sábado, 15 de enero de 2011

El Comercio Electrónico, ¿es para tu empresa?

eshop.jpg (500×500)Las nuevas tecnologías de comunicación e información han transformado muchas actividades, entre ellas el comercio. El comercio electrónico potencia la venta de cualquier producto y servicio, a la vez ofrece a consumidores y emprendedores nuevas oportunidades y rubros, como la venta de objetos virtuales. Adéntrate en el tema.
Comercio vs. comercio electrónico

No es necesario un análisis profundo para evidenciar las notables diferencias entre comercio y comercio electrónico. Utilizaré, a modo de ejemplo, mi propio caso. Luego de algunos años de dedicarme como hobbie a la compra y venta de juguetes de colección a través de tiendas online masivas, decidí que la magnitud de las ventas justificaba la creación de un comercio propio. En mis manos contaba con dos posibilidades: la creación de una tienda convencional (un establecimiento de venta al público), o bien la creación de una tienda virtual. Para evaluar ventajas y desventajas hice un somero relevamiento de sus características:

La tienda convencional está abierta al público en un horario determinado, y requiere personal para la atención. Para efectuar la compra, es necesario que el comprador se traslade hasta la tienda. La tienda será conocida por aquellos transeúntes que pasen por la calle, por lo que debe tener una buena ubicación, y/o requerir la utilización de publicidad a través de medios de comunicación. La tienda convencional requiere de varios gastos fijos mensuales a considerar, que incluyen alquiler, impuestos y servicios básicos.

La tienda virtual está abierta al público las 24 hs. del día y para todo el mundo (¡literalmente!). No es necesaria atención durante un horario determinado: pueden administrarse los horarios de acuerdo a las propias posibilidades, e incluso puede administrarse desde el propio hogar. Por si fuera poco, el costo de mantenimiento mensual de una tienda online es el 1% del de una tienda convencional.

Luego de esta somera evaluación, ¿puede quedar alguna duda? El resultado de estas consideraciones es mi tienda online dedicada a la venta de juguetes retro, que afortunadamente y gracias a la utilización de varias herramientas de marketing online, se encuentra funcionando, con un nivel de tráfico y ventas constante.

Mundo virtual, resultados reales
Mientras que en el “mundo real” del comercio tradicional no disponemos de una guía o manual del comerciante, los recursos disponibles (gratuitos y pagos) para quien decida emprender el camino de la venta electrónica son infinitos, desde tiendas virtuales preprogramadas de código abierto (OsCommerce, ZenCart), hasta medios de pago electrónico (Dineromail, MercadoPago). Y, sin ir más lejos, sitios web como éste mismo, con información y consejos para emprendedores.

Además, la web permite proveerse de la mercadería vía online e internacionalmente, de forma tal que tanto la compra como la venta pueden resultar virtualizadas. El esfuerzo y la dedicación que requiere una tienda online es lógicamente menor que el que requiere una tienda convencional, lo que ha hecho crecer significativamente la existencia de emprendimientos unipersonales, comenzados con inversión mínima.

Sin embargo, en el comercio electrónico también podemos encontrar defectos: el principal es el hecho de que los usuarios hispanos, por el momento, no están tan habituados a hacer compras online como sus pares norteamericanos o europeos, y suelen tener dudas acerca de lo que ven en Internet. Es común que los internautas, antes de decidir la compra, hagan preguntas como “¿La tienda está actualizada?”, “¿Los precios son los precios reales?” y “¿La foto que figura en la página es realmente la del producto?”. Lo bueno es que existe una clara tendencia a favor de las compras online, lo que demuestra un aumento de la confianza y del conocimiento sobre el tema por parte del público en general.

No hay comentarios:

Publicar un comentario