miércoles, 22 de junio de 2011

Reputación on-line y presencia en Internet; ¿la tenemos controlada?

Reputación on-line y presencia en Internet; ¿la tenemos controlada? Los resultados que aparecen en búsquedas son una combinación de información que hemos publicado e información publicada por otros. Esta información puede, a veces, no ser de nuestro agrado ya que el abanico donde pueden aparecer opiniones sobre nosotros es muy grande.

Desde Flickr hasta Youtube son lugares donde pueden aparecer opiniones vertidas o información que no deseamos que se conozca, al menos, en un periodo de tiempo. La presencia en Internet debe estar milimetrada ya que pueden enturbiar el camino o mostrar información desafortunada.


La proliferación de las redes sociales y la facilidad de su uso, sumando su veracidad y posibilidad de crecer hacen de estos sistemas armas de doble filo. El cuidado y la protección de nuestros datos debe ser extremo; acompañando cada acción con unas credenciales responsables.

Creando una reputación honesta

La proactividad es el arma más inteligente; a esto debemos sumarle inteligencia y sentido común. A estos aspectos les añadiremos la información a crear; cuanto más contenidos positivos generen personas y organizaciones, más difícil resultará a un tercero que sus comentarios superen a estos.

La reputación en una empresa debe nacer de los quehaceres de la misma. Ya que a medida que crezca o muestre productos o servicios nuevos, los deberá acompañar de información acorde a lo que es. Si mostramos un nuevo producto informático destinado a la seguridad en la pyme deberemos proporcionar información clara y posicionarlo en canales especializados.

Vigilando el infinito

Es una tarea imposible la de vigilar Internet. Más bien, es estúpido pretender controlar todo lo que sucede en la red de redes. Una de las maneras más usadas para vigilar contenidos relacionados con nuestros servicios es la identificación con un nombre o nick de empresa. Estas credenciales argumentarán la honradez del contenido.

Al usar unas credenciales férreamente marcadas por la empresa, que argumenten su veracidad, ganaremos posicionamiento ya que cuando alguien busque nuestro nombre en un buscador como Google, los resultados que aparecen son una combinación de información que hemos publicado, más la información relacionada y publicada por otros.

Google nos ofrece una magnífica herramienta para verificar en todo momento nuestros usuarios y ver la relación que tiene en Internet. Desde este panel podremos ver los enlaces hacia nuestro usuario, los comentarios y menciones con un rápido vistazo.

Para despreocuparnos un poco podemos delegar trabajo en Google Alertas. Dentro de sus opciones podremos configurar avisos para notificarnos cuándo y quién habla de nosotros o hace referencia a algún post o comentario de nuestra empresa.

Para comprender y vigilar nuestra reputación on-line debemos tener presentes tres fases: monitoreo, identificación y contrastación de la veracidad y la fase de reposicionamiento. En la primera fase debemos centrarnos en el número de sitios donde aparece información relacionada, en la segunda podemos centrarnos en quitar los mensajes negativos y en la última aprovechar las fases estudiadas para aumentar el número de visitas a nuestros productos.

Mi conclusión

En la ecuación del cuidado de nuestros contenidos y posibilidad de aprovechar todas las opiniones vertidas podemos usar herramientas como las de Google u opciones como Trust-index cuyo objetivo es asignar un índice de confianza a una determinada información.

Fuente: Blog de Sage

No hay comentarios:

Publicar un comentario