sábado, 20 de noviembre de 2010

Optimiza tu empresa


Si sabes jugar bien tus cartas, tu empresa saldrá reforzada en el medio y largo plazo. Un estudio de la consultora Improven, especializada en la gestión de crisis, subraya que el 23,5% de las empresas ha mejorado su posición competitiva durante este período económico turbulento.

¿Y cómo lo están consiguiendo? Con una gestión proactiva hacia el cambio. No es una leyenda urbana que en tiempo de crisis hay oportunidades. Es real. Existen. Y eso es así, porque en esos entornos los sectores se reducen tanto en tamaño como en número de competidores, por lo que se tiende a un reparto más grande del mercado. Y sólo podrán acceder a ese reparto aquellas empresas que hayan hecho bien sus deberes. Si aún no los has hecho, tienes otra oportunidad que no debes desaprovechar. ¿Cómo? Optimizando tus procesos para sacar el máximo rendimiento con los recursos que tienes.

NO SÓLO APAGAR EL FUEGO

En los primeros momentos de la crisis, la mayoría de las empresas se han defendido con un plan apagafuegos, efectivo quizás a corto plazo, pero poco o nada a medio y largo plazo, que ayude no sólo a mantener a flote a la organización sino a salir reforzada. Dos son las medidas más utilizadas –y menos eficaces– en ese plan antichoque: el redimensionamiento de estructuras y plantilla y la reducción de gastos generales. “Hay que separar el plan de choque, que se adopta cuando el barco se está hundiendo para tapar por donde entra el agua, del plan de reinvención, es decir, ya ha dejado de salir agua, ya hemos dejado de perder dinero y ahora vamos a ver qué hacemos con la empresa”, sostiene Eduardo Navarro, de Improven.

LAS MEDIDAS MÁS EFICACES

Redefine tu estrategia en función del nuevo entorno. Focaliza tu core business y desinvierte en unidades de negocio no rentables y activos no estratégicos.
Gestiona tu caja, la rentabilidad y la morosidad.
Refinancia la deuda y optimiza el circulante.
Innova ante las nuevas necesidades de tus clientes.
Focaliza en tus buenos clientes y productos y abandona el resto.
Vender es clave, pero minimiza riesgos y costes.
No bajes los precios indiscriminadamente, (en todo caso, mantenlos o súbelos).
Produce sólo lo que vendes y mejora la productividad.
Mejora la gestión de compras.
Rediseña la organización, fideliza el talento y toma decisiones.

MIRANDO EL HORIZONTE Y NO LOS PIES


No hay comentarios:

Publicar un comentario