

Claro que todo tiene su parte de duda y miedo. La persona que quiere tener éxito en la vida tiene que acostumbrarse a esto, a manejarse entre las incertidumbres y tener bien claro que no hay un destino donde llegar, sino que es el mismo camino el que nos revela la sabiduría del aprendizaje. Es el aquí, ahora, el presente el único instante de posibilidad.

Si desarrollas y sostienes un plan, podrás llevar a la realidad cualquier cambio. Así que piensa y desarrolla un plan estratégico para emprender el trabajo de tus sueños. Ese plan debe contener cada uno de los pasos que necesitas seguir para lograr tu objetivo.

Una vez clarificado el tipo de trabajo que quieres, le habrás “comunicado” a tu ser cómo “reconocerlo” en las oportunidades que surjan de aquí en más. No solamente las que se presenten azarosamente, sino también las que tú mismo generes a partir de tu convicción, decisión y acción.

Teniendo claro estas ideas prioritarias para ti podrás, entre otras cosas, comunicárselo a tu red de contactos para que te apoyen y ayuden en esta nueva misión.
Crea tú mismo en tu interior el estado de ánimo de “seguridad”. No esperes que un trabajo, persona o cualquier cosa externa “te den” esa seguridad.

Toma las riendas de tu vida, enfócate hacia lo que quieres ser, hacer y tener, y pon manos a la obra asegurando tú mismo tu propio camino con cada  acción que emprendas.

1 comentario:

  1. por primera vez desde que era chico, estoy haciendo algo que me apasiona; hice muchas cosas en mi vida, pero creo que la mitad fueron por motivos equivocados, ¡JA, JA! y si pudiera prevenir de que alguien cometa errores semejantes y dé una mejor dirección a su vida, sentiré que hice algo importante.

    Por ejemplo, un par de anécdotas desafortunadas en mi vida.

    La primera, fue cuando decidí entrar en la Escuela Naval del Perú, una institución de lo más coqueta y moderna del país, pero el motivo para presentarme fue para salir del colegio, donde me faltaba todavía un año, el cual podía hacerlo en la naval. Pero, yo detesto, el autoritarismo y todo lo relacionado con la disciplina, la arrogancia y las humillaciones que representan los militares, detestaba el colegio y no me importó saltar de la sartén al fuego, con tal de evitar la tortura de un año más.

    Luego del segundo año dejé la naval, porque se contaba como el primer año de universidad y podía transferirme sin tener que dar examen de ingreso a la Universidad Nacional de Ingeniería, muy competida por gente de bajos recursos, tratando de sacar una profesión lucrativa; no porque yo no tuviera recursos, sino porque se suponía que debía sacar un título universitario que me proveyera de una profesión que me haría sentir orgulloso.

    Bueno, pero qué experiencias desagradables y desperdicio de tiempo por no saber qué hacer con mi vida, pues estaba desconectado de mí mismo, de alguna manera había aprendido que debía ir contra mi propia naturaleza, lo que era necesario para tener éxito en la vida.

    La otra anécdota fue con mi novia, que comenzó luego de un año en la naval y duró varios años, al final ella quería que nos casemos, pero yo creía que no íbamos a ser felices por diferentes motivos, era un compromiso del que quise huir, entonces me fui a estudiar a EEUU, y le escribí rompiendo la relación, otro escapismo y otro salto de la sartén al fuego; lograr graduarme fue otro dolor, detestaba el lugar, no tenía interés en los estudios, emocionalmente estaba confundido y por ratos hasta me quería morir.

    En conclusión, sentía en aquella época que era obligatorio estudiar y luego una rutina de vida, trabajo y familia por sentido del deber, como si vivir fuera algo doloroso, e ir contra los deseos; con ligeras diversiones como fumar, tomar alcohol, sexo machista y otras actividades auto destructivas contrarias a la naturaleza humana.

    Pero la vida no debe ser así, porque para salir de esa pesadilla tuve que pasar por cultos y estudios religiosos y esotéricos, buscando entender la verdadera naturaleza de la vida y la importancia de focalizar la energía en las cosas que a uno le atraen.

    Por eso, lo que recomiendo para evitar tanto desvarío, es pensar bien lo que uno quiere y concentrar toda la energía en lo que verdaderamente le apasiona y no ser un escapista, huyendo de lo que detesta, haciendo el menor esfuerzo, porque va a hacer otras cosas que también detestará.

    ¿Se imaginan a Einstein, Colón, Lincoln o alguien exitoso haciendo una vida tan inútil y sin sentido? No, jamás, las personas exitosas siguen lo que les apasiona y eso es lo que debemos hacer todos, no estaríamos metidos hasta las orejas en esta era de oscuridad, por estar buscando metas, según el juicio de la conciencia colectiva, que valora el resultado en vez de la intención.

    ResponderEliminar