martes, 12 de octubre de 2010

CÓMO CONTAR BUENAS HISTORIAS PARA FORTALECER TUS RELACIONES Y EJERCITAR TU CEREBRO


A menudo levantamos el teléfono para hablar con alguien sin pensar en qué diremos.

Planear y contar una historia fortalecerá tus relaciones con los demás y además es un buen ejercicio para tu cerebro.

De hecho el contar historias es usado como tratamiento para el Alzheimer. Tu cerebro te agradecerá el ejercicio diario de crear una excelente historia para compartir con las personas a tu alrededor.

Tendrás el efecto adicional de dejar en los demás el deseo de compartir tiempo y compartir sus historias contigo.

Aquí están algunos tips para contar historias de forma que están sean buenos ejercicios para tu mente y te ayuden a construir mejores relaciones.

  • Anímate: contar historias es una actividad que necesita energía y entusiasmo si quieres hacerlo bien. Apasiónate con tu relato, aun cuando este no tenga importancia.
  • Sonríe: tú puedes sentir cuando alguien sonríe. Cuando cuentas una historia con una sonrisa en tu rostro, la entonación de tu vos cambia sutilmente,  además elegirás palabras diferentes para expresarte de forma subconsciente. Como resultado tu historia será más entretenida y recuerda ese es el principal objetivo de contar historias (divertir).
  • Practica: elige una historia cada mañana, esa será tu historia para el día. Cuando hables con alguien ten siempre lista tu historia. Emociónate para contarla. Las personas querrán pasar más tiempo a tu lado para escuchar tus historias, y luego de practicar un poco tu cerebro estará lleno de relatos sobre todo tipo de temas que podrás contar.
  • Hazlas cortas, las historias pueden seguir y seguir… haz las tuyas cortas pero impactantes, divertidas, enriquecedoras, etc.
  • Muchos detalles: presta atención a los detalles tanto si la historia es creada o es por ejemplo un recuerdo del pasado. Busca incluir detalles de cómo eran las ropas de las personas, como se movían, o sobre cómo se sentían las cosas en esa situación. Tus historias ganaran vida y serán irresistibles cuando incluyes detalles y descripciones en ellas, además este proceso servita también como ejercicio para tu cerebro.
  • Usa emociones: evita solo contar los hechos, estos por si solos pueden ser aburridos… describe tus emociones o las de los personajes. Cuenta por qué te sentiste así, y que te hicieron pensar o recordar esas emociones. Las emociones son siempre un tema interesante.
  • Crea personajes: presta atención a lo que hacen las personas, tu vecino, un amigo o cartero pueden ser buenos personajes para incluir en tus historias. Aprende a identificar y apreciar los modos de ser particulares de los demás. Describe a estas personas, pensando sobre podrían estar pensando.
  • Nunca piensen que no es interesante: cualquier cosa puede ser interesante cuando es bien contada. Una historia buena, lo es por la manera en que es contada, no por lo que cuenta.
Las historias son excelentes ejercicios para tu cerebro y te aseguraran pasar un buen rato.

Buen día de muchas buenas historias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario