sábado, 16 de octubre de 2010

SER EMPRENDEDOR ES SIEMPRE MEJOR QUE SER FLOJO

Si estamos involucrados en un proyecto, ¿qué tan duro deberíamos trabajar? ¿Cuánto tiempo deberíamos dedicarle?

Nuestra filosofía sobre la actividad y nuestra actitud sobre el trabajo duro afectarán la calidad de nuestras vidas. Lo que decidamos sobre la proporción correcta entre el trabajo y el descanso determinarán una cierta ética de trabajo. Esa ética de trabajo – nuestra actitud sobre la cantidad de trabajo que estamos dispuestos a entregar para nuestro éxito futuro determinará que tan importante o magro será dicho éxito.

Ser emprendedor es siempre mejor que ser flojo. Cada vez que escogemos hacer menos de lo que podríamos hacer, este error de criterio tiene un efecto en nuestra auto-confianza. Repitiéndolo cada día, pronto nos encontraremos no solo haciendo menos de lo que deberíamos, sino también siendo menos de lo que podríamos ser. El efecto acumulativo de este error de criterio puede ser devastador.

AFORTUNADAMENTE, ES FACIL REVERTIR ESTE PROCESO

En el momento que tomemos la decisión de que podemos desarrollar una nueva disciplina de “hacer” en lugar de “dejar pasar”. En cada momento que escojamos “acción” sobre la “pasividad” o “trabajar” sobre “descansar”, estaremos desarrollando un creciente nivel de auto-estima, auto-respeto y auto-confianza.

En el análisis final, el asunto es como nos sentimos sobre lo que somos lo que proporciona la mayor recompensa en cualquier actividad.

No es lo que obtengamos lo que nos hace valiosos, es en lo que nos convertimos durante el proceso de hacer las cosas lo que da valor a nuestras vidas. Es la actividad lo que convierte nuestros sueños en realidades, y la transformación de una idea en realidad nos da un valor personal que no podríamos lograr de otra manera.

Siéntanse libres de no solo embarcarse en una empresa, sino de disfrutarlo en todo momento junto con todos los beneficios que de seguro llegarán!

Fuente: www.usatupc.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario