domingo, 9 de enero de 2011

La Responsabilidad Social y los Emprendedores

Hoy los consumidores no sólo buscan un producto que pueda satisfacer una necesidad, que sea de calidad y no cueste mucho, sino que además sea respetuosa con el medio ambiente, que impulse de alguna manera el desarrollo de una comunidad y que venga de una empresa que garantice su compromiso con el progreso de una sociedad. La responsabilidad social (RSE) es, entonces, una nueva manera de hacer negocio.


“Esas exigencias de la sociedad hacia las empresas, hacen que hoy en día todos los empresarios deban pensar en implementar buenas prácticas de RSE, que les permita mejorar sus sistemas de gestión, identificar nuevas oportunidades de negocio y minimizar los riesgos legales, sociales y ambientales de su empresa, con el objetivo de incrementar sus niveles de competitividad y sostenibilidad”, explica Patricia González, jefe de RSE de la Cámara de Comercio de Bogotá.


Consejos de RSE para emprendedores:

1. Aprovechar y generar oportunidades de negocio asociadas al concepto de responsabilidad social, tales como los mercados verdes, los negocios inclusivos y los emprendimientos sociales.
2. Desde el arranque de las nuevas empresas, incorporar los principios y prácticas de RSE en su planeación y gestión.
3. Enfóquese en su primer grupo de interés, es decir, sus empleados.
4. Pregúnteles qué les interesa a ellos, si les interesa ayudar y en qué. Presénteles opciones de voluntariado, de donación, etc.
5. Entienda su cadena de valor y cómo puede ayudar, desde cada uno de los eslabones, a las poblaciones de bajos recursos.
6. Dependiendo del lugar donde está, entienda la comunidad. Establezca alianzas con otros emprendedores para ayudar a esa comunidad.

Los errores más frecuentes de las empresas al hacer RSE:

1. Pensar que sólo es para grandes empresas.
2. Creer que sólo tienen responsabilidad las empresas que ocasionan daños ambientales o sociales.
3. Considerar que la RSE solo implica hacer donaciones.
4. Creer que es sólo cumplir con la ley.
5. No involucrar a la alta dirección en la gestión de los proyectos de RSE.
6. Creer que la RSE es una cosa de una sola vez.
7. Pensar que la responsabilidad social es pagar prestaciones y salarios a tiempo.
8. No conocer y no entender bien la RSE, sobretodo los microempresarios y los emprendedores –dependiendo claro, de algunas características exógenas-.

No hay comentarios:

Publicar un comentario