jueves, 3 de febrero de 2011

El proceso emprendedor en tres pasos

Tener un negocio propio no es lo mismo que ser un emprendedor. Un “empresario” es alguien el cual, en algunos casos, trabaja por cuenta propia, ofreciendo productos y servicios a sus clientes a cambio de dinero. Sin embargo, eso no quiere decir que sean “emprendedores”. En muchos casos, sólo han creado un puesto de trabajos para ellos mismos.

Un emprendedor es alguien que supera un proceso de tres etapas, ya sea deliberadamente o intuitivamente. Este proceso es el siguiente:

1- Desarrolla una gran idea: El emprendedor tiene una idea acerca de cómo crear más valor en el mundo, pero debe bajarla a tierra. Esto lo podría realizar mediante un invento, un nuevo servicio, o incluso una idea conceptual como un libro o una película.

2- Ejecuta la gran idea: El emprendedor debe “empaquetar” su gran idea de manera que se pueda vender a sus clientes. En este paquete se debe tener en cuenta la marca, el backend, frontend y si se trata de algo tangible o intangible.

3- Promueve y comercializa la gran idea: El emprendedor desarrolla e implementa una estrategia de marketing para promocionar y vender su gran idea.

Un emprendedor es alguien que entiende este proceso, y puede usarlo cientos o incluso miles de veces: Tener la idea, prepararla y venderla. La clave a tener en cuenta es que un vendedor no es necesariamente un emprendedor. El vendedor solo ejecuta el tercer paso. El vendedor promociona y vende ideas que han sido preparadas por otros. Un emprendedor realiza los tres pasos.

Además, es importante darse cuenta de que el “marketing” no se trata sólo de vender, promover, hacer llamadas en frío, enviar emails, hacer publicidad, seminarios o incluso hacer discursos o escribir artículos. El marketing es efectivo si tienes los derechos sobre tu idea, la forma de llevarla a cabo bien aceitada y la promoción de los derechos y comercialización. Por ejemplo, puedes ser el mejor vendedor del mundo, pero si tienes un mal producto, no vas a vender tanto como crees.

El problema es que aquellas personas que llevan a cabo solo el tercer paso, seguramente tengan la capacidad de hacer también los dos primeros pasos, el tema es que nadie les ha mostrado el camino, o no han recibido estímulo y apoyo para hacerlo todo.

¿Cuántas escuelas enseñan este proceso emprendedor a los niños? ¿Nuestra sociedad fomenta la creación, producción y venta de las grandes ideas? Definitivamente no. De hecho, la mayoría de los emprendedores experimentan lo contrario con respecto a eso. Los pesimistas siempre tratan de desalentar cuando un emprendedor quiere salir adelante con su idea. Es por eso que ser emprendedor es uno de los trabajos más difíciles en el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario