lunes, 24 de septiembre de 2012

Deja atrás tu falta de entusiasmo, Motívate a emprender!


Uno de los principales obstáculos para los emprendedores es la falta de entusiasmo. Te decimos cómo vencerlo.
Una de los principales males de la economía actual, dicen los expertos, es la falta de entusiasmo. Es que todos quieren ser dueños de su negocio, trabajar por sus ideas, en definitiva, ser sus propios jefes; sin embargo, sólo un pequeño grupo de "valientes" se atreve.''

No se trata de conocimiento, pues no es difícil adquirirlo durante el camino; con ganas, trabajo y apoyo, las cosas se van dando.
Por el contrario, los únicos dos elementos que pudieran obstaculizar el camino de una persona con ideas son: el financiamiento y las ganas. El primero está mucho más cerca de lo que algunos creen, pero lo grave es cuando falta lo segundo. Si no tienes entusiasmo, estás quebrado antes de siquiera empezar.''La pregunta es ¿Cómo generar ese ánimo que necesitamos para emprender? Lee atentamente:''

Una buena idea.'Si tienes una buena idea, innovadora, has identificado una oportunidad o algo que podría darte buenos dividendos, debes aprovecharla. Piensa que si no lo haces tú, cualquier otra persona lo hará. Alguien podría estar en algunos meses más disfrutando de tu éxito.''
Más dinero.'Crear tu propio negocio es una de las mejores manera de obtener mayores ingresos. El potencial de ganancia y crecimiento económico es mucho mayor, y tienes la posibilidad de convertirte en un reconocido empresario. ''

El derecho a equivocarse.'Nadie es perfecto, por lo que todos tenemos la posibilidad de fallar en alguno de nuestros intentos. Así lo han comprobado las grandes figuras empresariales de la actualidad, que tienen en común el haber pasado por varios fracasos antes de llegar a la cima del éxito. Por eso, debes dejar a un lado el miedo a emprender… y fracasar. ''

Es posible contagiar a otros. El entusiasmo genera un efecto multiplicador. Indudablemente la falta de ganas produce que otros se desganen, pero lo importante es también recordar que el ánimo produce más ánimo. Con ello, tienes la posibilidad de ayudar a todos quienes te rodean e incentivar a un equipo para que te acompañe en tu aventura.''Como pensamos es como actuamos '

La clave es pensar siempre que los proyectos resultarán. Los coach siempre cuentan la historia de un general que intentaba expulsar a unos invasores de su país, pero sus soldados estaban desanimados por las trágicas profecías de un vidente.''

Al enterarse, el general convocó a sus oficiales y les dijo que el cielo mostraría el resultado de la contienda. Así que tiró una moneda al aire diciendo que si salía cara ganarían, mientras que la cruz daba la razón al vidente. Al caer, la moneda mostró cara, lo que elevó el entusiasmo de los soldados, infundiéndoles valor y ganando la batalla. Lo que ellos no sabían era que la moneda tenía cara a ambos lados. ''

La historia es clara: como pensamos, es como actuamos. Si quieres que tu negocio resulte, debes ver la forma de autogenerarte ese ánimo.

lunes, 17 de septiembre de 2012

Algunos fallos frecuentes al crear una empresa


Crear una empresa es algo muy bonito lleno de ilusiones y de muchas ganas, aunque también supone una ardua tarea en ocasiones repleta de complicaciones que hay que ir solucionando de la mejor forma posible.

Por: Óscar Sánchez

Y es que, aunque la motivación y las ganas invadan cada uno de los poros de tu piel, cometer determinados fallos es bastante común entre los emprendedores noveles.

Es por ello que hoy queremos decirte cuáles son esos errores para que tú no los cometas y puedas convertirte en el mejor emprendedor del mundo.

Escoger al socio incorrecto

El socio al que elijas para que te acompañe en tu gran aventura emprendedora va a compartir muchas horas contigo y vais a estar juntos la mayor parte del tiempo. Además, será la persona con la que lances tu negocio y quien te apoyará en los malos momentos y te ayudará a salir de ellos. Por este motivo, es de suma importancia que decidas trabajar junto a una persona a la que conozcas bien, que sepas que trabaja estupendamente y con la que te lleves a las mil maravillas para evitar posibles problemas en vuestra relación.

Hay que ser realista

Aunque a ti te encante tu proyecto, es evidente que no todo el mundo va a pensar lo mismo de él. Por ello, si ves que no funciona no te empeñes en seguir con una estrategia que no te está dando resultado. A veces es necesario cambiar ciertas cosas en los negocios para que empiecen a funcionar. ¡No te pongas barreras!

Deja que te asesoren

Hay emprendedores que creen que pueden hacerlo todo solos. Pero, en el mundo empresarial, vas a necesitar la ayuda de muchas personas que se encarguen de temas financieros o administrativos, por ejemplo, así como de la decoración de tu local o de muchos otros aspectos que pueden estar presentes en una empresa.

Querer abandonar el proyecto al primer contratiempo

Lo fácil es dejarlo y abandonar la nave cuando se ven las primeras complicaciones. No hay que tomar decisiones en caliente y menos cuando se juntan tres noticias negativas sobre la evolución del proyecto. Hay que esperar, retirarse en el espacio y esperar a que las aguas y las buenas noticias lleguen, porque éstas vienen siempre que hay esfuerzo, dedicación y perseverancia.

Así que, si quieres tener éxito en el mundo empresarial intenta evitar estos errores. Es evidente que siempre vas a tener algún fallo, pero no olvides que siempre hay que sacar el lado bueno de las cosas y que de los errores se puede aprender muchísimo. ¡Qué nada te desanime!

viernes, 14 de septiembre de 2012

Cinco claves para el éxito emprendedor


Capitalízate con cabeza: La búsqueda de capital es el primer paso y el más importante a la hora de crear un­, y debe ser estudiado con detenimiento por los emprendedores. Los inversores que aportan su propio dinero, normalmente a cambio de acciones (Business Angels), o las sociedades de capital riesgo (Venture Capital) son dos opciones muy válidas, pero será conveniente buscar inversionistas que comprendan bien el núcleo del negocio que el emprendedor quiere desarrollar y el hecho de que ya tengan otros clientes ubicados en sectores similares al de la empresa que ahora se crea.

Por: OPENBRAVO

Sé digital: Hoy en día la mayoría de los negocios deben estar “on-line” para poder ofrecer sus productos y servicios tanto a los consumidores como otras empresas. Por ello, las soluciones tecnológicas deben ser adecuadas y cubrir esta interacción con su público así como la gestión propia del negocio. Las tecnologías en entorno web facilitan esta interacción simplificando enormemente todo los procesos y su integración.

Ajústate a tus necesidades reales en cada momento: A la hora de establecer las bases tecnológicas de la compañía hay que tener en cuenta que hay que cubrir las necesidades actuales y prever el futuro crecimiento. Resulta fundamental evitar malas inversiones en sistemas de gestión que no se puedan ajustar a la empresa a medida que ésta evoluciona o dotarse de soluciones “sobredimensionadas” desde un principio. Por ello, es fundamental que los sistemas que se utilicen sean ágiles, flexibles y escalables para que faciliten el crecimiento de la compañía y se adapten de forma sencilla a los continuos cambios del mercado.

Apuesta por el coaching tecnológico: Cuando una nueva compañía se decanta por una determinada solución tecnológica recibe asesoramiento previo a la implantación de la herramienta en la empresa. No obstante, a partir de ese momento el emprendedor debe también tener en cuenta factores tan importantes como el mantenimiento o la evolución de la solución y, para ello, es de suma importancia disponer de un socio experto que le oriente y con el que establezca una relación de confianza.

Abre tu mente… y tu empresa al mundo: Por último, hay una pregunta que todo emprendedor debe hacerse: ¿dónde está el límite de las fronteras para mi negocio? Quizá al comienzo, pensar en una expansión internacional puede resultar apresurado, pero las empresas evolucionan, la situación económica del país no siempre es la adecuada para tus objetivos comerciales y la solución de gestión no puede ser un lastre para el crecimiento. Una  solución tecnológica fácilmente ampliable y abierta a la internacionalización, permite crecer al mismo tiempo que crecen las fronteras de tu negocio.

Fuente: Altonivel

lunes, 10 de septiembre de 2012

Pros y contras de emprender montando una sociedad civil


La sociedad civil es un contrato entre dos o más socios, a través del cual las partes se obligan voluntariamente a poner en común dinero, trabajo o medios industriales, con el objetivo de repartir entre ellas el beneficio obtenido por la actividad. Está fórmula es la elegida por algunas personas por las ventajas que presenta, frente a otras opciones más caras o con una operativa más compleja.

Sin embargo, es importante conocer por qué la sociedad civil no siempre es la mejor estructura mercantil para dar soporte a un negocio.

Por Pablo Herrero

Requisitos básicos para montar una sociedad civil

La sociedad civil es una estructura mercantil muy básica, en la cual se requiere que participen al menos dos socios. El capital que deben aportar es mínimo, pudiendo constituir la sociedad con 1€. Los trámites, aunque pueden variar dependiendo de la CC.AA. donde se ejecuten, suelen ser bastante sencillos y se puede montar la sociedad en cosa de horas, de un día para otro. Se exige un contrato privado que recoja la naturaleza de las aportaciones y la distribución de la participación de los socios en las pérdidas y ganancias de la sociedad.

Al menos, uno de los socios que esté de alta en el régimen de la Seguridad Social correspondiente. Se necesita obtener el NIF correspondiente a la sociedad y, en el caso de aportación de bienes inmuebles o derechos reales, se necesita acudir al notario para firmar la escritura pública.

El hecho de que, para constituir una sociedad civil, los requisitos sean más sencillos que en otras alternativas de sociedades, es lo que lleva a algunas personas a optar por esta fórmula. Pero ojo porque no todo son ventajas. En el siguiente apartado, veremos los pros y contras principales de la sociedad civil..

Pros y contras de la sociedad civil

La principal ventaja de la sociedad civil es la sencillez desde el punto de vista administrativo, ya desde el momento de realizar los trámites de constitución. Una vez en funcionamiento, también, al no estar obligada a presentar libros de cuentas o a un control de las cuentas bancarias. La tributación de los beneficios, si los hubiera, la hará individualmente cada socio, al tipo que corresponda del IRPF de cada uno de ellos, lo que beneficiará a los que tengan uno inferior al 35%, al que tributarían en el Impuesto de sociedades

A diferencia de otras fórmulas mercantiles, la sociedad civil no exige la aportación de una cantidad importante de capital para su constitución. Los 3000€ de capital mínimo exigidos para poder dar de alta una sociedad limitada son una barrera para algunos emprendedores que no quieren o pueden disponer de esa cantidad.. Aportar menos capital puede parecer interesante para arrancar un negocio, pero desde el punto de vista empresarial, hay quien no ve con buenos ojos una sociedad civil por ser una fórmula mercantil menos rigurosa que otras, que sí exigen aportar más a los socios. Es decir, si apenas cuesta dinero montar una sociedad civil, lo interpretan como un nivel de compromiso más bajo de los socios.

La mayor precaución que hay que tener con la sociedad civil está relacionada con la limitación de la responsabilidad de los socios. En la sociedad civil, la responsabilidad de los socios es ilimitada, respondiendo cada uno con su patrimonio. Esto echa para atrás a muchos que se plantean optar por esta situación, dado que les podría acarrear problemas de índole muy grave en caso de ser demandados o de no poder frente a un pago. Esto es para pensárselo bien, ya que lo que al inicio de la actividad empresarial puede parecer un camino de rosas, en el futuro puede convertirse en todo lo contrario.

Conclusiones

La sociedad civil es una fórmula interesante para poder iniciar una actividad empresarial, por su sencillez administrativa, desde el momento de la constitución, y los bajos requisitos de aportación de capital. sin embargo, siempre deben tenerse en cuenta todos los aspectos prácticos de la misma, no siendo recomendable en situaciones en las que, por ejemplo, se requiera un volumen de endeudamiento importante.

Tampoco conviene perder de vista a la hora de analizar la conveniencia de este tipo de sociedad, situaciones en las que se esté expuesto a demandas. Por ejemplo, en el caso de un medio online, que pudiera ser demandado por un uso de una imagen, las consecuencias para los socios podrían ser muy desagradables y tener un impacto nefasto en su patrimonio personal. En este caso, ante este riesgo, tal vez sería más prudente optar por la fórmula de la sociedad limitada.

Fuente: Blog de Sage

lunes, 3 de septiembre de 2012

Las 33 claves para emprender de Eric Ries.

«Tenemos la capacidad de construir prácticamente cualquier cosa que nos imaginemos. La pregunta clave no es ¿puede construirse? sino ¿debe construirse? Esto nos coloca en un excepcional momento histórico: la prosperidad de nuestro futuro depende de la calidad de nuestra imaginación colectiva (…) 
» Si nos centramos en la eficiencia funcional, perdemos de vista el auténtico objetivo de la innovación: aprender lo que hasta ahora es desconocido. (…)
» ¿Si dejáramos de hacer que la gente perdiera el tiempo, que harían con él?
«No hay nada tan inútil en el mundo como hacer con gran eficiencia lo que no debería hacerse en absoluto». Peter Drucker
En el viaje a Silicon Valley en otoño me encontré en muchas estanterías el mismo libro: The Lean Startup, de Eric Ries. Me sentía como un espía, haciendo fotos de los libros que había en las estanterías de las empresas que visitábamos.
 Por: Begoña Martínez. 
Ya había visto que estaba recomendado en la lista del MBA Personal, así que esto me acabó de convencer. Desde que lo leí, lo recomiendo a todos los que están montando su propia empresa. Si este verano solo lees un libro de empresa, lee el MBA Personal. Si ya lo has leído o vas a leer dos, sigue con The Lean Startup. A mí me ha ayudado a tomar muchas decisiones difíciles en Júramelo.
Eric dice en este libro que una teoría completa sobre este tema debe incluir:
1. Los conceptos clave: visión, concepto, desarrollo de producto, marketing, ventas, crecimiento, socios, distribución, estructura y diseño de la organización.
2. Un método para medir el progreso en un contexto de extrema incertidumbre.
3. Una guía para tomar decisiones comprometidas:
  • Cuándo y cómo invertir en procesos
  • Formular, planificar y crear infraestructura
  • Cuándo emprender en solitario y cuándo asociarse
  • Cuándo responder al feedback y cuándo ser fiel a la visión
  • Cómo y cuándo invertir en el crecimiento del negocio.

4. Sobre todo, debe permitir al emprendedor hacer predicciones que se puedan probar.
A continuación tenéis mi resumen en 33 claves de The Lean Startup en español: son citas del libro que he traducido libremente o parafraseado, seleccionadas de la lista de destacados de mi Kindle.
1. Emprender sí es gestionar.
Últimamente parece que emprender mola y dirigir es un rollo. Pues no, hay partes muy aburridas de emprender también.
2. Caos vs gestión: el «Just do it».
Hacer planes y predicciones es útil cuando se basa en un historial de operaciones largo y estable, en un ambiente relativamente estático. Las startups no tienen ni lo uno, ni lo otro. Como los directivos tradicionales no resuelven este problema, hay emprendedores e inversores que lo mandan todo a la porra y adoptan la escuela de emprendedurismo que Eric llama «Just do it». Esta escuela cree que si la dirección es el problema, entonces el caos es la solución. Desgraciadamente, esto tampoco funciona.
3. Qué se debe construir.
El objetivo de una nueva empresa es averiguar qué se debe construir (aquello que los clientes quieren y por lo que pagan) tan rápido como sea posible.
4. El aprendizaje probado (validated learning)
Es el proceso de demostrar empíricamente que un equipo ha descubierto verdades valiosas sobre el presente y el futuro del negocio de la empresa. Aprende rápido, aprende a menudo. (Esto es un remake del “fracasa rápido, fracasa a menudo” y a mí me suena bastante mejor).
5. Experimentos e hipótesis.
Avanzamos cuando pensamos en cada nueva empresa es un gran experimento. La pregunta no es ¿se puede construir esto? sino ¿se debe construir? ¿Podemos crear un negocio alrededor de esto?.
6. Hipótesis de valor: ¿Este producto realmente proporciona valora los clientes que lo usan?
7. Hipótesis de crecimiento: ¿Cómo descubren los clientes el nuevo producto?
8. Los early adopters.
La clave no es encontrar el cliente medio sino a los pioneros (los early adopters). Los que te necesitan tanto que te perdonan los fallos y te dan feedback.
¿Reconocen que hay un problema que intentas resolver?
¿Si hubiera una solución, la comprarían?
¿Nos la comprarían a nosotros?
¿Podemos construir esa solución?
La teoría es genial, pero no sirve de nada hasta que la pones en práctica.
9. El motor de crecimiento.
El motor de crecimiento es: construir-medir-aprender. Cada iteración es un intento de arrancar este motor. Una vez que está arrancado, se intenta subir y subir de marcha.
Ideas > construir > producto > medir > datos > aprender > ideas > construir > producto…
10. Los saltos de fe.
La parte más arriesgada son las conjeturas, los saltos de fe (leap-of-faith assumptions). De ellos depende todo. Las conjeturas más importantes son la hipótesis de valor y la de crecimiento. Son las variables que mueven el motor de crecimiento de la nueva empresa.
11. Construir el producto mínimo viable.
Una vez que tenemos claras nuestras conjeturas, el primer paso es crear el producto mínimo viable (minimum viable product, MVP) con el mínimo esfuerzo posible en el menor tiempo de desarrollo posible. No tendrá cosas que luego serán esenciales. Pero tiene un requerimiento extra: tenemos que poder medir el impacto que tiene en clientes potenciales.
12. Medir (actionable metrics).
¿Estamos avanzando? De nada sirve construir a tiempo y de acuerdo a presupuesto un producto que nadie quiere. Aquí entra la contabilidad de la innovación. Esta contabilidad tiene una unidad alternativa de medida, el hito de aprendizaje. Todo lo que se observa y se mide, mejora.
El objetivo que persigue este hito no es facilitar las decisiones: es asegurarnos de que tenemos suficientes datos cuando llegue el momento de decidir. Compara las dos empresas siguientes y piensa ¿cuál tendrá mejores resultados a largo plazo?:
La primera tiene una métrica base clara, una hipótesis sobre algo que la mejorará, y unos experimentos para probarla.
La segunda empresa debate en qué mejoraría el producto, lo aplica y si hay algo que haya mejorado lo celebra.