sábado, 13 de noviembre de 2010

Nadie nace emprendedor, el emprendedor se hace

Cada vez es más común en reuniones públicas y privadas dirigidas a nuevos empresarios que se debata sobre si el emprendedor nace o hace. Yo lo tengo más claro que el agua: Nadie nace con el gen emprendedor; sencillamente, porque ese gen no existe.

Reconozco lo primero, que determinadas habilidades son muy importantes para emprender con éxito (capacidad de comunicación, resistencia a las dificultades, enfoque comercial…) y que incluso, existen muchas de esas capacidades que distinguen a quienes toman la decisión y quienes ni siquiera se lo plantean (valentía, enfoque hacia un proyecto…). Pero me niego a reconocer que ese coktel de capacidades venga otorgado por la genética.

Alguien igual argumenta que en familias de emprendedores es común encontrar más emprendedores. Cierto. Pero no es por herencia; es por la educación que esas personas reciben.

Por otro lado, si estamos de acuerdo todos en que los países anglosajones tienen un perfil más emprendedor que los latinos, ¿Estamos también asumiendo una diferencia genética entre ambos? Basta de bromas.

Ser emprendedor no es una cuestión innata: aunque influye mucho el entorno en el que vivas, depende única y exclusivamente de que te lo propongas

No hay comentarios:

Publicar un comentario