martes, 26 de octubre de 2010

Necesito un Socio o un Empleado

Este es uno de los grandes dilemas del emprendedor: para lanzar el proyecto con cierta garantía de éxito, puedo hacerlo solo o necesito a alguien más. Y no solo eso, si considero que necesito a alguien más, debe ser un nuevo socio o un empleado.

Son muchos los ejemplos de grandes empresas que empezaron su andadura con un único socio, desde empresas como Google hasta los bares de la esquina. Pero también las hay con un único socio fundador, como por ejemplo Facebook o Apple. Por lo que al parecer es posible crear una empresa solo, pero...

¿En qué debemos pensar para saber si podemos lanzarnos solos o no a la piscina?

En primer lugar yo creo que siempre se debería contar con otra persona que esté cerca de la empresa, ya que las decisiones que se toman entre varios pueden ser contrastadas y por lo tanto tendrán una mayor fundamentación. Pero además debes tener en cuenta:

- Tengo o no tengo los conocimientos o habilidades suficientes para poder lanzar el proyecto por mi cuenta.

- Quiero asumir o no todo el riesgo ante un posible fracaso o problema.

- Voy a poder ofrecer o no suficiente calidad en el producto o servicio si lo hago yo solo (plazos de entrega, etc.)

Una de las desventajas de no hacerlo solo es que parte del pastel se lo tendrás que dar a otro, pero ¿realmente podrías llevarte tu parte del pastel sin que otra persona este metida en el proyecto? Siempre será mejor llevarse algo que nada.

¿Cómo debemos decidir si necesitamos un socio o un empleado?

En primer lugar si has detectado una carencia en ti y quieres cubrirla con otro, debes preguntarte si esa carencia es clave para el éxito del negocio o no. Por ejemplo, si no tengo ni idea de derecho y mi producto o servicio nada tiene que ver con el derecho, será mejor que subcontrates o que contrates a alguien para que te lleve todo el papeleo legal, no será necesario un socio. Pero por el contrario, si quieres crear una red social y no sabes de programación, solo con subcontratar el servicio o contratar a alguien no será suficiente. ¿Por qué? Por que gracias a esa programación existe el negocio, es el core del negocio, y hará falta con toda seguridad alguien que comprenda a la perfección su funcionamiento con cierta seguridad de permanencia en el negocio. Por eso en este caso un socio sería más adecuado.

La ventaja de un socio frente a un empleado es que en un primer momento no tendrás que pagarle nada, pero la desventaja es que la empresa y las decisiones que tomes sobre ella siempre tendrá que ser aprobada por ambos y que el pastel os lo tendréis que repartir, pero como he dicho antes, mejor recibir parte que nada.

¿Cuál es el número de socio más adecuado?

No hay un número mágico, pero si puedo decir que serán tantos como para cubrir todas las competencias y conocimientos que hacen falta para generar valor en el negocio. Pero ten en cuenta que cuantos más socios, en teoría mayor dificultad para tomar decisiones y menor porción de tarta te llevarás.

Por lo tanto, darse cuenta de si hace falta o no alguien más para poder lanzar el proyecto con garantías de éxito es clave. Si crees que necesitas de otras personas, analiza si la necesidad es sobre un aspecto clave del negocio o no y en base a esto elige entre socio o empleado (o subcontratar).

La relación entre socios es muy importante y debe haber mucha confianza del uno en el otro. Sin confianza o con un desequilibrio de responsabilidades, en el futuro irán apareciendo los problemas, así que antes de elegir un socio, ¡conócele bien!

No hay comentarios:

Publicar un comentario