sábado, 18 de septiembre de 2010

De la responsabilidad del emprendedor depende su éxito

Todo emprendedor tiene sus propios valores y su propia forma de emprender pero hay una serie de mandamientos que son comunes entre los emprendedores de éxito

“El mundo nace en uno mismo”

Un emprendedor de éxito crea sus negocios (su mundo) partiendo de sí mismo, se siente el responsable de sus acciones y resultados (buenos o malos)… Si tu mundo nace de ti mismo y tú eres el responsable de él, estás en el punto de partida para hacer algo grande. Llegar a este punto no es fácil, pero si quieres ser un emprendedor de éxito tendrás que dirigirte hacia él.

Este es el punto de partida porque elimina el principal obstáculo que el emprendedor tiene para hacer crecer su negocio o que tiene cualquier persona para crecer en otro ámbito: el echar las culpas a lo que nos rodea. Siempre miramos fuera de nosotros para ver que causó nuestro fracaso, qué está bien o qué está mal, que podemos hacer y qué no podemos hacer… pero el que llega a entender que el mundo nace en sí mismo, que él es el responsable de todo o casi todo lo que le pasa, solo tiene que observar sus pensamientos, actitudes y acciones para cambiarlas a su conveniencia sin depender de lo externo.

Con esto no quiero decir que lo externo no cuente para nada sino que lo interno tiene mucha más fuerza, tanta como para cambiar lo externo.

Un emprendedor de éxito no puede depender de lo que hacen sus gobernantes, ni de las ayudas que recibe, ni de lo que piense su entorno de él, ni de la situación económica de su país… un emprendedor de éxito depende de sí mismo y a partir de ahí  hace nacer con su imaginación y empeño todo lo que necesita.

No hay comentarios:

Publicar un comentario