lunes, 11 de abril de 2011

Management Buy Out y cómo seguir con la empresa

management_buy_out_articulo_landscape.jpg (350×269)
Management Buy Out y cómo seguir con la empresa; es el hecho de comprar de un negocio o empresa en sí por parte de su equipo ejecutor, apoyándose en un agente externo. Cada vez más vemos como esta práctica adentra en el hábito de la crisis tal y como la conocemos.

Esto puede ser el título de muchas de las realidades que actualmente, sin dificultad, vemos. Para la práctica del MBO debemos tener la aceptación del vendedor, que haya un equipo directivo tras esa empresa, férreas y sinceras miradas hacia la ganancia en ese negocio y por último debe estar siempre presente la posibilidad de una salida positiva del negocio al inversor.


Capital de riesgo

Para llevar a cabo esta acción debemos tener cerca la figura del Capital de Riesgo. Este agente suele ser una entidad financiera cuyo objeto principal consiste en la toma de participaciones temporales en el capital de empresas no cotizadas, generalmente no financieras y de naturaleza no inmobiliaria.

El objetivo del Capital de Riesgo es aumentar el valor del comprador para terminar recogiendo con intereses el capital prestado y restar con una fracción de entre un veinte y un cuarenta por ciento del total de la empresa adquirida. Estas prácticas las podemos ver en empresas dentro de un sector del mercado con dinamismo y proyección.

La profesionalidad del equipo directivo ante la compra de la empresa rara vez se ve manchada por las directrices del Capital de Riesgo. Se mantiene lejos pero alertado sobre cambios. A veces podemos ver cómo marcan unas directrices para evitar salir del camino hacia el éxito pero siempre respetando al comprador y evitando enturbiar las relaciones dentro del equipo directivo. Son operaciones delicadas.

Crisis financiera igual a Capital Riesgo. Capital de Riesgos igual a crisis financiera

Muchos analistas afirman que la crisis actual nace del apalancamiento de los principales fondos de Capital de Riesgos ya que no creaban flujos de dinero entre empresas. Este apalancamiento ha conseguido mover de nuevo a esta industria ya que el Capital de Riesgo puede servir como una herramienta de desarrollo económico, apoyando a los empresarios start-up y las empresas más pequeñas intentando sobrevivir.

El uso del Capital de Riesgo es positivo dentro de un estado económico precario ya que apoya a los emprendedores, mejora el ámbito legal, mejora en el clima de negocios y desarrolla de mercado de capitales. Es un arma de doble filo pero desde la inteligencia y el sentido común se obtiene un despegue con fecha de caducidad, para una vez así, poder actuar sin dependencia de terceros.

El Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo ha tenido que inyectar fondos en más de cuarenta fondos de Capital de Riesgo. Suelen ser grandes empresas organizadas a la perfección pero como en todos los campos hay errores. Ni que decir hay que esos errores son catastróficos a nivel económico.

Conclusión

El matrimonio entre el Capital de Riesgo y el MBO es sin duda una buena forma de promocionar la evolución económica de Pymes o empresas con un buen recorrido mercantil en riesgo de desaparición. Su uso es positivo siempre que estemos frente a un grupo jurídico-fiscal muy profesional, poseamos asesores y optemos por una empresa capaz de solventar rápidamente.

Es una práctica no muy conocida en España. La implantación de la misma podría dotar de versatilidad a los mercados españoles, salvar empresas que prometen y aumentar la credibilidad de producto español fuera de nuestras fronteras.

Fuente:Blog de Sage

No hay comentarios:

Publicar un comentario