sábado, 30 de octubre de 2010

ENTRANDO EN LA ZONA

Hay un lugar en el cual puedes concentrarte, donde puedes ser efectivo, donde puedes establecer una sólida conexión con lo mejor que tienes para ofrecer. No es un lugar físico, sino un lugar que puedes encontrar dentro de ti.

Tienes una manera de dejar de lado las distracciones, de prestar absoluta atención a la tarea que tienes entre manos. Tienes una manera de elevarte por encima del ruido, de la confusión y de las preocupaciones superficiales que de otro modo te mantendrían atado.

¿Dónde está ese lugar, cuál es ese camino? Lo podrás encontrar siendo fiel a tus metas más preciadas, a tus objetivos más profundamente guardados.

Lo alcanzarás aceptando y permitiendo que seas tú, ese que realmente eres, quien maneje tus pensamientos y acciones. Se llega a él respetando tus más preciados sueños, manteniéndolos justo frente a ti y sabiendo que tu vida los hará realidad.

Recuérdate a ti mismo quién eres, lo que tienes para ofrecer, la visión que puedes entregar al mundo. Esto te colocará en una zona en la cual tu pensamiento se tornará claro y enfocado, y tus acciones producirán los resultados que buscas.

Sea lo que fuere que pueda estar sucediendo en el mundo que te rodea, hay una manera de ingresar en una zona de objetivos concretos y efectividad intensificada. Conecta con quien realmente eres, y estarás allí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario