lunes, 28 de marzo de 2011

Freelance o autónomo: es lo mismo

Dentro de los neologismos que recogemos tirados de la basura de otras culturas están muy de moda algunos como: “freelance” o “community manager” a este último le podemos atribuir treinta y cuatro millones de webs asociadas según Google y no es más que aquel que lee un CRM. El otro, “freelance” o “autónomo”, es lo mismo.

Pero, ¿”freelance” lo usamos como préstamo lingüístico o por necesidad? ¿Podemos decir que actualmente ser “freelance” es una necesidad para trabajar? El profesional autónomo siempre existió. Ahora lo vemos como aquel que tiene uno o más trabajos y cuenta con oficinas ajenas para trabajar en proyectos diferentes, aquel que no para de moverse, como el futuro de la religión laboral que practicamos. Alguien con capacidad de ser versátil y conmutar varias tareas en diferentes estancias de tiempo.


Cómo combatir contra varios frentes abiertos

Para llevar a cabo estas tareas el autónomo debe optar por herramientas que no le obliguen a cargar con peso o preocuparse por qué llevar a cada sitio; una de las opciones más comunes es optar por la “nube”. Este espacio nos da la libertad que necesitamos. Funciona como un cajón donde albergamos todas nuestras herramientas, proyectos o presentaciones con la facilidad de acceder desde cualquier navegador a ellas para descargar y usar.

La opinión de la “nube” se está exportando a todos los campos laborales actuales. Podemos ver como cada vez más empresas con comerciales o empleados que trabajan fuera de sus oficinas optan por opciones como Drop Box para la nube o Factusyn para facturar desde la “nube” sin necesidad de tener un PC asociado a su uso. Con una conexión a Internet y un móvil inteligente tienes tus datos en cuestión de segundos.

El autónomo omnipresente

El autónomo que está sumergido en un proyecto y debe atender a otro o el autónomo que deber dar unas instrucciones a una empresa de cómo terminar una tarea o enderezar un mal trabajo, ¿qué herramientas tiene? En este caso podemos optar por un wiki hecho para la empresa a la que le va a dedicar tiempo, con instrucciones de cómo hacerlo todo, apuntes de cómo va todo, fechas de cobro, actuaciones ante problemas, etc.

Algunos autónomos, o mejor dicho, los autónomos que disponen de tiempo optan por crear una rama distinta por cada proyecto dentro de su blog profesional. Esto dota de grosor el currículo del autónomo y de nuevo no debe llevarlo a una entrevista, sólo indica la dirección web y deja leer al contratador.

Dentro de éstas opciones podemos optar por compartir con otros profesionales o dar acceso a personas de la empresa contratante para que añada detalles, aspectos, ideas y esté mejor diseñado el proyecto a realizar. Al fin y al cabo el autónomo jamás trabaja sólo, depende de más gente; es la formación de un proyecto lo que dota de familia el trabajo a realizar.

El autónomo es evolución

Las necesidades nos hacen evolucionar y la tecnología en este caso es una fiel aliada capaz de funcionar como un trampolín para catapultar nuestras habilidades, tener cerca a gente o almacenar el contenido en datos que necesitamos para ser mejores. Esto resta en nuestros tiempos de respuestas ante nuevos proyectos o incidencias tiempo de ejecución. Casi podríamos decir que el autónomo crea un manual de sí mismo, o lo que es lo mismo, su experiencia se convierte en un espejo entre lo virtual y su memoria.

Fuente: Blog de Sage

No hay comentarios:

Publicar un comentario