martes, 31 de agosto de 2010

Como entrenar a tu primer empleado

Si estás acostumbrado a trabajar solo, entrenar a tu primer empleado puede ser un desafío. ¿Tu nuevo colaborador quedará bien en tu empresa? ¿Cómo puedes asegurarte de que terminen las tareas con eficiencia y correctamente?

La falta más grande que muchos empresarios cometen es dejarle todo al nuevo empleado inmediatamente y esperar a que esta persona se actualice con el tiempo encima. Tienes que organizar la información que vas a enseñarle, no sólo le des información cuando se te ocurra. El tiempo que tomará para ser productivo mientras ordena sus ideas es demasiado para una nueva empresa.
Antes del primer día de tu nuevo empleado, (o mejor antes de que contrates a esa persona), forma una lista detallada de las responsabilidades que éste tendrá. Incluye lo que esperas de esa persona, cómo debe hacer su trabajo, cómo valorarás su rendimiento, etc., con el propósito de que puedas darle esos parámetros cuando llegue a la empresa.
Los nuevos empleadores  deben ordenar la información en niveles: ¿qué necesita saber, primordialmente, el nuevo empleado? ¿Cuáles son los puntos más importantes? ¿Qué información puede recibir más tarde, por ejemplo en algunas semanas o meses? Este proceso no sólo te ayudará a comunicarte de manera sencilla con tu empleado, sino que también establecerá prioridades para que éste sea productivo en el trabajo vital de forma mucho más rápida.
Aunque crear una lista de las responsabilidades es importante, no te imagines un manual de 100 páginas. Demuestra cómo se hace la tarea y deles la oportunidad de probarlo mientras usted los supervisa. Deles retroalimentación sobre qué hicieron bien. La mayoría de los adultos aprenden más rápidamente cuándo hay un modelo de buen rendimiento.
En general, es importante tomar bastante tiempo en entrenar gente así que no suponga que su nuevo empleado sabrá las cosas innatamente. Si usted ha estado absorto en desarrollar su plan de empresa y estudiar cómo usted va a tratar a los clientes, usted tomará muchos de esos conocimientos por supuesto. Usted tiene estas expectativas implícitas en su cabeza sobre cómo usted quiere que se hagan las cosas, pero nunca lo ha comunicado.

Puntos importantes para la capacitación a nuevos empleados:

1. No supongas. No pienses que porque una persona ha escuchado la información una vez, ya lo sabe todo. Tendrás que entrenarlo y reforzar cada punto; esto ayudará a que el nuevo empleado aprenda más rápido.
2. Haz preguntas. Los nuevos empleados a menudo se reservan de hacer preguntas por temor, así que estará en tus manos asegurarte de abrirles la puerta. Tú plantea las preguntas: “Sé que esto puede ser confuso. ¿Existe alguna parte de nuestro procedimiento con el que necesita ayuda?”
3. Crea un acordeón. Nos referimos a una herramienta visual, una especie de listado breve y conciso en donde aparezcan las “Cosas que deben hacer o no hacer” o “Cinco cosas para recordar”, por ejemplo. Los nuevos empleados podrán usarlas como referencia inmediata. Piensa en esto como información tamaño palma de la mano.

Como influyen nuestras creencias a la hora de ganar dinero

Lo que somos y logramos tiene mucho que ver con nuestras creencias. Nuestras creencias más profundas es lo que influye nuestras circunstancias externas de nuestra vida. Es muy difícil ser consiente de ello.

Hay una creencia muy arraigada, “los pobres son honrados y los ricos deshonestos”, muchas veces he oído decir con mucho orgullo “soy pobre pero honrado”. Los pobres que escuchan esto desde niños, condicionan y refuerzan su condición de pobres.
Esta información es una de las mejores explotadas por la industria del cine, y gracias a ella podemos ver muchas películas que logran ganar millones de dólares. Incluso en nuestro lenguaje y maneras diarias esta idea es persistente.
Cuando le hablo a alguien de un negocio, una oportunidad para que él gane dinero, cuando hay confianza siempre se filtra la pregunta “¿y, ya están cayendo o no?” sonrisas y un guiño de listo; el no va caer.
En las películas los héroes siempre son pobres y honrados, los villanos escandalosamente ricos y no tienen ningún principio moral ni escrúpulos. La gente se identifica con los personajes pobres, humillados y víctimas. Y les encanta ver cualquier cosa que pinte a los ricos como egoístas, deshonestos, y malvados.
La continua exposición de este estereotipo en todos los medios de comunicación no nos permite ser curiosos y buscar, mas bien nos mantiene en guardia, con miedo, postergando y recurriendo a miles de pretextos.
Es muy común buscar la seguridad de un empleo a pesar de que las personas tienen grandes sueños, a pesar de que pueden ver en sus semejantes que un empleo nunca da suficiente dinero para lograr un gran sueño. Un empleo esta bien, pero no matar los sueños.
Es muy fuerte la idea de que la culpa de la pobreza la tiene el gobierno, el nivel de educación, nuestro empleo o el medio donde se vive. Muy poco se pude hacer para que estas circunstancias cambien. La responsable es ese poder profundo llamado creencia.

lunes, 30 de agosto de 2010

Luche por ser profesional

Todo en la vida, necesita un tiempo, y en el caso de ser un profesional a veces se puede emplear en ello toda la vida para conseguirlo y no siempre con los resultados deseados.
Para ser profesional no necesariamente tienes que estudiar en una universidad. Ser profesionales significa hacer algo con conocimiento de una técnica o proceso. Una técnica es una forma de hacer las cosas de una manera definida y estipulada.
Hacer uso de técnicas y procesos predecibles nos convierte en profesionales, además si aportamos calidad, eficiencia o excelencia aportamos un valor de diferenciación frente a los demás servicios o productos.
Un buen profesional se hace de buenas técnicas, que aplica paso a paso, cuidando la calidad y el buen resultado.
Ahora en cuanto a un negocio virtual, las técnicas también son muy necesarias, los buenos resultados se obtienen solo cuando logramos una buena profesionalización.
En el negocio virtual el trabajo diario profesional es la publicidad, darse a conocer a más personas cada vez. Los resultados serán de acuerdo a como tratemos con las personas, como elaboremos nuestra lista de contactos y de que manera la mantengamos viva, interesada y curiosa por nuestra información.
Fuente: Abrirnegocio

Una nueva META: Ser más Creativos

Los seres humanos a pesar de saberse de un gran potencial, duda de poder crecer tanto como sus semejantes. Lo que no ocurre con los demás seres vivientes.

Por ejemplo un roble, jamás va dudar de poder crecer tanto como otro roble; ni un elefantito va dudar de ser tan fuerte y grande como otro elefante. Cada ser viviente crece según su especie, ni mas ni menos.


Los seres humanos poseemos la facultad de desarrollar destrezas, solo hace falta una constante practica con disciplina. Si pudiéramos pensar en una actitud diferente, su práctica nos daría resultados diferentes.
Pensar en cosas nuevas es cuestión de habito, y habito no es mas que actitud repetida una y otra ves hasta que se convierte en un proceso inconsciente.
Adquirir buenos hábitos es implantarse una práctica voluntaria de algo que deseamos. Es un pensamiento que nace de nuestro ser, de nuestras necesidades y sueños, cuanto mas grande nuestros sueños y necesidades mas grande el por qué buscar habituarse para actitudes de éxito.
Todas las cosas y hechos que existen primero fueron un pensamiento, se dice que todo lo que podamos imaginar existe en algún lado, que no podemos pensar en algo que no existe.
La era del Internet, por la velocidad con que se transmite la información hace rentable ser creativos. Ser especialista en aquello que nos gusta es un gran negocio, escribir una guía, un manual o un libro sobre aquello que nos gusta es un gran negocio.
Que de cada mil personas una compre, es un gran negocio. En Internet tenemos acceso a millones de personas, y de cada mil uno en millones es magnifico negocio.
Con este curso vamos a conocer los principios básicos para poder desenvolvernos en forma adecuada en el mercado de Internet.
Fuente: Abrirnegocio

domingo, 29 de agosto de 2010

El Tiempo es Oro: Aprende a Manejarlo


1. Observa, por una semana, en que inviertes las 24 horas del día.

Comienza tomando notas, sin obviar nada, aun lo que te parece obvio. Aplica el principio “ver para creer”, tu mismo no te puedes ver de forma objetiva, pero luego podrás ver tus notas y te sorprenderá.
¿Cuáles de estas actividades no tienen valor para ti?
¿Cuáles de ellas puedes delegar?
¿Cuáles de estas actividades te encanta hacer?
¿Qué porcentaje de todas estas actividades no son tuyas, es decir son cosas que haces para otras personas?
Elige 5 cosas que deberías repetir en tus próximos días, y 5 que debes evitar hacer por no ser productivas.

2. Re-organiza tus prioridades
Haz un plan para re-organizar tu tiempo. Vas a necesitar pedir apoyo, ya sea de tu familia o compañeros de trabajo. Comienza haciendo pequeños cambios, para que te vayas acostumbrando.
Delega pequeñas tareas
Aprende a decir NO a pequeñas cosas que te pidan
Divide tareas grandes en pequeñas partes

3. Toma Acción
Ponle acción a este nuevo plan, la acción es la única forma de lograr que las buenas intenciones pasen a ser reales para tu mejora personal. Es normal que te resistas a delegar, posiblemente seas muy controlador, u opines que te gusta la perfección, pero entiende que solo son argumentos para cargar tu espalda.
Tú quieres andar ligero, libre y creativo. Necesitas el tiempo para tus ideas de negocios y la vida que sueñas para ti. No te canses de hacer cambios. Se siente algún vacío, por no saber, por no ser predecibles los nuevos resultados, pero ya te acostumbraras.
Si aun no logras los resultados que deseas, ser esa persona que lo logra es un estado que desconoces, es nuevo, y tienes que saberlo.

Evaluar el desempeño de las personas en los pequeños negocios

En muchas grandes empresas es habitual ver procesos para evaluar al personal. A través de diversas técnicas y herramientas, unas más complejas o con mayor utilidad práctica que otras (alguna se la deja por el camino y resulta que no sirve para nada), se intentan extraer conclusiones acerca del rendimiento de las personas en su puesto de trabajo.

No todas las pymes cuentan con una función de recursos humanos que se pueda permitir dedicar tiempo a estas labores. También es cuestionable el beneficio que se obtendría al aplicar alguna técnica de evaluación en un negocio de pequeña dimensión ¿Merece la pena hacer algún tipo de evaluación del personal o no? ¿Cómo se hace?

¿Qué utilidad tiene una evaluación del personal?

Una buena evaluación del personal tiene beneficios para la empresa y para los empleados. Mediante esta herramienta, cada individuo puede conocer, desde el punto de vista de la organización, sus puntos fuertes y débiles. Saber lo que hace bien, a cada persona le aporta seguridad de que está haciendo un buen trabajo. Conocer los puntos a mejorar, le permite tener claro qué tornillos debe apretar para desarrollar un buen papel como profesional.
Una evaluación es un proceso de crítica constructiva. La evolución de los resultados a lo largo del tiempo, aportará una visión de los logros alcanzados y de los puntos débiles a trabajar.

¿Cómo hacer una evaluación del personal?

Hay varias maneras de hacer una evaluación del personal. La más sencilla que se me ocurre es la de hablar con cada trabajador directamente. Dentro o fuera de la empresa, incluso en un ambiente distendido, se le pregunta al trabajador sobre los temas profesionales y personales clave de su puesto. No se trata de examinarle, sino de conversar y dejar que exprese su visión libremente. Se pueden sacar muchas conclusiones interesantes con este sistema, si ambas personas conectan.
Otra alternativa para hacer una evaluación del personal es mediante procedimiento basado en una encuesta. No se trata sólo de rellenar un formulario, que normalmente es algo visto como más frío y burocrático que una entrevista personal, sino de usarlo como base para una posterior entrevista con cada persona.
Normalmente, las entrevistas se hacen “desde arriba”, es decir, las hace un responsable (mando superior). Sin embargo, hay procedimientos que contemplan una visión en 360 grados, de tal manera que cada persona es evaluada por sus superiores, subordinados e iguales. El cómo me veo yo, frente al cómo me ven desde fuera, pero desde todos los puntos de vista posibles. Este método parece el más completo, ya que permite cuadrar las opiniones desde todos los ángulos.
Cuando estamos hablando de personal cuya función es la de prestar un servicio a un cliente y hay un contacto directo con éste, no está de más pedirle su opinión sobre el trato recibido. De esta manera, estamos haciendo una evaluación del personal y, a la vez, un sondeo de la satisfacción de quien nos compra.
Sobre los plazos para realizar la evaluación del personal podemos establecer una periodicidad anual. Hacerla con más frecuencia puede provocar una sensación de agobio o desidia en los trabajadores (“ya nos están controlando otra vez”; “esto no sirve para nada”) y si se amplía el plazo, se pierde la perspectiva. Una vez al año, no hace daño.
Se puede pedir ayuda a una consultora especializada en la gestión de resursos humanos para hacer la evaluación del personal. La mejor idea es que ellos ayuden a ver la mejor estrategia a aplicar, pero siempre debe ser un proceso liderado por la empresa y con participación plena de ésta.

Errores que se deben evitar en la evaluación del personal

A la hora de realizar una evaluación del personal, se debe dejar hablar a cada persona con libertad. No darle cancha suficiente o hacerla sin tiempo suficiente, no vale para nada. Cuando se obtenga un resultado de dicha evaluación, debemos dejar que las personas no satisfechas con el mismo puedan revisarla. Los procedimientos de evaluación no son perfectos y también fallan.
Es contraproducente enfocar la evaluación del personal como un “examen final”. Hay que darle un toque de “todo lo contrario a ambiente de presión”, para que las personas puedan expresar sus opiniones libremente de cómo ven el trabajo y se puedan extraer conclusiones útiles por todas las partes. Libertad de expresión y opinión, son la clave. No es buena idea dejar que la evaluación la haga un tercero (consultora externa) y que la empresa se lave las manos. Se necesita la implicación de toda la organización.
El resultado de la evaluación debe ser expresado de forma razonable, sin complicarse la vida. Nada nos aporta obtener una nota final de cada persona con hasta 5 decimales. Las técnicas matemáticas, los ajustes a distribuciones que empleemos, no deben distorsionar ni condicionar los resultados. Ojo con quien las aplica y como las aplica, ya que la estadística es una ciencia compleja y no todo el mundo está preparado para hacer ciertos análisis.

Conclusiones

Lo más importante es el sentido común. No se puede olvidar nunca que gestionar una empresa no es otra cosa que gestionar personas que ejecutan procesos. La técnica a aplicar y el procedimiento a seguir tienen que ser coherentes, no vaya a ser que la estadística o un absurdo procedimiento evaluador nos lleven a asumir conclusiones sin sentido y que generen un ambiente de trabajo negativo. Se trata de que todas las partes salgan ganando y se pueda afrontar el futuro a corto, medio y largo plazo con garantías de éxito.

sábado, 28 de agosto de 2010

En los negocios, no se trata de cómo lo hago. Se trata de por qué lo hago.

Las preguntas mas comunes de los emprendedores siempre están relacionadas con el ¿Cómo….?,  ¿Cómo lo hiciste?, ¿Cómo lo hago?, ¿Como empiezo?, ¿Cómo consigo capital?, etc.

En el mundo de los negocios es más importante que el cómo lograr algo es el porqué queremos lograr algo. El porqué es la razón para iniciar cualquier negocio, cualquier empresa, cualquier emprendimiento.
Es muy cierto que la mayoría de personas buscamos el camino fácil hacia la riqueza, en ese afán de como volvernos ricos terminamos en un callejón sin salida, en vez de eso deberíamos buscar dentro de nosotros mismos el porque queríamos ser ricos.
Por eso querido emprendedor cada vez que quiera hacer algo, o quiera empezar algo, no olvide primero preguntarse ¿porqué quiero hacer esto?. Luego que tiene la respuesta escríbalo en un papel, y trate de hacer un plan con ello, les garantizo que será de gran ayuda.
Una vez encuentre el porqué, luego surgirán las ideas sobre cómo hacerlo.

viernes, 27 de agosto de 2010

Tres secretos para emprender

Es muy usual escuchar a los emprendedores quejarse por “la falta de recursos” y “las dificultades de acceso al capital”. Que dudas tenemos de que ambos ítems están en el podio de las quejas y excusas. Sin embargo, la historia emprendedora enseña una verdad irrefutable: “Jamás hubo alguien que pasó de emprendedor a empresario por tener exceso de recursos”.

Más bien sucede todo lo contrario, y con una paradoja: Emprender es una actividad que busca generar bienestar y mejorar la calidad de vida de las personas pero debe hacerlo administrando escasos recursos, a los cuales debe transformar en abundancia.

Cómo superar esta flaqueza de recursos es la pregunta que todos los emprendedores se hacen. Y hay algunas pistas que podemos dar, sin pretender que se interpreten como leyes infalibles. Son, en todo caso, pequeños tips surgido de la experiencia y que si funcionaron para otros, también pueden funcionar para ustedes:

El primero es no prestar atención a los consejos de los no emprendedores. Un tip de la vida real puede ser más potente que toda la teoría.

El segundo tip tiene que ver con la personalidad. Un emprendedor va siempre por más, porque está en su naturaleza ser siempre mejor. Y ser siempre mejor tiene que ver con dar y ser lo mejor que podemos, lo cual implica desarrollar virtudes que antes no se tenían y mantenerlas en el tiempo.

El tercer tip tiene se relaciona con el dinero. Un consejo sencillo pero que solemos olvidar: Tener muchas más entradas que salidas de dinero.

Tres consejos básicos pero muy efectivos porque todos nacemos con la posibilidad de emprender, pero lo son quienes toman realmente la decisión. Aunque ello implique un intenso trabajo de auto modelación de la personalidad.

La disciplina en los empresarios

Se habla mucho de las características que debe tener un empresario, de las cualidades necesarias para ser un buen empresario, etc. Yo me quiero detener en una de ellas, para mi, una de las principales teniendo en cuenta el papel que desempeña el empresario dentro del engranaje de su negocio, la disciplina. En la mayor parte de las pymes y, por supuesto, en los negocios gestionados por un autónomo, el empresario es la parte alta del organigrama, eso significa que no tiene a nadie por encima a quien rendir cuentas, ni quién controle su trabajo, su gestión, sus decisiones, etc.
Eso supone trabajar con una gran libertad, pero también puede suponer un problema. Es importante que el empresario, en estas circunstancias, diseñe unos mecanismos de control, se comporte como un trabajador más y se someta a la misma organización del desempeño. Mi opinión es que esa disciplina debe aplicarse a tres factores, el tiempo, el dinero y las relaciones sociales.

La disciplina en el tiempo

El autoempleo puede darnos una libertad, sobre todo si tenemos trabajadores, temporal que debemos de administrar. El hecho de que nadie nos controle y haya empleados trabajando para nosotros no es óbice para que no debamos marcarnos una jornada laboral que cumplir. Las tareas del empresario deben estar tan definidas como las de cualquier trabajador y se han de cumplir con la misma rigurosidad.
El hecho de poder delegar ciertas funciones no nos exime de la labor de planificación, de supervisión, de administración de los recursos, por lo que no podemos, alegremente, dejar todo en manos de los demás y pasar, de vez en cuando, a recoger los beneficios.
Por otro lado, tampoco podemos pecar de hacer lo contrario y “vivir para el negocio”. La organización es fundamental porque tampoco debemos entregar todo nuestro tiempo a la empresa, la salud física y mental dependen, en gran medida, del descanso y no debemos sacrificar éste por aumentar los beneficios.

La disciplina en el dinero

Aplicando el principio de que el empresario es un trabajador más, éste debe tener una asignación económica como pago de las tareas que realiza. Por tanto, el empresario debe ser disciplinado y no tratar el dinero de la empresa como si fuera suyo, el empresario sólo recibe dinero de la empresa a través de su retribución y el reparto de los beneficios obtenidos al final del ejercicio económico.
La disciplina económica del empresario debe evitar que éste trate el dinero de la empresa como si fuera propio y retire fondos de la misma para sus gastos personales. Si en un determinado momento la retribución asignada al empresario debiera ser modificada, esa decisión deberá ser tomada bajo un criterio objetivo, como si se tratara de un trabajador más.
En muchos casos, el empresario utiliza fondos de la empresa como propios y dispone de ellos con total libertad dándoles un destino distinto al de la actividad del negocio, eso puede conducir a agotar la liquidez de la empresa o a una descapitalización de la misma, por tanto tiene que haber una disciplina por parte del empresario de administrar su salario y retribuciones de manera que no se confunda el dinero del empresario con el de la empresa.

Las relaciones sociales

En parte, relacionada con la disciplina en el tiempo, el empresario debe ser consciente que parte de su trabajo consiste en la dedicación a las relaciones sociales. El empresario debe ser el mejor embajador de la empresa y parte de su tiempo debe dedicarlo a crear, potenciar y mantener su red de contactos con proveedores, clientes u otros empresarios.
Muchas oportunidades de negocio, nuevos contactos, alianzas, etc. surgen en entornos fuera del trabajo. Es importante fomentar las relaciones con el entorno, por eso, aunque a veces nos cueste o no nos guste, debemos tener presencia en actos donde mantener este tipo de relaciones. Pertenecer a asociaciones de empresarios, como ya comentamos enotro post, es una vía para ello, también asistir a conferencias, presentaciones, etc.
Acudir a este tipo de actividades, por poco provechosas que nos parezcan, puede suponer hacer presente nuestra imagen de empresa en la sociedad empresarial, a la vez que mantenemos el contacto con personas, en la misma situación que nosotros, con las que compartir experiencias, proyectos, problemas, etc. Todo esto es una puerta abierta que no conviene descuidar o cerrar.
 Funente: En Blog SAGE

jueves, 26 de agosto de 2010

Ayuda para Pymes


Planifique, antes de dar cualquier paso: Antes de dar el salto al autoempleo, se necesita un sólido plan de negocios, un documento que establece claramente su estrategia de operación y situación financiera.
Si usted no sabe por dónde empezar, la ayuda no está muy lejos. Decenas de proveedores de software ofrecen programas de planes de negocios que le guíe en el proceso y plantean preguntas importantes que usted nunca había pensado hacer.
Consiga el espacio ideal: Si usted necesita un lugar para reunirse con los clientes, trabajando desde su casa no puede ser una opción. Sin embargo, el arrendamiento financiero y el suministro de una oficina a tiempo completo puede ser costoso, lleva mucho tiempo y ofrecen poca flexibilidad.
Muchas nuevas Pymes superan estos retos mediante el uso de centros de negocios completamente amueblado en su lugar. Centros de negocios, tales como los ofrecidos por Grupo Regus, proporcionan una oficina bien equipada con todos los servicios que las grandes empresas dan por sentado. Con cero inversión en comprar o instalar, usted puede entrar y ponerse a trabajar inmediatamente.
Opere de manera virtual: Puede que no tenga la necesidad de una oficina a tiempo completo, pero es probable que no quiera dar una mala imagen con una tarjeta de presentación que tenga una dirección desconocida por los empresarios.
Con una oficina virtual, se obtiene una dirección permanente en una prestigiosa área de Negocios, un número telefónico y una recepcionista para contestar y direccionar las llamadas en nombre de su empresa. Algunos proveedores de oficinas virtuales incluso incluyen espacio físico de oficina a tiempo parcial, por lo que puede sostener una reunión con sus clientes, cuando sea necesario.
El poder de la percepción ante sus clientes potenciales, es crucial cuando inicia su negocio.
Pase la voz: Para que la gente sepa que existen, usted probablemente querrá un logotipo de la empresa, tarjetas de presentación, papelería y un sitio web.
Usted podría pasar meses realizando cada una de las cosas mencionadas anteriormente o simplemente trabajar con uno de los muchos servicios en línea que pueden producir un paquete personalizado completo en una semana o menos.
Cuando se trata de publicidad, un "pago por clic" a través de un sitio de búsqueda de Internet puede provocar el empezar a recibir llamadas telefónicas requiriendo de sus servicios y/o productos.
Rodéese de profesionales: Tener un asistente le puede ayudar a mantener la concentración, pero pagando un sueldo y los beneficios pueden estar fuera de su presupuesto inicial. Aún no tiene que volar en solitario, los asistentes virtuales pueden manejar muchas tareas de apoyo administrativo a través del uso de la tecnología.
Los Centros de negocios a menudo incluyen el apoyo de profesionales para que le ayuden en la administración de su oficina.
Mientras que otros emprendedores están sentados pensando de qué manera iniciar, los empresarios decididos y optimistas descubren nuevas oportunidades, de las cuales sacan provecho de los recursos rentables, diseñados para ayudarles a configurar y hacer crecer sus negocios, incluso durante este período de incertidumbre económica.

Guía para crear tu propio "producto milagro"


¿Eres un joven emprendedor con ganas de comerte el mundo pero sin ningún proyecto que valga la pena?¿Estás buscando una idea de negocio que requiera un mínimo esfuerzo y te genere cuantiosos beneficios?
¡Enhorabuena, porque estás en el momento y el lugar adecuado! España es un país de misticismos y creencias absurdas, y eso es una oportunidad de negocio que un emprendedor talentoso como tú no puede dejar escapar.
Con esta sencilla guía podrás poner en marcha tu negocio en sólo 10 pasos.
1. Crea un producto cualquiera (una pomada, una pulsera, una calcamonía...) y escribe un panfleto repleto de palabros científicos concatenados. No te preocupes por dotarle de algún sentido, tu consumidor potencial es analfabeto funcional. Hay palabras que funcionan de manera mágica como energía y magnetismo; úsalas sin ningún pudor.
2. Otra opción es inventarte tu propia palabra pseudocientífica, como polinmunitas o pendorfinas. Es fundamental que el vocablo que crees tenga una cierta resonancia científica.
3. Es importante que avales tu producto con alguna coartada "natural", que nadie piense que se ha desarrollado en un oscuro laboratorio sin ventanas repleto de gente fea. Puedes afirmar, por ejemplo, que tu producto se basa en algo oriental y milenario (no vale si es sólo oriental o sólo milenario, debe ser ambas cosas). Si el rollo oriental no te va, di que se basa en algo aparentemente inocuo pero extravagante como la mucosidad vaginal de las murciélagas.
4. Ojo cuando afirmes para qué sirve exactamente tu producto. Debe dar la impresión de que cura algo, pero no puede ponerlo explícitamente o corres el riego de acabar en la trena. Usa expresiones ambiguas y vagas; di, por ejemplo, que apelmaza los átomos o que diluye la entropía de tus quarks o que purifica el áurea magnética de tu glándula pineal. Y ponlo en negrita.
5. Ahora debes establecer un buena distribución para tu producto. Todos los asentamientos humanos que superan los 1.000 habitantes tienen al menos una de esas tiendas donde se venden productos biológicos junto a remedios homeopáticos (además de tener un tablón de anuncios con carteles fotocopiados de reflexoterapia y yoga para niños). Obviamente, debes colocar tu producto ahí, pero no te limites a eso. Las farmacias son también unos sitios fantásticos para distribuir un engañabobos. Quizá creas que hay una ley que prohíbe vender este tipo de productos en farmacias. Pues, mira, no.
6. Regálale tu producto a unos cuantos famosos. En nuestro país, prácticamente todos los que aparecen en televisión carecen de formación científica, lo cual es una ventaja para ti. Convence a unos cuantos famosos de las bondades terapéuticas de tu producto y garantízales que follarán más (porque, como todo el mundo sabe, cuando se diluye la entropía de los quarks, aumenta la potencia sexual).
7. Cuando alguien te pregunte porqué tu producto no está homologado por el Ministerio de Sanidad (y ten por seguro que alguien te lo preguntará tarde o temprano) respóndele que hay un lobby de presión formado por la industria farmacéutica y la OMS que presiona al Gobierno. Si, a pesar de tu explicación, el listo o lista en cuestión insiste en pedirte explicaciones, responde: "tú eres el típico que cree que el 11-S lo hizo Al Qaeda, ¿verdad?"
8. Los grandes medios de comunicación tienen una sección de ciencia que rellenar, pero carecen de periodistas capaces de diferenciar un brontosaurio del Hubble. Aprovecha esta feliz circunstancia para que publiquen un artículo sobre tu producto.
9. Incluso la gente que no ha ido a la universidad sabe que ahí se concentra alguna gente culta e inteligente. Es importante, por tanto, que presentes tu producto con algún tipo de investigación científica que lo avale y que haya sido llevaba a cabo en un centro universitario. Que no cunda el pánico; tienes dos opciones. La primera y más barata es inventarte la Universidad. Si deseas apoyarlo con imágenes, cómprale una bata blanca a tu cuñado y hazle un foto mirando a cámara. Esto tiene sus riegos, ya que podrías ser acusado de publicidad engañosa, así que te recomiendo una opción algo más cara. En el mundo, particularmente en los países del hemisferio sur, hay multitud de universidades que aceptan dinero por emitir informes con lo que tú les digas. La inversión merecerá la pena y harás un poco menos pobres a un par de familias.
10. Por último, reza para que a esa gran masa analfabeta llamada consumidores no le dé por leer algo de ciencia.

miércoles, 25 de agosto de 2010

15 tips para trabajar desde casa



1. Disfruta lo que haces.
Para que un proyecto sea exitoso es importante que te guste, creas en él y lo disfrutes. Cuando una persona realiza un trabajo que le entusiasma y, por lo tanto, pone todo su empeño para que salga bien; el cliente lo percibe. Esto, con el paso del tiempo, se convierte en flujo de efectivo constante.
2. Luce como todo un profesional.
Si te dedicas a vender productos de belleza tendrás forzosamente que lucir impecable diario. O bien, si comercializas o representas a una empresa de productos naturistas lo más recomendable es que tengas una buena figura y que la gente vea que consumes tus productos. Sólo así ganarás la confianza de tus prospectos y mantendrás cautivos a quienes ya te compran.
3. Prepárate para ser el mejor.

Si trabajas de manera independiente profesionalízate, suscríbete a publicaciones y boletines especializados, investiga cómo desarrollar tu propia estrategia de ventas, administración, mercadotecnia y publicidad, y analiza lo que hace tu competencia.
4. Diseña y arma tu espacio.

Lo mejor es que tengas ese espacio limpio y ordenado para que tus clientes sientan que tratan con un profesional. No olvides pedir a tu familia que respete tu zona de trabajo.
5. Lleva tu oficina a donde quieras.

Muchas veces quienes trabajan desde su casa, pasan más horas fuera que en la “oficina”. Lo mejor es contar con un equipo en el que esté la información que necesitas y que tenga conexión inalámbrica a Internet.
6. Personaliza tu oferta.
 Una de las ventajas de tener un negocio desde casa es que tienes la posibilidad de brindar un servicio a la medida de cada persona. Desde entregar la mercancía o pedido el día y bajo las condiciones señaladas, hasta enviar correos electrónicos anunciando paquetes diseñados exclusivamente para cada uno de tus clientes. 
7. Suma valor a tu oferta.

Estamos en una época donde la gente valora su tiempo. Lavado de autos en 15 minutos, 30 minutos o la pizza es gratis, etc. Por lo tanto, es importante que tus clientes actuales y potenciales vean en tus productos o servicios la vía para resolver un problema y facilitarse la vida.
8. Vende sólo beneficios.

Cuando hables de tu producto o servicio siempre inicia con el testimonio de tus clientes actuales. También es recomendable que en tu propaganda –ya sean volantes, página Web, blog, boletines y otros medios como correos electrónicos y perfiles en Facebook y Twitter– incluyas las experiencias de tus compradores satisfechos.
9. Crea lazos personales.

Haz que tu cliente sienta que tu concentración, esfuerzo y creatividad están en el proyecto para el que fuiste contratado, sólo así dejarás de ser un proveedor para convertirte en un asesor experto.
10. Organiza tu tiempo.

Uno de los problemas recurrentes de los emprendedores que operan desde casa es que carecen de un método de trabajo. Los resultados: trabajo a media noche, fines de semana laborales, vacaciones retrasadas y entregas fuera de tiempo. De ahí la necesidad de fijar horarios de trabajo, igual que si se trabajara para una empresa. También hay que diseñar procesos eficientes para eliminar pasos inútiles en tus operaciones diarias.
11. Ponle precio a tu trabajo.

Si fabricas tus productos, vendes artículos por catálogo o prestas servicios, calcula cuánto inviertes para producir o generar tu oferta, luego investiga los precios de tu competencia y así tendrás una idea de cuál es la tarifa correcta. Aunque trabajes por tu cuenta recuerda que eres un profesional y que tu trabajo tiene un valor agregado. Al momento de fijar el precio debes considerar tus estudios, lo que has invertido en tu preparación y la experiencia acumulada para llegar a ser el mejor.
12. Aprende a cobrar.
 Parece un consejo obvio, pero en la práctica no todos saben llevarlo a cabo. Para empezar, vende tus productos u ofrece tus servicios entre tus conocidos, amigos y familiares; de esta manera, puedes diseñar estrategias de cobro de acuerdo a cada perfil.
Establece plazos para cobrar, mismos que deben ir de 15 a 30 días máximo. Recuerda que conforme sumes nuevos consumidores, esta labor será más sencilla.
13. Haz tu negocio autosuficiente.

Un grave error es financiar los proyectos de tus clientes con tus propios recursos. Lo mejor es pedir un anticipo (normalmente del 50% del monto total) y el resto cobrarlo una vez concluido el contrato o entregada la mercancía. Regla de oro: una cosa es el dinero del negocio, otra el dinero propio y otra el que destinas a tu casa.
14. Diseña múltiples formas de pago. 
Ya no tendrás que ir a la oficina o casa de tus clientes a cobrar. Una opción es abrir una cuenta bancaria destinada únicamente a los ingresos de tu negocio. Así, tus clientes pueden depositarte en ventanilla o hacer una transferencia vía banca electrónica.
Otra forma de asegurar el flujo constante de efectivo en tu negocio es diseñar diferentes esquemas de pago. Por ejemplo, pagos semanales, quincenales o mensuales. Se vale dar prórrogas, pero que esto sea sólo la excepción y no la regla.
15. Paga tus impuestos.

“Con recibos de honorarios puedes trabajar para grandes empresas. Eso sí, no olvides pagar tus impuestos a tiempo y, al final del año fiscal, hasta puedes obtener una devolución.