jueves, 4 de noviembre de 2010

El emprendedor debe transformarse en empresario, el empresario siempre debe ser emprendedor

Uno de los primeros consejos que suelo dar a los emprendedores, cuando me consultan sobre su proyecto, es que deben de evolucionar en su actitud de emprendedores y transformarse en empresarios. Emprender es una actitud, pero ser empresario es una profesión y la única manera de poner en marcha un proyecto empresarial y transformarlo en un negocio rentable, es hacerlo con profesionalidad.

El emprendedor ha de aprovechar su iniciativa y su motivación para crear un negocio productivo pero, además, debe adoptar ya el rol de la persona que debe dirigir y tomar decisiones estratégicas, que debe planificar los pasos adecuados para alcanzar los objetivos que se marquen en cada caso.

Pero esa transformación no debe suponer perder esos valores del emprendedor. En muchas ocasiones se pone especial empeño en todo el proceso de puesta en marcha de la empresa y una vez conseguido se cree que todo va a ir rodado, pero emprender es sólo el comienzo y lo duro viene después, por eso, una vez logrado ese primer objetivo, no podemos dejarnos llevar por la inercia que se genera en el empeño de emprender, sino que debemos poner más enfasis todavía para que nuestra actividad nunca se pare.

Por eso el empresario debe mantener ese espíritu emprendedor, eso le servirá para mantener la iniciativa, la creatividad, ese impulso para seguir buscando nuevas oportunidades de negocio, analizando a la competencia, depurando errores, etc.

Debemos, por tanto, ser primero emprendedores que se comportan como empresarios y, más tarde, empresarios con espíritu emprendedor. Será la manera de conseguir el objetivo marcado, en el primer caso, y de hacerlo de manera sostenible en el segundo.

Fuente: Misterempresa

No hay comentarios:

Publicar un comentario