miércoles, 24 de noviembre de 2010

Cambiar el modelo, cambiar relojes por spaguettis

Este post está relacionado con un artículo de José Luis Briones que leí hace unos días y que precisamente se titula la empresa spaguetti.
En el artículo se habla de la necesidad de cambiar la concepción de las empresas tradicionales para adaptarlas a las nuevas necesidades. De abandonar los modelos antiguos por otros más modernos, menos formales y que saquen más partido a las condiciones y al talento de los que las forman.

Las empresas reloj

Las empresas reloj son aquellas que siguen el modelo tradicional. Cada pieza tiene una función determinada y forma parte de un engranaje que debe funcionar a la perfección. Si alguna falla, se sustituye por otra que haga la misma labor.

Se rigen por un organigrama donde cada persona tiene una función determinada y su labor es exclusivamente esa. No se aprovechan las habilidades de esa persona que no sean las apropiadas para su función. El conjunto de piezas, perfectamente engranadas crean una máquina que ejecuta su labor a la perfección.

Sin embargo, esta estructura perfecta tiene problemas para adaptarse a nuevos requerimientos. Es difícil, por la excesiva formalidad de su estructura, acometer procesos de innovación y la deficiente gestión de los recursos humanos provoca la paulatina pérdida de productividad “por el desgaste de las piezas”.

La empresa spaguetti

Vamos a comparar ahora la empresa reloj, de la que hemos hablado, con un plato de spaguettis. Para elaborar un plato como éste necesitamos los ingredientes necesarios y mezclarlos adecuadamente. El éxito del plato está tanto en la calidad de esos ingredientes como en la forma de mezclarlos y precisamente las diferentes formas de realizar esa mezcla pueden dar distintos resultados.

En una empresa spaguetti se potencia lo que cada ingrediente puede ofrecer al resultado final del plato. En ocasiones puede ser interesante darle un salor un poco más salado, o con más especias, se puede innovar introduciendo nuevos ingredientes, etc.

Lo destacable de la empresa espaguetti es que, si bien cada integrante de la misma tiene unas características determinadas por separado, al incorporarse al conjunto, esas caracterísiticas deben potenciarse. Es un modelo donde prima la creatividad y es más adaptable a distintas circunstancias.

La necesidad del cambio

La mayor parte de las empresas siguen un modelo de empresa reloj. Este modelo se identifica muy bien en un entorno de grandes empresas, mientras que las empresas espaguetti son más susceptibles de implantar en las pymes.

Ahora, partiendo de la base de que la inmensa mayoría de las empresas españolas son pymes, deberíamos de ir cambiando el paradigna de las empresas reloj por las empresas espaguettis. Buscar la creatividad, la adaptabilidad y el personalismo frente a la rigidez, potenciar el talento frente a la simple efectividad.

Quizá es el momento de que las pymes cambien esas viejas estructuras y busquen diferenciarse. Dejemos de construir relojes, metámonos en la cocina y hagamos unos buenos platos de spaguettis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario