martes, 25 de enero de 2011

El Emprendedor que Llevamos Dentro

Hoy en día, teniendo en cuenta la alta cifra de desempleados, lo difícil que es encontrar un empleo estable y la situación económica de muchos países, la idea de ser dueños de nuestro propio destino es muy tentadora.

Todo ser humano en su interior tiene un talento que a lo largo de su vida tiene que encargarse de desarrollar. No todos llevamos un emprendedor dentro que nos empuje a materializar el negocio con el que siempre habíamos soñado, pero todo es cuestión de entrenamiento.

Muchos emprendedores primero tuvieron que estar dispuestos a afrontar nuevos desafíos y reinventarse a pesar de los problemas que traiga la vida. Esa es una de las claves principal, para ser un emprendedor, hay que adiestrar nuestra menta con pensamientos positivos y emprendedores.

Hay que trabajar mucho nuestra parte emocional y cambiar la forma de ver el mundo. No hay que olvidar que para empezar lo primero que se debe hacer es determinar qué producto o servicio puede ofrecer al mercado.

No hay que confundir una idea con un proyecto. Una persona puede tener una brillante idea, un excelente producto para el mercado, pero sólo queda en eso en una idea. Es necesario que con esa idea se pueda armar un proyecto plasmando las pautas para llevarlo a cabo.

Para emprender uno tiene que estar dispuesto a cambiar completamente su modo de ver el mundo, de pensar y de ser. Teniendo un producto o servicio que los demás están dispuestos a comprar, uno tiene que confiar en sí mismo para salir al mercado y ofrecerlo, y para negociar un precio justo por el valor que aporta.

Hay que estar preparado para el éxito así como también para el fracaso, ya que muchas personas sufren algún fracaso y dejan de intentarlo, ese es un grave error. El fracaso sirve para aprender y perfeccionarse, la clave está en la forma de pensar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario