martes, 24 de agosto de 2010

Mejora personal, Habilidad en Relaciones Humanas


Nuestra memoria se empeña en desorganizar nuestra vida olvidando aquello que es importante y no persistimos. La disciplina es efectiva solo por una persistente repetición de las normas. De modo que lo primero es lo principal; y el requisito principal es unas tremendas ganas de aprender.

Con frecuencia tenemos acceso a información de nuevos negocios y procesos de éxito. Con frecuencia ante esta propuesta nuevas lo primero que vemos es el problema: ¿qué garantías hay?, ¿será verdad?; es muy difícil centrarse en la solución: averiguar por si mismo; trabajar para que suceda, entender que la propia acción es la mayor garantía.
¿Deseamos obtener beneficios en nuestra vida? ¿Deseamos que nuestra comunidad tenga los mismos procesos de éxito que en otras comunidades desarrolladas?
Si no puedo hacerme entender es obvio que no estoy logrando una comunicación efectiva. Es obvio que necesito leer y releer este libro con el que millones lograron excelentes resultados.
“Mi popularidad, mi felicidad y mi valor dependen, en grado no pequeño, de mi habilidad para tratar con la gente”.
Es importante hacer una lectura participativa, resaltando con un bolígrafo las frases que le llamen la atención. Marque el libro, no tenga reparos, tome notas al costado, participe con el autor a formar una obra nueva: usted.
¿Por qué es tan fácil enfocarse en los problemas? ¿Por qué, con tanta facilidad, tenemos ideas de las razones de por qué no se puede realizar algo? Bernard Shaw decía: “Si enseña algo a un hombre, este jamás aprenderá”, lo decía por los procesos teóricos; y es verdad, aprendemos haciendo, nos hacemos expertos repitiendo un proceso, una acción.
Solo pensemos en lo efectivos que somos rechazando una idea nueva. Este libro es una recopilación de actitudes que llevaron al éxito a muchas personas que persistieron en sus recomendaciones. No basta con enterarse y decir que interesante este libro, haga algo con los principios que aquí encuentra, hágase interesante.
Con frecuencia es más fácil encontrar defectos. Es mucho más fácil hablar de lo que uno quiere que de lo que quieren los demás, lo consideramos muy natural. Pero justo estos viejos hábitos nos mantienen sin novedades en nuestras vidas. Así que si usted esta buscando información de cómo ser mejores, adquiera el hábito de releer y practicar constantemente estos principios.
Vacile antes de hacer lo humano, lo de costumbre, lo impulsivo. Relea muchas veces los párrafos subrayados.
La gente de éxito no siempre tuvo éxito. Detrás de ellos hay toda una vida de experiencias fallidas. Pero en algún momento de sus vidas tomaron una acción nueva, persistieron y obtuvieron nuevos resultados. Repitiendo este proceso tantas veces…. y triunfaron aquellos que lograron añadir valor a sus vidas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario