viernes, 23 de marzo de 2012

¿Por qué hacerse emprendedor?


Ser emprendedor es lo mejor que le puede pasar a una persona. Y no solamente a nivel profesional, que es lo que pensamos siempre primero, sino también a nivel personal. Ser emprendedor no es sinónimo de montar una empresa y hacerse empresario. Puede significar eso pero el concepto de emprender implica seguir unos valores, unos comportamientos, unas conductas tanto a nivel profesional como en lo personal.


Es una nueva forma de entender las relaciones humanas en un mundo cada vez más global. Es buscar la felicidad interna en un contexto de estrés continuado y exigencia máxima en lo personal y material.

Ser emprendedor significa creer en uno mismo. Implica tener una actitud positiva e iniciativa para crear, reinventar y lanzar proyectos. Es además querer ser proactivo ante los retos y problemas que van apareciendo en el día a día. Es querer innovar y plantear nuevas formas de ver y entender las cosas. Los valores asociados a emprender van en la línea de construir y creer en un futuro mejor. Trabajo, esfuerzo, compromiso y dedicación son la esencia de los  nuevos emprendedores, lejos de la codicia que ha rodeado a comportamientos de los nuevos ricos, propios del sector financiero e inmobiliario.

Y a nivel personal, ser emprendedor está alineado a la felicidad, a la autoestima y a la capacidad de enamorar a los más próximos y a la sociedad en general. Lo material no va con los emprendedores que suelen pensar en conceptos más amplios y ricos como la libertad, la disponibilidad de tiempo y el disfrute de la vida de una forma plena, equilibrada y sana. Lo que pasa es que después de seguir estos valores y comportamientos, el dinero llega y acompaña con éxito la aventura profesional y personal de los emprendedores.

Y de eso quiere tratar este libro, un texto pensado y escrito para todos aquellos que quieren vivir mejor, desean realizarse como profesionales y anhelan un estado de felicidad que les lleve a vivir en harmonía.

Emprender nunca ha sido fácil. Siempre ha habido, hay y habrá excusas para no hacerlo. La comodidad de trabajar para un tercero y la despreocupación que eso suele conllevar cuando hay pleno empleo en la sociedad hace que las personas tiendan a acomodarse y a no querer aspirar a un crecimiento personal, limitando el desarrollo profesional al devenir de los resultados de la empresa. Solo unos pocos pueden desde las posiciones más altas en la Dirección ser protagonistas del rumbo empresarial y de sus cambios.

1 comentario:

  1. Casualmente estaba pensando en eso el dia de hoy. Pienso que ser emprendedor va en todo desde la confianza en uno mismo hasta hacer todo lo que uno considere que es bueno para uno sin pedir aprovaciones. Ese es un emprendedor.

    ResponderEliminar