viernes, 27 de agosto de 2010

Tres secretos para emprender

Es muy usual escuchar a los emprendedores quejarse por “la falta de recursos” y “las dificultades de acceso al capital”. Que dudas tenemos de que ambos ítems están en el podio de las quejas y excusas. Sin embargo, la historia emprendedora enseña una verdad irrefutable: “Jamás hubo alguien que pasó de emprendedor a empresario por tener exceso de recursos”.

Más bien sucede todo lo contrario, y con una paradoja: Emprender es una actividad que busca generar bienestar y mejorar la calidad de vida de las personas pero debe hacerlo administrando escasos recursos, a los cuales debe transformar en abundancia.

Cómo superar esta flaqueza de recursos es la pregunta que todos los emprendedores se hacen. Y hay algunas pistas que podemos dar, sin pretender que se interpreten como leyes infalibles. Son, en todo caso, pequeños tips surgido de la experiencia y que si funcionaron para otros, también pueden funcionar para ustedes:

El primero es no prestar atención a los consejos de los no emprendedores. Un tip de la vida real puede ser más potente que toda la teoría.

El segundo tip tiene que ver con la personalidad. Un emprendedor va siempre por más, porque está en su naturaleza ser siempre mejor. Y ser siempre mejor tiene que ver con dar y ser lo mejor que podemos, lo cual implica desarrollar virtudes que antes no se tenían y mantenerlas en el tiempo.

El tercer tip tiene se relaciona con el dinero. Un consejo sencillo pero que solemos olvidar: Tener muchas más entradas que salidas de dinero.

Tres consejos básicos pero muy efectivos porque todos nacemos con la posibilidad de emprender, pero lo son quienes toman realmente la decisión. Aunque ello implique un intenso trabajo de auto modelación de la personalidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario