viernes, 30 de diciembre de 2011

las 6 virtudes del emprendedor


Según Martin Seligman, padre de la psicología positiva hay seis virtudes universales en todas las grandes religiones y culturas.

1.- El conocimiento y la sabiduría
2.- El coraje
3.- La humanidad
4.- La justicia (Más que justicia yo diría la equidad)
5.- La templanza
6.- La trascendencia


Haciendo un paralelismo con el emprendimiento, en los tiempos que corren debemos generar en nuestra cultura el gen del emprendedor y la emprendedora que posea estas virtudes para desarrollar valor a uno mismo, a los que nos rodean y a la sociedad.

El emprendedor optimiza su felicidad compartiendo esa felicidad con los demás

Las 6 virtudes del emprendedor:

1- Sabiduría y Conocimiento.

Las virtudes que implican adquisición y uso del conocimiento.
Habilidad para usar inteligencia y experiencia al buscar soluciones y respuestas.
En esta categoría están las fortalezas cognitivas: creatividad, curiosidad apertura espíritu, amor por el aprendizaje , perspectiva.
2-El coraje.

Implica el uso y fortalecimiento de la voluntad para lograr metas.
En esa categoría están las fortalezas emocionales, valentía, persistencia, vitalidad, integridad.
3- La Humanidad,

implica preocuparse de los demás, sensibilidad al dolor ajeno, solidaridad.
En esta categoría se agrupan fortalezas, amor, inteligencia emocional, bondad.
4- La Justicia:

Implican rasgos cívicos, la concepción que cada cultura tiene de un bien común.
En esta categoría están la equidad, la ciudadanía, el Liderazgo.
5-La Templanza.

La virtud que nos hace fuertes ante los excesos, nos permite aprender cuales son nuestras necesidades reales. No dejarnos llevar por todos los caprichos y tentaciones que puedan surgir. La templanza trata de buscar la moderación.
En esta categoría, la auto regulación, la prudencia, el perdón, la misericordia, la humildad- modestia.
6-La Trascendencia.

Se refiere a la capacidad del ser humano para experimentar su experiencia en la vida como parte de una totalidad más amplia dentro de un contexto global.
Se basa en recocer que nuestra vida se está dentro de procesos más amplios dentro del espacio – tiempo (aquí caben todas las creencias y religiones humanas) que tratan de dar un sentido distinto, una dirección a la vida humana.
En esta categoría, apreciación de la belleza y la excelencia, Espiritualidad, sentido del humor, la gratitud, la esperanza.

lunes, 26 de diciembre de 2011

Convergencia de herramientas informáticas personales y profesionales ¿Habrá un día en el que no notemos la diferencia?


Hoy en día existen a través de Internet y teléfonos móviles multitud de herramientas y servicios a disposición de todo aquel que las quiera usar, a coste cero o bastante reducido y que permiten hacer casi de todo: desde consumir contenido a gestionar información o mensajes que recorren el globo en milésimas de segundo. Estas herramientas las usamos a nivel profesional, en nuestro día a día en la empresa, pero también a nivel personal, para nuestro ocio y aficiones individuales.

La evolución que está teniendo lugar en los últimos años, nos lleva a algunos a pensar que cada vez hay menos diferencia entre las herramientas de los ámbitos profesional y personal. A mi concretamente, me lleva a imaginar un punto en el que apenas hay diferencia entre ellas. En esta entrada, comento el por qué.


Una breve radiografía de la típica estrategia en informática

La información profesional está protegida por los acuerdos de confidencialidad, también por la LOPD en el caso de los datos de carácter personal. Para garantizar que esto se sigue al pie de la letra, se establecen sistemas de control, que al final son los que “garantizan” que se extraiga información o se haga un mal uso de la misma. Al menos, en teoría. La experiencia nos dice que siempre existe una puerta trasera o algún contacto que sabe como saltarse o desactivar los controles y, por ejemplo, enchufar un pendrive para meter o extraer archivos.

La evolución de los departamentos de informática de las pequeñas empresas y de sus usuarios avanzados, en algunos casos van a velocidades muy diferentes, dejando a estos últimos con nula capacidad para utilizar desde los equipos corporativos herramientas que les permiten ser más productivos o conectar con personas o canales de información de alto valor añadido.

Por ejemplo, es muy habitual ver cómo los permisos de administración de los equipos impiden instalar una simple extensión para el navegador o una aplicación, dejando al usuario sin la posibilidad de utilizar una herramienta más completa u obligándole a contactar con el área de informática para que se la instalen ellos, si es que la ven procedente. Y no siempre la ven, porque los de sistemas no siempre comprenden el alcance que pueda tener para su trabajo. A veces es simplemente por no arriesgar y cumplir su cometido: tener contento al “amo”, que un día dijo que no quería fugas de información ni virus en los ordenadores de la empresa. Y bloqueando todo, más o menos lo consiguen.

Y este es uno de los principales problemas, que la posibilidad de que un virus afecte a algún equipo sigue siento más alta de lo deseable, sobre todo en los usuarios menos experimentados (sí, esos que, por ejemplo, abren sin contemplaciones todo cuanto fichero adjunto llega), y para curarse en salud, se cierran muchas opciones que podrían resultar más que interesantes en el trabajo de los más avanzados.

¿Qué puede hacer?

Más que abrir el grifo y poner “barra libre para todo el mundo”, mi propuesta va por un nuevo enfoque de la política de informática en las pequeñas empresas. Un sistema que permita dar soporte a todos los perfiles de usuario (desde el más torpe, hasta el más avanzado) e incluso salir de las plataformas y máquinas corporativas.

Por ejemplo, si un usuario dispone de un smartphone, se puede pensar en que tiene una potente herramienta (para leer y enviar email y documentos, trabajar con imágenes, escanear papeles, comunicarse con otras personas) y que a lo mejor no le importa utilizarla para temas relacionados con el trabajo. Incluso se pueden pensar fórmulas mixtas, del tipo “tu pagas el teléfono y la empresa paga la conexión de datos”, así ambas partes ganan. Una aplicación como Skype instalada en un iPhone, puede ser un nicho de ahorro importante para las pymes en su partida de comunicaciones.

También deben evolucionar los acuerdos legales de confidencialidad, los cuales dicen que no se puede extraer información de los dispositivos de la empresa. Pero tarde o temprano se acaban saltando a la torera, cuando ni siquiera la “jornada extendida” en la oficina resulta suficiente para sacar adelante el trabajo y que seguir con el tajo en casa, pero sin disponer de los medios adecuados para ello. Un pendrive el el envío de la documentación al email personal ponen remedio al asunto de tenerla disponible en otro lugar ¿Se han enterado los del departamento legal o informático? Si lo cazan, ¿podrían despedir al empleado que ha hecho esto?

En sentido contrario, de casa al trabajo, también pasa. Estás en casa relajadamente, se te viene algo a la mente o lees un artículo que resulta de utilidad en un asunto en el que estás trabajando y tienes que “gestionarlo” ¿Cómo? Como no hay “conexión” entre herramientas personales (por ejemplo, Google Reader, Evernote, Read it later,…), habrá que recurrir al típico “me lo envío por email y ya le veré en el trabajo”. El acceso al correo web desde casa no es suficiente, deberían abolirse las políticas “totalitarias” de bloqueo de determinadas páginas o aplicaciones que sí que pueden ser de utilidad.

Conclusiones

Los departamentos de informática deben evolucionar y abrir su mente a las nuevas aplicaciones y servicios que hoy en día hay disponibles. La red está ahí, con sus peligros y amenazas, pero también ofreciendo nuevas herramientas que permiten a los usuarios ser más productivos y realizar mejor su trabajo.

Si la informática es precisamente eso, una herramienta, un soporte para el negocio, debe estar al servicio de la organización y no el revés. Usuarios esclavos de sus máquinas a las que se les ha instalado una especie de “cloroformo en versión software”, que las deja rendir sólo a un porcentaje ínfimo de capacidad y requiere un esfuerzo extra por parte de la persona. La formación sigue siendo imprescindible y la prevención también, pero sin bloquear todo cuanto bit se mueva por el disco duro.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Los emprendedores reflexionamos…


La navidad es un momento hermoso del año más allá de las creencias. Es momento de festejos, reencuentros y también, ansiedad por la inminencia de las vacaciones. Quiero proponerte que compartamos lo siguiente:

Navidad es renacer. Dejemos de lado las cuestiones religiosas de este concepto y hablemos de emprendedor a emprendedor. Queremos desearte lo mismo que anhelamos para nosotros:

Que renazcan renovadas las ganas de soñar proyectos, la voluntad para implementarlos, la fuerza para vencer molinos de viento.
Que renazcan renovadas las convicciones, la autoestima, el espíritu de superación, el discernimiento y el sentido común.
Que renazcan renovadas la firmeza de carácter, el apego a la verdad, la fe en la honestidad, la rectitud y la moral.
Que renazca renovada nuestra creencia de que un país mejor se construye desde el ejemplo personal, día a día.
No importa si sos católico, judío, musulmán o agnóstico. Los valores humanos son universales y están dentro nuestro esperando que los pongamos en práctica. Que la Argentina que soñamos, merecemos y necesitamos sea una realidad o una utopía depende de cada uno de nosotros.

Me despido compartiendo un cuento sufí que esconde mi anhelo para mí y cada uno de ustedes:
… Una vez un hombre vio a un zorro inválido y se preguntó cómo haría para estar tan bien alimentado. Decidió pues, seguirlo y descubrió que se había instalado en un lugar donde solía ir un gran león a devorar a sus presas. Cuando el león terminaba de comer, se alejaba y entonces el zorro iba y se alimentaba a placer.
El hombre se dijo:
-Yo también quiero que el destino me ofrezca de igual manera.

Y se marchó a un pueblo y se sentó en una calle cualquiera a esperar. Pasó el tiempo y no sucedió nada, excepto que cada vez estaba más hambriento y débil. Entonces, en su debido momento, escuchó una voz interior que le dijo:

-¿Porqué quieres ser como un zorro que busca la manera de beneficiarse de otros?, ¿por qué no ser como un león para que otros se beneficien de ti?..

miércoles, 21 de diciembre de 2011

Emprendedor, El recurso de la Innovación


La innovación como muchos ya saben es uno de los requisitos mas importantes para llevar a la empresa a un posicionamiento más alto que el de los demás competidores que no desarrollan una investigación y desarrollo congruente con los objetivos de la empresa o con lo que busca el mercado al cual van dirigidos. De manera tal que la innovación no solo se hace para diferenciarse sino para posicionarse y tomar mas mercado en el segmento seleccionado.

Como bien lo dice Richard Branson, CEO de Virgin, en un artículo sobre los errores de los gerentes, presidentes de empresa o CEO. Allí habla de la innovación como medio para que la empresa alcance niveles de posicionamiento que de otra forma no podría lograr pero además cuenta un caso que posiblemente muchos no sabían, es sobre virgin empresa que hace algunos años estaba buscando la forma de posicionarse en el mercado de música digital y más precisamente el de los dispositivos electrónicos para reproducir música.

Ellos sabían de iPod de Apple sin embrago ellos también contaban con un posicionamiento no por sus reproductores de música sino por otros productos por lo que pensaron que eso seria suficiente para posicionar un producto innovador, y Virgin si tenía un producto llamativo, sin embargo Apple ya era el líder del mercado y como él lo dice: “Si una compañía rebaja el precio de venta de un producto innovador con suficiente rapidez cuando todavía sigue siendo el actor dominante en el nuevo mercado, nadie más puede alcanzarla porque no pueden ganar suficiente dinero con sus nuevos productos.”

Asi es como  además de la innovación existe la posibilidad de equivocarse aun innovando, porque como emprendedores sabemos que ser empresarios tiene riesgos que hay que analizar pero además que vale la pena correrlos (casi siempre), innovar y ser emprendedor es una gran aventura que aquel que la haya tomado considero que no debe estar arrepentido, en mi caso particular he emprendido buscando desarrollo empresarial desde los 15 años y continuo, algunas veces se gana y en otras se pierde, pero siempre se aprende. Como lo dice Richard Branson “Si eso significa recibir un golpe, entonces recíbalo de frente. Ni siquiera lo vuelva a pensar. Sólo siga adelante.”

lunes, 19 de diciembre de 2011

Emprendedores que cambian el mundo


Las buenas causas que mueven a los empresarios sociales se han convertido en un filón laboral que genera nuevas profesiones y oportunidades de negocio. No se habla sólo de filantropía sino de eficacia, profesionalización y estrategia para conseguir rentabilidad y fuentes de financiación.

En el entorno económico, político y social se reclama un aumento y potenciación del espíritu emprendedor. Pero la realidad en España es que a los que deciden poner en marcha un negocio se les tilda casi de locos. Si además la empresa tiene una orientación social, la desconfianza va en aumento. Pero ¿qué es un emprendedorsocial?, ¿qué les diferencia del resto de nuevos empresarios? Aunque no hay una definición consensuada, el rasgo distintivo de estos profesionales es la motivación. No se mueven por un beneficio económico o una salida profesional. Lo que quieren es lograr un cambio social.

Para María Zapata, directora de operaciones internacionales de Ashoka en Europa, "ante todo, poseen dos atributos sobresalientes: una idea innovadora que produzca una mejora concreta y específica, y una visión emprendedora para llevarla a cabo". Estas iniciativas tienen en común que quieren generar una transformación profunda y duradera en la sociedad y no buscan sólo ganar dinero.

Rachida Justo, experta en gestión emprendedora del IE Business School, asegura que "el 90% de estos emprendedores son sin ánimo de lucro y se diferencian de una ONG en que, ante un problema concreto, su enfoque es novedoso, siempre buscan algo distinto". Sin embargo, el catedrático y director de la Escuela de Emprendedores Sociales de la Universidad Autónoma de Madrid, Isidro de Pablo, apunta que "con frecuencia estos empresarios no se consideran emprendedores, porque les mueve un afán de acción o de protesta. Y su objetivo no es conseguir dinero, sino cambiar algo. Para ellos el dinero es un medio, no un fin. Y a menudo no conocen la envergadura y alcance del proyecto en el que se han metido".

Campo de actuación

El emprendizaje social es una actividad que no ha hecho más que despegar en nuestro país. Según el último informe del Global Entrepreneurship Monitor (GEM) en España sólo un 0,5% de la población adulta está involucrada en tareas de emprendimiento social, frente a más de un 2% de Estados Unidos, Reino Unido o Finlandia. Desde Ashoka consideran que este bajo índice tiene su origen en un problema cultural: "no tenemos una cultura de riesgo y del fracaso y nos gusta ir sobre seguro". Por eso, aún son pocos los profesionales que se embarcan en estos proyectos. Entre los que lo hacen, se pueden distinguir varias formas de operar. Según De Pablo hay dos modelos diferentes: "El emprendedor proactivo y autosuficiente, más propio del mundo anglosajón, que se caracteriza por trabajar de forma autónoma y responsabilizarse en primera persona de una causa; y el empresario social, más común en los países latinos, que se centra en denunciar, reclamar, reivindicar y que, con su forma de actuar, plantea una demanda al estado de bienestar".

Cómo son

El perfil de estos empresarios tiene unas características que los diferencian de los demás. Para Otilia de la Fuente, directora general de la Universidad Europea de Madrid, "es, sobre todo, la ilusión. Están llenos de fuerza y con muchas ganas de dar notoriedad a sus causas con el fin de generar cambios. Suelen tener estudios universitarios pero, ante todo, son personas con valores muy fuertes como el liderazgo, la creatividad, la honradez o la coherencia".
No obstante, sacar adelante una empresa social requiere otras cualidades.
Zapata hace especial hincapié en que "deben ser personas perseverantes y dispuestas a redefinir y readaptar su idea, ponerla a prueba y luego difundirla hasta que se constituya en un nuevo patrón para la sociedad en su conjunto, compartiéndola con otros".

El sistema de trabajo y la organización de estas empresas no difiere demasiado del de otros negocios. Aunque, como señala De Pablo, "para los emprendedores sociales no existe la palabra competencia, sino cooperación y creación", deben recordar que para que su inicativa funcione de verdad no hay que centrarse sólo en el objetivo social y tienen que cuidar mucho todas las áreas de la gestión empresarial. En esta línea, el catedrático de la Universidad Autónoma reclama "más profesionalización. Deben saber gestionar equipos, utilizar mejor los contactos y hacer un detallado plan de márketing".

También es vital cuidar la parte financiera. Su objetivo no es ganar dinero, pero necesitan recursos para tener libertad de actuación. "Una cosa es no lucrarse, y otra es no querer beneficios. Las empresas sociales han de ganar dinero para reinvertirlo en proyectos", explica Alberto Fernández, profesor de IESE.

Como cualquier otra empresa recurren a capital propio e inversores informales, pero también a subvenciones y donativos particulares, y ayudas de la Administración. Pero a menudo les cuesta encontrar apoyo moral y, sobre todo, organizativo. "La mayoría coinciden en que se sienten sólos y aislados y para dar continuidad a su iniciativa ponen en marcha otro negocio independiente, para que sus beneficios sufraguen el proyecto social. Lo malo es que entonces tienen que gestionar dos negocios", señala Justo.

Una forma de pensar y actuar

1. El emprendedor social aplica soluciones prácticas a problemas sociales combinando innovación, captación de fondos y oportunidad.
2. Con su forma de actuar (y de denunciar) se exponen a riesgos personales y políticos.
3. Según el GEM existen cuatro tipologías: ONG, organizaciones sin ánimo de lucro, híbridas (con ingresos propios y donaciones) y asociaciones con ánimo de lucro.
4. Según los datos de Ashoka, el 94% de sus emprendedores sociales sigue trabajando en su idea original cinco años después de su puesta en marcha. Diez años más tarde la cifra se mantiene en el 83%.
5. A los cinco años de su lanzamiento, el 93% ha conseguido que su idea sea replicada e imitada por otras organizaciones.
6. Un 56% consigue, en cinco años, cambios en política pública, cifra que sube hasta el 71% en el periodo de diez años.

Fuente: Expansion

jueves, 15 de diciembre de 2011

¿Quién cuida al emprendedor para que el negocio funcione? Llegan los tutores de empresa


Montar una empresa puede convertirse en un auténtico quebradero de cabeza si no se tiene claro cuáles son los pasos básicos que deben seguirse, y dónde se debe acudir para llevarlos a cabo. Por ello, en muchas ocasiones, las dificultades y el desconocimiento pueden frenar a un emprendedor primerizo a iniciar una actividad empresarial, y por tanto, tener un asesor que le ayude y aconseje puede ser un apoyo fundamental para decidirse.
La figura del tutor o mentor es fundamental para evitar la muerte empresarial, ese momento que las estadísticas afirman que sucede durante los cinco primeros años en al menos el 70% de las empresas. Hay distintas instituciones que los promueven, desde algunas escuelas de negocio hasta las Cámaras de Comercio.
Cuidan a los emprendedores
Hablamos de una figura importante y más en estos tiempos, en los que ante las preocupantes cifras de desempleo y las dificultades para la obtención de un puesto laboral, muchos de los parados están valorando la posibilidad de emprender en busca del autoempleo. Lo confirma Isabel Albert, técnico de la Cámara de Comercio madrileña: "Muchos parados acuden para que les asesoremos, porque ahora el paro se puede utilizar para crear empresas y a muchos les interesa capitalizar la prestación por desempleo y darse de alta como autónomos. Es un perfil que se repite en casi todos los seminarios que organizamos, pero viene de todo: mujeres mayores de 50 años, muchos jóvenes menores de 30, o profesionales freelance, que ocupan la mayoría de las altas que registramos ".
En cuanto a los proyectos tutoriales de la Cámara, son una especie de traje a medida para el nuevo empresario, ya que las tecnologías permiten un seguimiento online para resolver cualquier problema eventual entre mentor y alumno.
Valientes y generosos
En 2006, Marcos Eguillor terminó un Executive MBA en el IE Business School y empezó de inmediato a trabajar como tutor de empresa en la misma escuela. Tiene muy claros cuáles deben ser los requisitos del asesor empresarial: "Ser emprendedor, creativo y tenaz. No tener aversión al riesgo, al menos al controlado. Y tener la generosidad suficiente como para compartir tiempo, conocimiento, experiencia y contactos a cambio de nada".
Un conocimiento y una experiencia que sirve para evitar los errores al lanzarse a la aventura de emprender, aunque se suelen cometer casi siempre los mismos. "A veces no se tiene realmente claro qué supone emprender, tanto para lo bueno como para lo malo. Y les falta decisión y determinación", dice Eguillor, que añade otras tres meteduras de pata comunes: los socios, la coherencia de las propuestas y la ambición. "El modelo de negocio tiene que compensar, de manera sostenible y con creces, el riesgo, inversión y gasto", añade.
Para Joe Haslam, otro mentor del IE, uno de los problemas es que hay demasiado respeto a lo convencional. "Emprender es romper barreras", dice. "Muchas veces mis equipos dicen Joe, esto no se hace en España. Mi respuesta es siempre la misma: Entonces, vamos a ser los primeros".
Destaca dos de los errores de sus tutelados. "¡Deberían salir del aula! Pasar menos tiempo con el PowerPoint y más llenando cuestionarios en Atocha, que es mi sitio favorito en Madrid para hacer investigación", cuenta. También destaca la falta de confianza.
Primeros ingresos
Las dudas de los tutelados también suelen ser comunes. Marcos Eguillor cree que la más habitual es "cuál es el proceso que lleva a tener los primeros ingresos, desde que se tiene la feliz idea hasta que se comienza a facturar". En su opinión, más que conseguir el dinero, es más importante identificar adecuadamente si se debe ir en solitario o con socios, el modelo de negocio, las fases del proyecto, cómo conseguir los primeros clientes y "los planes B, C, D, F... para cuando las cosas comienzan a ir de una manera diferente a la pensada originalmente".
Beatriz Cardona es socia de Tripku, una aplicación social que permite a los viajeros conectar con amigos, diseñar sus viajes de forma colaborativa y pedir consejo a otros dentro de su propia red que hayan realizado un viaje similar. Un proyecto que nació en agosto de 2010 en San Francisco, en el marco de un programa de creación de startups que organiza Women 2.0. Se muestra encantada de haber tenido de tutor a Joe Haslam, al declarar que "lo mejor ha sido poder tener feedback de una persona con amplia experiencia en el desarrollo de proyectos de base tecnológica". Trabajando con él, dice, han podido validar muchas de sus ideas y cambiar otras. "Al final del proceso, tenemos una idea clara de a dónde nos dirigimos, y el apoyo de Joe nos ha dado confianza", añade. Y se queda con una lección concreta: "La comunicación con el inversor no va sólo de mostrar que tienes los números y los datos que respaldan tus hipótesis en el plan de negocio. Va de contar una historia que haga que la gente realmente se entusiasme con el proyecto".
 Fuente: El Economista

lunes, 12 de diciembre de 2011

Emprendedor, cambia tu mentalidad de empleado

 1. No pienses que la empresa te debe algo.

La mente de empleado funciona de manera tal que siempre cree que la empresa está en deuda con él por la cantidad de años que hace que está, las veces que fue a trabajar enfermo, las actividades que le generan placer a las cuales tuvo que renunciar por el trabajo, etc.

La realidad es que las empresas rara vez tienen en cuenta estos hechos, y las decisiones con respecto a quién despedir o a quién aumentarle el sueldo suelen tener más que ver con temas de política interna que con méritos genuinos.

Creer que la empresa te debe algo es la manera más segura de sufrir la desilusión de tu vida cuando lleguen momentos de inflexión en el trabajo.

2. Se creativo.

Si vas a trabajar por tu cuenta, mientras más creativo seas más ingresos obtendrás. No digo que tengas que ser Steve Jobs para hacerlo ni mucho menos, pero si deberás buscar en vos mismo la creatividad que todos, en mayor o menor medida, poseemos.

Creer que la empresa te debe algo es la manera más segura de sufrir la desilusión de tu vida cuando lleguen momentos de inflexión en el trabajo

3. Abandona las comodidades.

Siguiendo la línea del tip anterior, se podría afirmar que existe una relación directa e inversa entre el nivel de comodidad de una persona y su capacidad creativa. La creación se da en la incomodidad, en la imposibilidad, en la carencia.

Apuntar a un ingreso variable en vez de a un sueldo mensual, aguinaldo y vacaciones, no parece lo muy cómodo que digamos. Pero es "el" camino a seguir para abandonar la mentalidad del empleado.

4. Aprovecha el "know how" adquirido.

Muchas veces, las empresas tienen trabas burocráticas que hacen que pierdan ventas y clientes, al no poder satisfacer la demanda en tiempo y forma.

Aquellos que trabajan desde hace años pueden aprovechar el know how (conocimiento) adquirido para independizarse y suplir esas necesidades por su cuenta, a través de la creación de su propia PYME.

5. Prioriza la red de contactos.

Hoy en día, la red de contactos es uno de los capitales más valiosos que tenemos a nivel laboral. Y muchas veces las personas no son concientes de la posibilidad enorme que tienen de monetizar los mismos en su favor.

Priorizar la red de contactos para conveniencia personal es comenzar a abandonar la mentalidad de empleado.

6. Más modelos de negocios y menos currículum vitae (CV).

La mentalidad de empleado lleva a dedicarle una energía innecesaria al armado del CV: cuál es mejor formato, con foto o sin ella, actualizarlo, incorporar cursos y lecturas, etc.

Si ese mismo tiempo se dedicase al armado de un plan de negocios para lo que sea que uno quiere producir y vender, los resultados potenciales cambiarían considerablemente.

La red de contactos es uno de los capitales más valiosos que tenemos a nivel laboral. Y muchas veces las personas no son concientes de la posibilidad enorme que tienen de monetizar los mismos en su favor

7. Olvídate la indemnización, jubilación y demás mentiras.

"Estoy hace 6 años. Si me despiden ahora me corresponde una indemnización de $20.000" o "Si dejo el trabajo para emprender mi proyecto en un principio no podré seguir haciendo aportes jubilatorios", son pensamientos típicos de la mentalidad de empleado.

Seguir esclavizado a un trabajo que no nos gusta pensando en la indemnización que nos tendrían que pagar si nos despiden o en los aportes jubilatorios (todavía hay gente que piensa que podrá vivir de su jubilación estatal el día de mañana?) hacen que la gente termine optando por un trabajo que no cumple ni cerca sus expectativas.

8. Aventúrate.

Umberto Eco dijo una vez: "Hay dos formas de hacer un safari: podés ir África y contratar una excursión por el Kruger Park y correr el riesgo de que te piquen los mosquitos, soportar el calor, que los leones justo ese día no aparezcan y que los elefantes hayan migrado. O podés ir al The South Africa Family Vacation en Disney donde todos las tardes, a las 5 en punto, el elefante de plástico aparece y tira un chorro de agua justo después de que pasaste con el barquito".

La clave para abandonar la mentalidad de empleado es aventurarse, es arriesgarse. Los ganadores terminan siendo siempre los que corren riesgos.

miércoles, 7 de diciembre de 2011

Errores del emprendedor digital


Los fallos del emprendedor digital suelen venir de la mano de la tecnología y la falta de credo en los negocios digitales. Actualmente pesa más el negocio tangible y menos el negocio en la red aunque los dos produzcan bienes similares.

La tecnología, las plataformas de pagos, el servicio de los proveedores de producto y la logística son los aspectos que mayores problemas generan a la hora de poner en marcha la idea de un emprendedor digital. Algunas de las opciones que mostraremos son fruto de tropiezos personales.


Es casi obvio que el terreno tecnológico actual no es el que mejor recepciona a los emprendedores. Es un terreno árido y donde existe la sensación de que: o entras por la puerta grande o no llegaremos a ganar nada. Afortunadamente, el emprendedor es un loco que navega en su idea.

Principales fallos

Para mi uno de los mayores problemas es, quizás, la problemática para encontrar proveedores adecuados con una capacitación técnica suficiente y capacidad de respuesta para atender la elevada demanda que suponen las incidencias del negocio día a día y sus necesidades de crecimiento y adaptación.

La parte más ardua de tratar con proveedores desde Internet es la falta de especialización en algunas plataformas o sistemas punteros. En los retrasos y falta de agilidad del servicio. La mayoría de los emprendedores han tenido problemas en este sentido y aconsejan a otros profesionales que cuando la tecnología resulte crítica en su modelo de empresa es mejor recurrir a un proveedor externo se planteen que forme parte del proyecto desde el principio.

Siguiendo por la vía de los proveedores debo comentar que éstos priman a las empresas con tienda física antes que a los e-commerce a quienes, en muchos casos, tardan en servir o bien obligan a comprar un stock de producto. Esto nos salpica provocando retrasos al servir los pedidos y un incremento de los costes que reduce considerablemente los márgenes del negocio y compromete su supervivencia.

Seguramente si acabamos de empezar y hemos logrado montar una tienda online, nuestro mayor temor será la rotura de stock ya que no tendremos un control suficiente como para organizar el stock y su salida. A esto, debemos sumar que los proveedores tienen muchos problemas para servir poca cantidad de productos, les es caro mover poca cantidad. Una solución para esto es contratar un numero de envíos especial para nosotros, así el proveedor ve formalidad y nosotros digerimos mejor la cantidad.

Otro problema es la falta de información en las sucursales y entidades bancarias, sobre el negocio especializado en el ámbito digital. Ya que un sistema como PayPal no es la panacea. Ofrece buen servicio y seguridad, pero es excesivamente caro (sus comisiones pueden llegar al 3,8% frente al 0,8 de los bancos). Por otro lado, el consumidor español prefiere tener un abanico de posibilidades amplio, y sistemas como el contra reembolso, complejo en la gestión, que sigue teniendo un impacto importante en las ventas.

La parte más peliaguda, al menos para mi, de iniciarte en solitario en Internet son los fraudes. El fraude en el comercio electrónico en España tiene una incidencia cada vez menor: ha bajado hasta situarse entre el 1 y el 2%, cuando hasta hace poco estaba entre el 4 y el 5% de los pedidos, al mismo nivel que en el comercio tradicional. Resulta relativamente sencillo detectar hacen pedidos con nombres extraños, números de tarjeta extranjera y cuantía muy elevada, siendo los casos más comunes para pequeñas cantidades.

Conclusión

Sabemos que el panorama actual no acompaña a iniciar nada en Internet, pero no olvidemos que es el futuro, es más barato y, debe ser más útil y cómodo ya que ganamos en tiempo porque no tenemos que desplazarnos a buscar nada, lo hacemos desde lugares cómodos.

lunes, 5 de diciembre de 2011

Encuentre el éxito en 11 pasos


Es tiempo de evaluar cómo actuó este año y qué finalmente logró. ¿Quedó satisfecho con los resultados? Si no fue así, atención. A continuación algunos consejos para visualizar las metas y conquistarlas para el siguiente período.
Saber cómo lograr los objetivos es esencial para cualquier persona que quiera tener éxito en todo lo que hará en próximo período. Roselaike Leiros, un especialista en el comportamiento humano sugiere 11 acciones para tener éxito.

1.Rueda de la Vida: Compruebe cómo son los logros de cada área de su vida, dando puntuaciones de 0 a 10 para aspectos como salud, carrera, familia, temas emocionales y espirituales, de ocio, de finanzas, por ejemplo. Sugiero que se invierta dedicación en las áreas más deficitarias, pues el equilibrio permite que la vida fluya. Haga una lista de sus metas para cada área y póngase a trabajar.

2.El pasado: Si usted no ha hecho todo lo que había planificado, evalúe y aprenda de su pasado para seguir adelante con más energía.

3.Objetivo: Formule su objetivo en positivo. Este debe ser específico, medible, alcanzable, relevante y tener un tiempo de realización determinado. Por ejemplo, evitar un segmento demasiado amplio, por ejemplo.

4.Sueño: Antes de planear su realización, sueñe ilimitadamente con eso. Deje que su mente se expanda, abriendo todas las posibilidades de éxito.
5.Plano de acción: Si planea, dirija su sueño hacia el ahora y documéntelo. Sólo después del primer esbozo evalúe y hágalo más alcanzable.

6.Evidencias: Su mente necesita saber exactamente a dónde va a llevar. Por lo tanto, imagine esta realización, viva ese momento como si fuera ahora y siéntalo. Esto es una prueba concreta de que usted llegó ahí.

7.Saboteadores: Si percibe una voz interna que le hace objeciones o una sensación de incomodidad, es señal de un autosabotaje. En este caso, usted debe hablar con esa parte de usted y explicarle la importancia de su proyecto. Negocie respetuosamente y convierta esta voz interior en su aliado.

8.El sentido común: Perciba cómo esta realización afectará importantes personas de su vida.

9.Motivación: Pregúntese, ¿por qué quiero eso? ¿lo que esto me da es tan importante que me permite avanzar lo necesario para realizarlo? Este es el combustible.

10.Acciones: Comprométase a tomar todas las acciones que sean necesarias para la realización. Excusas y retrasos no coinciden con"actuar".

11.Celebrar: La clave es celebrar cada conquista y el rendimiento, aún más. Usted se lo merece.

Fuente: www.administradores.com.br

Emprendedor: Los 60 errores más frecuentes de un al buscar financiación


La decisión de buscar un inversor es una de las más importantes que un emprendedor toma, y sin embargo a veces sorprende el poco cuidado que se pone en éste aspecto. No sólo se trata de conseguir la tan ansiada financiación para nuestro proyecto, sino de buscar un compañero para el viaje que nos apoye y complemente con su red de contactos, experiencia y saber hacer.

Es clave buscar un inversor con el que nos sintamos cómodos, que entienda nuestro negocio y pueda aportar algo más allá del capital… porque aunque en algún momento nos sintamos tentados a buscar simplemente dinero, debemos recordar que es una relación a largo plazo… y no quieres construir tu empresa junto a alguien con quien no estás cómodo y que no entiende lo que quieres hacer, ¿verdad?

Los errores más habituales

Sin embargo, para garantizar el máximo éxito en la búsqueda de ese copiloto para nuestro proyecto, debemos intentar maximizar las probabilidades de interesar al inversor… y pensar que cada disparo es el último: aunque como sabéis soy fan de la filosofía “learn by doing”, en este caso sucede que si un proyecto lleva bastante tiempo (1 año por ejemplo) buscando financiación los inversores empiezan a dejar de sentirse interesados por ver sus avances… así que haz que cuente cada vez.

El fin último de tu presentación debe ser enamorar al inversory que se ilusione y quiera ser parte de tu proyecto

Para ello, nada mejor que evitar los errores más habituales que pueden arruinar tu intento de conseguir financiación para tu startup cuando presentas tu proyecto a un inversor privado o business angel:

  • Necesitas más de 2 minutos para explicar claramente qué hace mi empresa (y que lo entiendan)
  • Le das demasiado peso a la idea en lugar de al proyecto
  • Explicas tu empresa desde lo que sabes hacer en lugar que desde la necesidad del cliente (empiezas por la solución en lugar de por el problema)
  • El éxito de tu proyecto depende de una patente (la tengas ya o no)
  • Utilizas mucha terminología técnica y acrónimos para presentar el proyecto
  • Vas a crear una necesidad de compra nueva en tu cliente
  • No tienes claro quién es tu cliente ni su perfil socio-demográfico
  • No sabes cómo vas a llegar a tu cliente ni donde está
  • No has dejado absolutamente claro cómo voy a resolver los problemas de mi cliente y cuál es la solución que mejorará su vida (y por la que está dispuesto a pagar)
  • No sabes cuál es tu mercado, que tamaño tiene o cuanto crece anualmente… o asumes que todo el mundo es tu mercado.


  • No está planteado de forma sólida cuánto vas a vender, a qué precio y por qué lo van a comprar tus clientes
  • No has definido cómo vas a hacer que tus clientes conozcan tu producto/servicio (marketing)
  • No conoces el coste de adquisición de cliente ni el ingreso medio por cliente
  • Tu mercado no existe y lo vas a crear
  • No existe competencia (no es malo per sé, pero es un síntoma que levanta alarmas)
  • No sabes quién es tu competencia
  • Tu competencia no tiene ni idea, tú eres mucho mejor
  • No tienes claro, o no sabes defender, cuál es tu ventaja competitiva
  • No conoces el perfil del inversor (en que suele invertir, qué es importante para él…etc.)
  • No has anticipado las preguntas que te va a hacer (la mayoría son las que aquí tienes)


  • Tu modelo de negocio no es escalable (no es malo, pero es difícilmente invertible)
  • No está claro cuáles son los flujos de ingresos de tu modelo de negocio
  • Has empezado incluyendo muchas líneas de negocio en lugar de concentrarte en una (o como mucho, dos)
  • El business plan resumido tiene más de 10-20 hojas
  • El business plan es denso, con letra pequeña y mal escrito o tiene errores ortográficos
  • Has definido un business plan en el que no tienes retroalimentación del mercado (mundo real) desde los principios
  • No tienes claro cuáles son tus hipótesis clave (suposiciones) y por tanto, lo primero que debes validar en tu empresa
  • El equipo no está balanceado, y es o muy técnico o muy orientado a negocio.
  • En el equipo no hay nadie que conozca el mercado en el que vamos a trabajar
  • Aunque en el equipo supuestamente hay gente muy importante/potente no existen ni cartas de compromiso ni nada que demuestre que realmente van a estar involucrados.


  • El equipo (al menos las personas clave) no tienen dedicación 100% y en exclusiva
  • Las proyecciones de gasto no son progresivas, sino que se empiezan “a toda máquina” (no es malo per ser, depende de cómo sea tu mercado, pero debes justificarlo)
  • Las proyecciones financieras no están perfectamente definidas y explicadas los elementos clave (coste de adquisición de cliente, número de clientes…etc.).
  • Las valoraciones de gastos que has incluido son demasiado optimistas o irreales
  • Has olvidado elementos “de bulto” en los gastos (licencias, nominas…etc.)
  • El equipo promotor no cobra salarios
  • No has definido qué estrategias de crecimiento vas a utilizar para escalar ni cuáles son sus “drivers” principales de crecimiento (adquisición de clientes…etc.)
  • No has incluido un roadmap o evolución futura del proyecto (nuevos mercados, nuevas funcionalidades…) de los próximos años
  • Tus proyecciones financieras se basan en capturar un x% del mercado (de arriba a abajo) en lugar de calcular cuánto % de mercado puedes capturar con los recursos que vas a destinar (de abajo a arriba)
  • Las proyecciones financieras no son absolutamente coherentes con el business plan (líneas de negocio, forma de valorarlas...etc)


  • No tienes absolutamente claro cuando se llega al punto de equilibrio (break even)
  • No conoces el CBR (Cash Burn Rate) mensual… ni el de la competencia (al menos aproximadamente)
  • No has definido hitos de control con plazos cortos, en los que indicas qué debes haber conseguido en cada momento del tiempo  (por ejemplo, € vendidos al cabo de 6 meses).
  • La fecha en la que llego al break even es artificial (el 90% de los proyectos llegan justo el año 3).
  • Indicas que los números son muy conservadores, que seguro que serán mucho mejores (debes dar tu mejor estimación)
  • No sabes cuánto vale la empresa o te lo inventas (la famosa valoración premoney). Debes poder justificarlo con números los elementos que has utilizado para construir la cifra.
  • No estás implicado financieramente (ya sea con dinero propio o de las 3F: Friends, Fools and Family)
  • No tienes claro que % vas a ceder de tu empresa al inversor a cambio de su dinero (ojo, el objetivo -al menos para un business angel- no es adquirir un participación mayoritaria)
  • No has definido exactamente para qué quieres cada euro del dinero que pides.
  • El dinero lo quieres para financiar circulante (compras a proveedores, nominas…) y no para crecer o crear nuevos productos o ampliar mercado…etc.


  • No has pensado qué tipo de salida (exit) ofrecer al inversor (recompra, venta...)
  • No has planteado cuanto tiempo estará el inversor antes del éxito ni qué retorno previsto tendrá el inversor (TIR..etc.) al producirse el exit
  • No has decidido en qué circunstancias críticas hay que abandonar el proyecto y cerrar la empresa


La distribución accionarial de tu empresa es muy compleja, con muchos accionistas minoritarios o similar.

  • No tengo un pacto de socios u otro tipo de “seguridad jurídica”
  • En el pacto de socios no existen clausulas de tipo drag along y tag along


He mentido sobre alguno de los datos o son al menos cuestionables (lo que no quiere decir que exista incertidumbre, lo que es normal)

  • No dejo hablar al inversor ni escucho sus comentarios
  • Utilizo todo el tiempo que me han dejado para presentar mi empresa, en lugar de dejar (al menos) la mitad para escuchar y responder las preguntas del inversor
  • Me pongo en modo defensivo ante las críticas y me justifico en lugar de dar las gracias y decir que pensaré una estrategia para mejorarlas


El objetivo de estas líneas no es desanimarte con la cantidad de cosas que debes tener en cuenta, sino que tengas mejores herramientas para maximizar tus probabilidades de encontrar un inversor interesante que se ajuste a tus necesidades (conocimientos, experiencia de mercado, carácter...etc) y no aceptar cualquier inversor.

miércoles, 30 de noviembre de 2011

Normativa para regular las prácticas no laborales en las empresas


Las empresas podrán ofrecer a jóvenes desempleados sin experiencia laboral la posibilidad de realizar prácticas dentro su organización. La realización de estas prácticas no implicarán, en ningún caso, que haya una relación laboral entre la empresa y la persona que las realiza.

Para poder convocar estas prácticas, las empresas interesadas deberán firmar un convenio con los Servicios Públicos de Empleo. En dicho convenio habrá que reflejar el contenido concreto de las prácticas a desarrollar; su duración; la jornada y horario en el que se van a realizar; el centro o centros donde se llevarán a cabo; la fijación de un sistema de tutorías y la certificación que obtendrán las personas que las hayan realizado.


¿A quién van dirigidas estas prácticas?

Podrán optar a la realización de estas prácticas los jóvenes desempleados de 18 a 25 años que estén inscritos en la oficina de empleo y tengan una titulación oficial universitaria, formación profesional de grado medio o superior, o titulación del mismo nivel que el de esta última, o un certificado de profesionalidad.

Para poder realizar estas prácticas los jóvenes no podrán haber tenido una relación laboral u otro tipo de experiencia profesional superior a tres meses en la misma actividad. Hay que considerar que, a estos efectos no, computarán las prácticas que formen parte de los currículos para la obtención de las titulaciones o certificados antes señalados.

Las condiciones de las prácticas

La realización de estas prácticas será en los centros de trabajo de las empresas. Además la empresa tendrá que asignar a una persona de su organización que dirija y supervise la realización de las mismas. Su duración podrá oscilar entre los tres y nueve meses y, a su finalización, se entregará el certificado correspondiente. En dicho certificado habrá de consignarse la práctica que se ha realizado, cuales han sido los contenidos formativos de la misma, su duración y el periodo de realización.

En cuanto a la remuneración, los participantes en las prácticas precibirán de la empresa una beca cuyo importe será, como mínimo, el 80% del IPREM mensual en vigor. Estas personas además estarán incluidas en la Seguridad Social según se regula en el Real Decreto 1493/2011, de 24 de octubre.

Según éste último los participantes en estas prácticas cotizarán a la Seguridad Social por contingencias comunes y profesionales. Dicha cotización se llevará a cabo aplicando las reglas correspondientes a los contratos para la formación y el aprendizaje establecidas en la respectiva Ley de Presupuestos Generales del Estado y en sus normas de aplicación y desarrollo. No existirá obligación de cotizar por la contingencia de desempleo, ni al Fondo de Garantía Salarial ni por formación profesional.

Por último, los participantes en este programa de prácticas podrán ser contratadas tanto a la finalización de las mismas como durante su desarrollo. Pudiendo formalizarse esta contratación bajo cualquier modalidad prevista en la normativa laboral vigente. También podrán incorporarse como socios si las prácticas fueron realizadas en cooperativas o sociedades laborales.

lunes, 28 de noviembre de 2011

Emprendedor, 5 consejos para comenzar tus proyectos con buen pie


1. Contestar a la pregunta  ¿Qué tienen que suceder para que el proyecto se convierta en un éxito rotundo? Nos indicara aquellos puntos a cumplir para que podamos decir que hemos triunfado. Sin embargo no debemos quedarnos aquí, visualicémoslo. La imagen de la consecución del resultado, ya sea mediante pensamiento, o si el trabajo es más complejo mediante una descripción por escrito, nos motivará. En ambos casos identificamos el concepto a desarrollar o el problema a solucionar de forma genérica.

2. Que se nos demanda y que queda fuera de esta demanda. Entramos en el detalle de las especificaciones del proyecto.  Por una parte describimos cuales son aquellas cosas que debemos tener en cuenta,  aquellas sobre las cuales actuaremos mediante nuestras acciones, pero a la vez debemos marcar una línea que defina claramente lo que dejamos fuera.  Dicha línea a veces es tenue y no definirla al inicio del proyecto puede inducir al error, malbaratando tiempo y esfuerzo en acciones que acabarán en nada.

3. Seamos flexibles al planificar y dinámicos al redistribuir las tareas cuando estemos en marcha. No asumamos el calendario como un dogma. A día de hoy con tantos factores que disgregan nuestra rutina, en forma de interrupciones y asuntos que alteran nuestro plan de trabajo, sumados a los problemas de carácter técnico que retrasan de por si la ejecución de las tareas, convierten las fechas límite en una mera declaración de intenciones.

4. El equipo, siempre el equipo. Busca su compromiso y su complicidad. Si eres jefe de grupo crea un ambiente participativo donde todo el mundo pueda aportar lo mejor que sabe hacer, escucha su opinión sin olvidar que tu eres el que manda. Si eres un miembro del equipo, da lo mejor de ti y habla con los demás si crees que puedes aportar algo diferente o si hay algo que te impide despegar. Una declaración de intenciones a realizar antes de empezar y renovar en cada reunión de seguimiento.

5. El hombre orquestra ha muerto, trabajamos en red, siempre hay un equipo detrás. Apóyate para marcar la diferencia. Aunque seas tú el único que trabaja en un proyecto alrededor tienes personas que te ayudan, estén presentes físicamente  o en tu red de contactos. Antes de iniciar un proyecto identifica las situaciones clave, los posibles problemas y  a las personas en que te puedes apoyar para resolverlos.

En definitiva administrar proyectos no es tan solo preparar una tabla de secuencias de tareas, marcando sus fechas límite y rezar para que se cumplan. Más allá de todo eso hay una serie de factores que pueden ayudarnos a conseguir el éxito, o enviar-nos al fracaso si no los tenemos en cuenta.