viernes, 6 de enero de 2012

La empresa puede mimar al trabajador


No sólo el temor de ser despedido martiriza al trabajador, también la idea de que el trabajo es sólo un sinónimo de nómina cobrada hace que se nuble el futuro profesional del mismo o las ganas de aportar novedades a un trabajo, a veces, roto por los años.


Hace unos meses cambié de empresa; en esta nueva sólo pedía que el compañerismo fuera honrado y poder promocionar profesionalmente sin techos, regalo concedido. Otras opciones como gimnasio, ADSL, seguro médico o jubilación privada pueden favorecer la comodidad en la empresa sin lugar a dudas. Pero no hace falta irnos a lo más caro o perseguir el sueño americano, una pyme puede tener contento a sus trabajadores con muy poco, ya que al fin y al cabo las empresas son lo que son por las personas que trabajan en ellas.

Opciones

Para que las empresas gestionen eficazmente el capital humano es imprescindible medir la relación entre la gestión de las personas, su actividad laboral y los resultados de la empresa. Algunas medidas sencillas para conseguir un mayor bienestar pueden ser:

- Permitir que algunos días el trabajador puede desempeñar su función desde su casa. No hace falta pagar una ADSL para estos días; en la empresa puede haber un módem USB para estos días si el empleado no tiene Internet en casa. Estos días son fáciles de usar cuando estamos algo mal de salud y salir al trabajo puede hacernos enfermar más, así la empresa gana a un teletrabajador en lugar de perder a un empleado.

- La flexibilidad horaria me parece un pilar en la comodidad. En muchos casos hemos trabajado con prisas, mal o dejando algo para otro día. Si podemos entrar más tarde o salir antes y, más tarde, recuperar el tiempo con otras labores o desde casa, el estrés no interferirá en la calidad del trabajo.

- El resultado no lo da una sola persona, lo da el equipo. Con esto no quiero decir más que un equipo unido puede con más que una sola persona. Cuando me refiero a un equipo unido, me refiero al apoyo en el día a día. Si un compañero tiene dudas, ayudar, si alguien necesita ausentarse unas horas en mitad de la jornada que el equipo “ponga el hombro” para que se note lo menos posible. Al fin y al cabo el trabajador debe sentirse apoyado por los que los rodean; solemos pasar más tiempo con los compañeros del trabajo que con nuestros seres queridos.

- El “coaching” sin abuso es un método muy recomendado. A veces nos atascamos y no crecemos porque no sabemos hacia dónde crecer; un profesional nos puede echar un cable con ideas nuevas y opciones que, quizás, no hayamos contemplado por la antigua idea de: “si todo funciona bien, por qué cambiarlo”.

Conclusión

Es muy importante tener a personas que tengan capacidad natural de influencia en su entorno. Van emergiendo de forma espontánea y lo bonito es ver a las que tienen ese potencial de emergencia. A final, esos son los líderes de los proyectos, y no son jefes necesariamente. Pero tienen la capacidad natural de contagiar emociones a su alrededor, de influirles; esos son los genios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario