lunes, 9 de diciembre de 2013

Como librarse de las trampas a la hora de emprender: 10 Consejos

trampas a la hora de emprender
Queremos aportar algunas ideas desde la experiencia profesional. Ideas dirigidas a una persona emprendedora. Advertencia, no hay por qué tomarlas como hechos irrefutables, pero creemos te pueden ayudar.

Por Javier García y Jose Antonio de MiguelSintetia.




1.- Un plan de negocio no es una biblia, sino una hoja de ruta.

No empieces por él. Invertir seis meses de tu vida en la redacción de un Plan de Negocio es probablemente lo peor que puedes hacer durante las fases iniciales de tu proyecto por diversos motivos:
  • Primero, porque se tiende a pensar que es un fin en sí mismo. Cuando lo tienes lo “lanzas” sobre la mesa de un inversor, entidad financiera o institución asumiendo que ya estamos listos para facturar.
  • Segundo, porque se construyen sobre hipótesis subjetivas del emprendedor; con material encontrado en internet, informes macro, tendencias agregadas y se tiende a tener un documento extenso, muy bien maquetado pero realmente construido con pilares de barro.
  • Vinculado al anterior, con estos ejercicios en solitario acabamos haciendo ciencia ficción financiera. Simular tres años de cuentas previsionales, por ejemplo, ¡tres años nada más y nada menos!, sin datos históricos y un entorno muy cambiante y complejo, es realmente imposible. Cada celda de Excel de un plan de negocio es un supuesto.

2.- Identifica e interactúa con tus clientes lo antes posible.

Focaliza lo antes posible tu energía en identificar a los usuarios, hablar con ellos, enseñarles tus magníficos prototipos y pregúntales qué piensan y si están o no dispuestos a pagar por ellos. Ordena toda la información que has recibido de esas personas, las cuales van a ser tus clientes, analiza sus respuestas y, con ello, tus primeras decisiones como emprendedor.

3.- La esencia es descubrir el Modelo de Negocio.

En la hoja de ruta como emprendedor una de las misiones más importantes es cómo se generar ventas y beneficios. Si no se descubre rápido y de forma efectiva, no tenemos nada. Tarde o temprano llegará la prueba del algodón: el mercado no engaña. No hay ningún Plan de Negocio que aguante el contacto con los clientes.

4.- Cambia el chip, pasa de la idea al trinomio: problema – solución – mercado.

La Idea está sacralizada. Todos tenemos ideas “brillantes” pero sólo unos pocos las ejecutan de forma excepcional. Más aún, no pienses en la idea. Es mucho mejor identificar problemas, necesidades o pasiones que no estén resueltos en el mercado o cuya solución sea mejorable. Piensa en una solución e identifica a ese grupo de personas que, teniendo ese problema, no saben cómo resolverlo y que estarían dispuestos a pagar por tu solución.

5.- No te engañes, emprender requiere formación y talento.

Un negocio serio va de facturas, personas, gestión, contratos, decisiones, anticipación, comunicación, idiomas, dominio técnico… y todo eso se tiene que aprender y trabajar muy duramente. Necesitas un equipo muy formado y con mucho talento (si tienes dudas, Xavier Marcet te explica qué tipo de talento), ¿sabes cómo atraerlo y retenerlo hacia tu proyecto? No es fácil responder esa pregunta, pero es clave.

6.- Enseña un prototipo, no un PowerPoint.

En las primeras fases, tu misión no es vender, sino aprender para descubrir tu Modelo de Negocio y perfeccionarlo. Si una imagen vale más que mil palabras, un prototipo con el que puedan interactuar tus futuros clientes vale más que un millón de palabras.

7.- Cuidado con los sesgos psicológicos.

Como ha concluido el prestigio prestigioso psicólogo y premio Nobel de Economía, Daniel Kahneman “el exceso de confianza subjetiva no se puede utilizar como un indicador de acierto alguno para el futuro”. Es fácil autoconvencerse en tu casa con una hoja de Excel donde fácilmente las ventas crecen pero los gastos no. Hay que “doma” esta actitud. Tom Peters dice que la clave es vender, lo demás son detalles… pero lograr que alguien te compre requiere sudar tantos detalles que, por simplificación a la complejidad, los tratamos de obviar.

8.- Nadie regala el dinero, no te engañes.

Ponte en el lugar de los inversores que se “juegan” su dinero o el de otros. ¿Cuánto dinero prestarías a un emprendedor que te lanza un Plan de Negocio y una PowerPoint encima de la mesa pero que no tiene claro cómo va a ganar dinero? En este punto, Iñaqui Arrola, un gran emprendedor e inversor, lo explica muy bien en su artículo “¿Qué hace falta de verdad para que España sea Silicon Valley?”.

9.- Trabaja en el límite del “dolor” financiero

Trabaja en el límite del “dolor” financiero, para saber bien tus limitaciones, el por qué necesitas ese dinero y cómo esto te obligará a repensar muchas cosas que dabas por supuestas.

10.- Un pequeño “manifiesto” para tu “caja de herramientas”:

.. No hay hechos dentro de tu oficina, lo realmente importante ocurre fuera, donde viven, trabajan y sienten tus clientes;
.. El fracaso es una parte inherente a la búsqueda de tu Modelo de Negocio.
.. Si tienes miedo a fracasar, fracasarás.
.. Ningún Plan de Negocio sobrevive al primer contacto con los clientes.
.. No hay dos startups iguales.
.. Aprende a convivir con el caos y la incertidumbre.
.. Comunica, comparte y analiza tu aprendizaje.
.. Una startup no es una empresa en pequeño.
.. No construyas nada si antes no lo entiende el cliente ni tu entorno.

.. Nadie te va a dar ni un euro -porque no te lo “da” sino que espera su devolución con intereses – si no tienes un Modelo de Negocio que funcione.

lunes, 2 de diciembre de 2013

Infografía: Ley de apoyo a emprendedores


La ley de apoyo a emprendedores es algo que puede resultar realmente positivo para el economía española. Fomentar el emprendimiento e impulsar el desarrollo de nuevas ideas es uno de los medios más útiles para reforzar la economía. Por esta razón, conocer todos los aspectos de esta ley y las posibilidades que nos puede ofrecer resultará muy útil especialmente, claro está, para aquellos que se plantean emprender un negocio.

Gracias a Iuris Online, podemos ofreceros esta infografía que resultará de gran ayuda para muchos.

Emprendedor: Cómo detectar las necesidades de tus clientes de manera efectiva

escuchar_preguntar
El hombre está lleno de necesidades; y no ama sino a aquellos que pueden satisfacerlas todas-  Blas Pascal

Lo más importante para llevar a cabo una negociación es detectar las necesidades del prospecto, así y sólo así se podrás presentar una solución acorde que cumpla con todos sus requerimientos.

La única manera de hacerlo es preguntando y escuchando. Empéñate en poner en práctica la habilidad de hacer preguntas básicas. Pregunta: ¿Qué?, ¿Por qué?, ¿Cuándo?, ¿Dónde? y ¿Quién?, lo indicado es hacer preguntas abiertas “Que no puedan contestarse con un SI o NO”.
Hablar vs escuchar y preguntar
Aprende a escuchar
Escuchar es uno de los principales, obligados y necesarios métodos para ser un negociador exitoso. Al escuchar le permitirás a tu interlocutor transmitir sus ideas, pensamientos y deseos, y el conocerlos se convierte en un elemento muy importante para que el cierre se realice de una manera mucho más sencilla y natural.
Al ser un buen escucha te considerarán un buen conversador aún cuando menciones unas cuantas palabras.
Éstos son algunos errores y los motivos por los que algunas personas que intentan hacer una negociación hablan más de lo que escuchan:
Hablar es más rápido. Al hablar le da la impresión al que intenta negociar de que la discusión se está moviendo rápidamente y por lo tanto supone que se aproxima a un cierre.
Hablar es más fácil. Requiere poca planeación y los argumentos son menos pensados.
Hablar le da seguridad. El hablar le hace sentir que tiene el control de la situación, cree que hacer preguntas lo pueden poner en riesgo.
• Tiene la creencia de que al hablar podrá persuadir fácilmente.
Durante varios años hemos observado el modelo de negociación utilizado por una gran cantidad de personas, y hemos descubierto que el tiempo que dedican para la detección de necesidades es insignificante ya que utilizan la mayoría del tiempo destinado a la negociación en hablar.
Modelo de negociación tradicional.
En el modelo tradicional, el negociador es el que utiliza la mayor parte del tiempo en hablar, el prospecto no ha hablado lo suficiente, así, el negociador no puede detectar con certeza las necesidades específicas del prospecto, arriesgando enormemente el cierre de la negociación.
Modelo negociación ideal.
En la etapa uno debes concentrarte en escuchar a tu prospecto, realiza preguntas abiertas para lograr que el prospecto emita todas sus inquietudes, dudas, comentarios, así el cliente podrá hacerte saberte sus verdaderas necesidades. Para lograr negociaciones exitosas (ganar-ganar), es muy importante escuchar atentamente a tu prospecto y hacer las preguntas adecuadas.



lunes, 25 de noviembre de 2013

Interesante: 5 proyectos absurdos que hicieron millonarios a sus emprendedores

Aunque parezca difícil, algunas veces dar con la clave para hacer dinero es muy fácil. En ocasiones, sólo hay que tener una idea de lo más absurdo. Triunfar con un negocio suele ser fruto de un gran esfuerzo, que normalmente se inicia con una buena idea y continúa con otros factores, pero también hay veces en que una idea por la que nadie apostaba al principio acabe convirtiéndose en un negocio rentable, informa Forbes

1. Pet Rock: Cómo hacerse rico vendiendo piedras

Es la idea que a Gary Gahl le hizo ganar 15 millones de dólares en los primeros seis meses. Este ejecutivo de publicidad decidió vender rocas sobre una cama de heno como si fueran “mascotas sin complicaciones”. Cada roca costaba 3,95 dólares.

Fe el resultado de una conversación donde sus amigos se quejaban de los complejos cuidados que debían de darle a sus mascotas, y del problema que representaba entrenarles para que no causen destrozos en su casas.


2. Smiley: “Tenga un buen día”

Lo que nosotros conocemos como Smiley, la mítica carita feliz amarilla, tiene una historia detrás que hizo ricos a
Bernard y Murria Spain con ganancias de 500 millones de dólares. En 1963 la primera persona dibujó la carita feliz a un cliente, pero más tarde, los dos hermanos Spain, decidieron comprar los derechos legales y sacarle potencial a la carita feliz amarilla junto a la frase “Have a nice day”, en español, “Tenga un buen día”.

Smiley se ha convertido en un elemento fundamental de la cultura de Internet, con GIFs animados y otras representaciones gráficas, así como el omnipresente emoticono textual :-) o :) , del que surgieron los demás.


3. Slinky: Una lección de física inesperada

El juguete llamado Slinky, una muelle sin espiral, fue un tropiezo de James Richard, que dejo caer un resorte de tensión. Este error le hizo vender los primeros 400 juguetes en 90 minutos. Y le ha supuesto unas ganancias de 250 millones de dólares.

El diseño del Slinky se modificó rematando los bordes por seguridad y ha permanecido prácticamente inalterado desde entonces, es decir, un muelle con 80 espiras con una constante de elasticidad muy baja que permite alargarlo más de cinco metros.


4. Snuggie: La famosa ‘batamanta’

Conocida en España como ‘la batamanta’. Su creador es Boilen Scott, el presidente de Allstar Products. Se cree que el éxito de este producto se debe a la inversión de 10 millones de dólares destinados a su publicidad. Pero el resultado es que esta idea tan simple ha creado ganancias de aproximadamente 200 millones de dólares.

En Estados Unidos, durante 2009 la marca Snuggie se convirtió en todo un fenómeno cultural después del éxito que tuvieron varias parodias de sus vídeos de la teletienda. De forma similar, en España la prenda se popularizó con el nombre de ‘batamanta’, siendo referida así en los medios de comunicación.


5. iFart: La aplicación que simula pedos

Una idea que ha hecho rica a una persona dentro de las nuevas tecnologías. La app iFart simula el sonido de un cojín de broma en el iPhone. Esta absurda aplicación fue descargada más de 100.000 veces durante sus dos primeras semanas y ha hecho ganar a su creador Joel Comm unos 400.000 dólares.


iFart Mobile fue una de las aplicaciones más descargada en su momento. Únicamente está disponible para iPhone y su finalidad no es otra que pulsar un botón y escuchar una flatulencia. Eso sí hay diferentes tipos.

lunes, 18 de noviembre de 2013

3 errores de los emprendedores al negociar

Toda interacción con un cliente potencial es una negociación. No limites esta acción únicamente al momento de hablar de dinero.

Por Jim Camp

“¡Muéstrame el dinero!” (Show me the money!) -la famosa línea de la película Jerry Maguire- muestra la clase de actitud optimista que encanta a los emprendedores. Pero como coach de negociación profesional con casi tres décadas en las trincheras, asocio esa frase pegajosa con algo totalmente distinto.

La realidad es que muchos emprendedores empiezan a pensar en la negociación (esto involucra la palabra “negociar”, establecer una reunión y el proceso en general) sólo cuando es momento de mostrar el dinero. En otras palabras, en las mentes de casi todos los dueños de Pymes, una negociación es cuando el dinero habla.

Pero nada más alejado de la realidad, y no puedo ni imaginar los millones de dólares que los emprendedores han perdido en la historia de sus negocios definiendo la negociación de forma tan limitada. La negociación es el esfuerzo para conseguir un acuerdo entre dos o más partes, con cada parte teniendo derecho a veto. Es cierto, el tema del dinero generalmente está involucrado en el proceso, pero una buena negociación tiene otros componentes críticos que muchos emprendedores dejan al margen.

Esto es lo que probablemente estás haciendo mal y cómo arreglarlo:

1.    Piensas que le has dicho a la otra parte todo lo que necesita saber

¿Las siguientes letanías te suenan familiares? “Mi producto tiene ingredientes orgánicos”. “Mis servicios tienen garantía de devolución”. “Mi servicio de atención al cliente está disponible 24/7”.

Lo lamento, pero ésos son sólo hechos. Lo que debes hacer es proveerle a tu socio potencial una visión. Y no estoy hablando de los “beneficios”, que únicamente son los hechos reempaquetados. Ésta es la secuencia: Después de que describas el ‘dolor’ y la insatisfacción de la otra persona, le presentas una imagen real de cómo sería su vida después de usar tus productos o servicios.

En otras palabras, enfócate en el cómo lo que estás vendiendo cambiará dramáticamente el problema del consumidor. Después deja que la persona absorba las especificaciones de esta nueva paz mental de la que disfrutará si hace negocios contigo.

2. Fracasas en conectar la visión con tu precio

Si conoces el problema o dolor de tu cliente potencial (que puede ser tan simple como la inhabilidad de su proveedor actual para cumplir con las fechas de entrega) y le has recordado la visión del mismo y explicado cómo solucionarlo, entonces es momento de alinear tu promesa con un costo.

Muchos emprendedores ven a su propio bien o servicio como simplemente otro producto que el comprador potencial obtendrá, o un servicio que reemplazará al que actualmente utiliza. Sin embargo, si lo que ofreces es único, entonces no le presentarás a la otra parte una oferta intercambiable, sino una oportunidad atada a una mejor visión de lo que has pintado para el comprador. Estas oportunidades generalmente tienen precios más altos, y debes estar preparado para defenderlos.

3. Fallas en notar que cada momento con un cliente potencial es una negociación

Esto refiere a mi observación original de que muchos emprendedores identifican a la negociación como un marco de tiempo muy estrecho en el que discuten sobre dinero. No obstante, si únicamente el tiempo que te toma cerrar el trato es cuando estás “negociando”, ¿entonces qué estás logrando cuando haces networking o participas en ferias y eventos de la industria? Y si estás guardando la negociación para un futuro, ¿simplemente estás repartiendo tarjetas de presentación?

Cada instante que pasas con alguien con quien podrías hacer negocios (podría ser cualquier persona que conozcas en cualquier lugar) es una oportunidad de crear una visión para él o ella. Si ofreces un trato cálido y confiable durante una negociación formal, entonces disponte a aplicar el mismo trato en un evento de la industria y observa cómo las demás personas notan que puedes ayudarlas a alcanzar sus metas.


Toda interacción con un cliente potencial es una negociación. No es necesario estar en una sala de juntas para que lo sea.

domingo, 10 de noviembre de 2013

5 Negocios Rentables para emprender sin moverte de casa

¿Has estado buscando ideas de negocios rentables entre la gran cantidad de información sobre este tema que se encuentra en Internet y no encuentras nada que se adapte a ti?

En el mundo sin rostro de Internet y los libros de investigación, puede parecer que las opciones para los negocios ​en el hogar son bastante sosos. Sin embargo, con un poco de pensamiento con la parte izquierda del cerebro (la que posee la creatividad) serás capaz de conseguir una idea de negocio rentable desde casa.

Aquí están 5 ideas de negocios rentables para iniciar desde tu propia casa. Alguna de estas ideas puede ser la que estás buscando, así que no desesperes y mucha suerte con tu búsqueda:

1. Diseñador de moda freelance:
¿Te gusta tejer, coser o hacer diseños? Hay un enorme mercado para los artículos de moda online hoy en día, sobre todo en las generaciones más jóvenes que están cansados ​​de utilizar todos los mismos modelos de ropa. Promueve tu negocio a los amigos, la familia y por medio de programas de marketing online.

2. Planificador de eventos:
Si tienes un ojo para el detalle y un gusto impecable, esta puede ser la opción de negocio en casa para ti. La mayor parte de la planificación se puede ejecutar desde tu propia casa y para realizar la otra parte tendrás que moverte. Para promocionar tu negocio tendrás que realizarlo mediante el boca a boca haciendo buenos trabajos y de forma online mediante plataformas de marketing por Internet.

3. Compraventa de coches antiguos:
Llamando a todos los amantes de los coches! Para aquellos que se encuentran a sí mismos babeando sobre las colecciones de coches, piensa en ofrecer tus servicios a la gente que realiza colecciones buscando los vehículos que necesitan para completarla, mientras obtienes una comisión del 5 al 10%. Lo peor de este negocio es la inversión que tienes que realizar en los vehículos, pero puedes obtener créditos de forma sencilla para este fin.

4. Asistente Virtual:
Para los auxiliares administrativos que sean muy organizados, podéis finalmente tener la oportunidad de ser vuestro propio jefe! Muchas empresas están pagando a auxiliares administrativos independientes, llamados “asistentes virtuales” para realizar trabajos de mecanografía, fax y otras tareas de oficina por un precio pactado. Estos trabajos suelen pagar entre 20 € y 40 € por hora.

5. Cocinero de comida para llevar:

Hay muchos padres que no encuentran el tiempo suficiente para hacer comidas nutritivas para sus hijos, a pesar de que quieren mantenerlos sanos y en forma. Si eres un buen cocinero, con excelentes valores nutricionales, puedes pensar en iniciar una empresa de preparar comida preparada, donde entregas la comida diaria de los niños antes de mediodía. También puedes enfocar este negocio para preparar comida para los trabajadores de grandes empresas que no tienen tiempo para prepararla ni ir a comer a un restaurante.

Fuente: TodoStarups

lunes, 28 de octubre de 2013

Cuánto vale lo que ofreces? Paso a paso cómo ponerle precio a lo que haces

poner precio a tu trabajo
¿Cuánto vale lo que ofreces? Paso a paso cómo ponerle precio a lo que haces: Si eres gerente de tu propia empresa o estás pensando en montar tu negocio propio, este es un artículo especial para ti. Pero si no lo eres (ni tienes intención de serlo) yo te diría que no descartes esta estrategia porque poco a poco las empresas comienzan a evaluar a sus colaboradores de la misma manera que lo harían con sus proveedores o socios estratégicos, e incluso áreas como Recursos Humanos o IT son consideradas proveedores internos y deben trabajar con los mismos parámetros con que lo harían con clientes externo. Así que esta estrategia te puede ser de mucha utilidad para comenzar a valorar lo que ofreces en tu empresa de una manera diferente.

Por: Gabriela Turiano

Antes, asignarle valor a un producto o servicio era tan simple como calcular el costo de sus componentes y sumarle un markup o ganancia esperada. Pero en los últimos años, el valor de un producto o servicio comenzó a medirse de una forma más novedosa utilizando conceptos más subjetivos como el valor agregado y el valor percibido.

Aquí comparto contigo un “paso a paso” de 3 factores para considerar a la hora de querer conocer y cuantificar el valor de tus servicios:

Número 1 – Todo se mide en resultados.

No importa si el servicio que prestas es asesoramiento, entrenamiento, auditoría, coaching, consultoría. A tu cliente le da francamente lo mismo. Lo que va a motivarlo a sentir que tu servicio tiene un valor agregado es saber qué es lo que va a obtener, es decir, cuáles serán sus resultados.

Así que si te dedicas a las capacitaciones (dentro o fuera de una empresa) realmente no importa que muestres tus servicios como entrenamientos para Lideres donde aprenderán cómo gestionar un proyecto, cómo utilizar las herramientas técnicas del proyecto, cómo calcular TIR y VAN (variables del proyecto), etc. Sino que debes encontrar y potenciar qué beneficios o resultados le traerá a esa persona estar más capacitado.

Por ejemplo: al obtener mejores herramientas para el Liderazgo, esta persona tendrá mayor control de sus proyectos a cargo, podrá tomar mejores decisiones, será una mejor guía para los colaboradores que trabajen con él, generando sinergias en el equipo y no sólo alcanzando los mejores resultados económicos para la empresa sino favoreciendo el trabajo en equipo, un mejor clima organizacional y hasta reduciendo la rotación. ¿Qué tal se ve ahora la capacitación? ¿Ves cómo cambia la idea de valor agregado?

Número 2 – Tangibilizar los resultados

Realmente esta palabra es rara pero quiero que me entiendas lo que quiero decir: hacer que los resultados sean lo suficientemente tangibles y concretos, hasta expresarlos numéricamente si es posible. ¿Cuánto dinero vas a ganar? ¿Cuánto dinero te vas a ahorrar? ¿Ahorro de impuestos? ¿Reducción de desperdicios?

Siguiendo con el ejemplo anterior, las habilidades obtenidas por el equipo de Liderazgo permitirán ganar 2 puntos adicionales en el margen de cada proyecto, adicionalmente se prevé que la sistemática gestión de proyectos dentro de este marco de acción, generará entre un 5 y un 10% de incremento en la satisfacción de los colaboradores, medido a través de la encuesta de clima organizacional que anualmente se practica. ¿Lo ves? Simple también. Traduce beneficios en números y captarás la atención hasta de tus clientes más analíticos.

Número 3 – Conocer el valor percibido

Aquí está la parte más subjetiva de la cuestión. Pero que sea subjetiva no significa que está totalmente fuera de tu control. El valor percibido tiene mucho que ver con la situación actual y la necesidad del cliente. Si lo que ofreces es un entrenamiento con los beneficios del ejemplo, en una empresa donde los resultados económicos están acariciando el terreno de la pérdida, probablemente este servicio y sus beneficios tendrán un mayor valor percibido que lo que sería para una empresa que busca la mejora continua pero que no tiene su operación en riesgo.


Un paso a paso de 3 factores que te ayudan a ponerle precio a tus servicios y a conocer qué variables debes dominar para poder hablar de “valor” con tus clientes.