viernes, 10 de septiembre de 2010

Pensar distinto: 3 ejercicios de creatividad

¿Alguna vez han escuchado la expresión Think outside the box?(Pensar fuera de la caja)
En nuestras tareas cotidianas nos encontramos muy seguido con problemas, sean simples o complejos, que requieren de nosotros un ejercicio mental que nos permita encontrarle una solución. Lo común es que optemos por la primera opción que nos pase por la cabeza y la apliquemos sin mayor cuestionamiento. Muchas veces funciona, pero muchas veces no basta.
Lo que hace la diferencia entre una solución cualquiera y una buena solución suele ser el tiempo y esfuerzo que ponemos para darle vueltas al problema y encontrar la salida más adecuada. Eso quiere decir think outside the box: salirse del cuadro, ser original, ser creativo, no buscar soluciones que los demás también buscarían.
Tengamos en cuenta que, en cualquier actividad que realicemos, nos encontraremos siempre con alguien que nos hará competencia y que ofrecerá soluciones similares a las nuestras. Podríamos estar en la oficina trabajando en un proyecto, en casa, jugando una partida en  o incluso jugando futbol con los amigos. Nos gusta la competencia y nos gusta encontrarla en las diferentes actividades que realizamos. Si queremos destacar y no ser un competidor más del montón, tenemos que tener esa idea diferente, esa que nadie más encontró.
Lo que hoy quiero ofrecerles son 3 ejercicios que les ayudarán a desarrollar al hábito de pensar creativamente.
Para empezar, es necesario que se busquen el tiempo para hacer estos ejercicios. Puede bastar con 15 minutos, pero tienen que ser efectivos, sin ninguna interrupción. Que no los llame el jefe, su vecino o la familia.
1. Primer ejercicio
Miren a su alrededor y escojan un objeto familiar y estúdienlo. Tóquenlo, huélanlo, mírenlo. Sigan observándolo hasta que descubran algo que antes no sabían sobre ese objeto. Puede ser su textura, algún color, o que era fabricado en China.
En eso consiste pensar más allá de lo cotidiano. Porque lo cotidiano es lo que conocemos.
2. Segundo ejercicio
Tomen un libro, cierren sus ojos, ábranlo en una página al azar, y pongan un dedo en alguna parte de esa página. Miren y vean qué palabra fue sorteada. Si no les gusta, pueden escoger solo una vez más. Ahora, en una hoja de papel o su computadora, encuentren 25 formas en que esa palabra se vincula con su vida. Si les resulta demasiado fácil, que sean 50.
Cuando realizamos este ejercicio, al principio encontramos unas respuestas inmediatamente. Son las respuestas obvias, las que ya conocemos. Cuando éstas se acaban, empieza lo difícil. Habremos llegado a ese muro que tenemos que saltar para encontrar ideas nuevas. Aquí es donde tenemos que poner toda nuestra fuerza. Una vez que saltemos ese muro, las ideas llegarán más fácilmente. Y verán que encontraremos ideas en las que antes no habíamos pensado.
3. Tercer ejercicio
Este ejercicio tal vez tome más de 15 minutos, pero esa es un poco la idea. Ahora tienen que aprender a pensar creativamente todo el tiempo, no solo en estos ejercicios. Su tarea es hacer una lista de 100 factores que tienen que considerar antes de tomar una decisión. ¿Qué decisión? Bueno, eso depende de ustedes. Puede ser por quién tienen que votar, si tienen que comprar un nuevo televisor, a dónde salir a comer, o qué película ver en la casa. Es probable que una decisión difícil les dé más factores por analizar, aunque no necesariamente.
Este ejercicio no podrán cumplirlo en 15 minutos, pero vayan hasta donde puedan. Luego, conviertan esto en un hábito. Piensen en ello cada día. Traten de encontrar siempre nuevas ideas y motivos.
No llegarán a los 100 factores sin volverse locos o sintiéndose ridículos a cada minuto. Pero eso está bien, porque  ese muro que los limita está creado con esas presunciones de lo que está bien y es apropiado. Para pensar creativamente tenemos que empezar a considerar ideas que antes descartábamos de plano.
Una vez que dominen estos ejercicios de creatividad podrán empezar a aplicarlos a sus proyectos y metas. Estudien cada aspecto de sus proyectos hasta que descubran un elemento nuevo. Escojan una palabra al azar y vean cómo se relaciona que sus metas. Y que sean un hábito el pensar en nuevos factores de las decisiones que tienen que tomar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario