domingo, 7 de noviembre de 2010

El miedo a emprender: Consejos para gestionalo

Domina el miedo al fracaso

De nuevo, no se trata de superarlo, sino de contemplarlo como una situación posible y poner todos los medios para que no ocurra. Como ya vimos en el post anterior, el miedo es una reacción natural ante algo desconocido, así que hazle frente y domínalo. Siéntate un momento, determina qué te tiene así y cómo puedes enfrentarlo. Puedes no hacer nada y que se derrumbe tu sueño o aprovecharlo como herramienta motivacional analizándolo, identificando sus factores y actuando en consecuencia.

Investiga y planifica

Investigar el mercado antes de lanzarte de lleno a emprender ayudará a reducir la incertidumbre y, por tanto, el riesgo percibido y el temor al fracaso. Investiga a tu competencia para saber cómo están actuando, qué clientes tienen, qué servicios, horarios y empleados; y compáralo con lo que puedes o estás dispuesto a ofrecer y con tu factor diferencial. Realiza encuestas a posibles clientes para ver qué aceptación podría tener tu proyecto.

En base a tu investigación planifica la evolución de tu empresa y ajusta las inversiones necesarias. Un plan de negocio en el que des forma y tu idea también te ayudará a reducir la incertidumbre y a focalizar adecuadamente tu proyecto.

Exponte a ideas positivas y mantén esa actitud

Para mí creo que es la más importante: Haz lo que estás haciendo ahora: de forma consciente, lee sobre cómo emprender, sobre cómo superar tus miedos, devora historias de éxito empresarial y acude a foros y congresos sobre emprendimiento donde encontrar a otras personas en tu misma situación y habla con ellas.

Mantente abierto a sugerencias y críticas de otras personas, pero recuerda que nadie puede saber si algo tendrá éxito o no. Así que aprovecha sólo las opiniones constructivas y que aporten valor a tu idea; ignora las frases lapidarias tipo “no puedes” o “no es una buena idea” y sigue trabajando, la mayoría vendrán de personas que sienten ese miedo que tú ya has dominado.

Ten claro tus objetivos y tu idea

Intenta siempre reducir la incertidumbre al mínimo. Si tienes un punto fijo al que mirar (tus objetivos) y una brújula (tu idea) puedes dibujar y disfrutar el camino poco a poco y es más difícil que te pierdas por él. Tener claros tus objetivos además te va a ayudar a mantener alta tu motivación. Tener clara tu idea no significa que no pueda cambiar. No tengas miedo de modificarla un poco o cambiarla completamente si ya no coincide con tus objetivos.

No temas las pérdidas económicas

Tus pérdidas irán en función del capital con el que responde tu negocio. En España, aunque darse de alta como autónomo es mucho más fácil, éste responde con todo su patrimonio presente y futuro. Sin embargo, una sociedad, aunque más complicada de crear, únicamente responde con el capital aportado. Es decir, lo máximo que puedes perder son 3.012€, más allá no se te podrá reclamar nada a menos que actues con mala fe manifiesta. Pero debes pensar en positivo, piensa en lo que puedes ganar: dinero, tiempo, independencia, conocimientos y experiencia.

Fuente: www.juanls.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario