lunes, 9 de agosto de 2010

Qué debo hacer antes de emprender


Muchos de los fracasos empresariales están ligados al descuido de ciertos aspectos que parecieran ser obvios, pero que repetidamente no son considerados por los emprendedores. Y es que iniciar un negocio va más allá de tener una idea y financiamiento para llevarla a cabo.
Debes tener una motivación correcta. ¿Por qué deseas iniciar un negocio propio? Identifica tus razones más profundas y descubre si son las razones correctas para llevarte al éxito. Algunas motivaciones correctas son libertad financiera, deseo de superación personal, ser tu propio jefe, entre otras… Sin embargo, pensar que simplemente tienes un “buen producto” entre manos o el aburrimiento en tu trabajo actual podrían ser motivaciones un tanto equivocadas.
Debes tener carácter para tomar decisiones. ¿Te consideras una persona que tiene pleno control en sus decisiones? ¿Eres capaz de evaluar con cautela y a la vez firmeza los pasos a dar en tu proyecto? Como dueño de tu propio negocio estarás siempre tomando decisiones de todo tipo y es importante que tengas la capacidad para hacerlo de la forma correcta.
Debes desarrollar liderazgo. ¿Consideras que algunas personas te admiran y te siguen? ¿Tienes la capacidad de motivar e inspirar a otros a hacer o dejar de hacer cosas? Hay una gran diferencia entre un gerente y un líder, y esta última es una de las cualidades más importantes de todo empresario exitoso. Una persona insegura, temerosa y poco ejemplar encontrará cuesta arriba el éxito en una pequeña o mediana empresa.
Debes ser disciplinado. La disciplina es el timón de todo proyecto. Respetar las normas. Respetar los tiempos y conocer las reglas son hábitos clave para el éxito de todo proyecto empresarial. Un buen líder desarrolla la disciplina que sus colaboradores también respetarán.
Debes desarrollar excelentes relaciones humanas. ¿Te gusta interactuar con la gente? ¿Tienes la capacidad de entablar afinidad con las personas? Esta es una cualidad importante de todo director empresarial. Recuerda que constantemente estarás tratando con clientes, con proveedores, con colaboradores y deberás no solamente aprender a manejar adecuadamente las relaciones sino a disfrutar y hacer amigos.
Debes estar dispuesto a trabajar con fortaleza. Un negocio propio exige mucho trabajo y esfuerzo de tu parte. ¿Estás dispuesto a renunciar a los horarios y a los días festivos para levantar tu negocio? Si eres una persona que gusta de los descansos largos y eres indisciplinado con los horarios probablemente debes postergar un poco el inicio de tu empresa. Un negocio propio si bien te brindará enormes satisfacciones, al principio deberás estar dispuesto a invertir una buena dosis de tiempo y trabajo así como mucha fortaleza para soportar la tensión y el estrés que genera.
Debes estar dispuesto a un nivel de vida más bajo (temporalmente). Cuando inicias una empresa, las ganancias no vienen inmediatamente. Deberás trabajar arduamente y hacer enormes sacrificios antes de que puedas disfrutar de las utilidades y comprarte un auto nuevo. Muchos emprendedores cometen el grave error de esperar que con 6 meses, su negocio les pague sus cuentas y les compre una casa. Un buen emprendedor sabe que deberá ajustar su nivel de vida y postergar la recompensa hasta que el negocio esté caminando saludablemente.
Debes ser buen administrador. La mayoría de empresas que fracasan lo hacen por una mala administración. Gastos excesivos, pocas ventas, exceso de personal, gastos privados desmedidos, mal control de los costos, endeudamiento y mil pecados más en la administración del negocio son los causantes de la mayoría de fracasos empresariales y personales de mucha gente. Si aún no te consideras un buen administrador, inscríbete en un curso de administración de pequeñas empresas y practica fielmente lo que allí aprendas. Será la mejor inversión que puedas hacer en tu futuro negocio.
No te apresures. Muchas veces el entusiasmo y la energía por iniciar nuestra empresa pueden traicionarnos sino estamos preparados. No pasará nada si esperas 6 meses. Toma los cursos que consideres necesarios: administración, finanzas y contabilidad, presupuestos, planificación y desarrollo humano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario