jueves, 12 de agosto de 2010

Consejos para alcanzar el éxito en el emprendimiento


Al iniciar un negocio, existen puntos que deben tratarse de manera importante, como por ejemplo buscar nuevas oportunidades para continuar creciendo y, según expertos, para ello se debe estar en constante capacitación, donde los cursos y los seminarios asoman como alternativas efectivas.
Analiza permanentemente el mercado. Siempre debes estar atento a los consumidores, a sus comportamientos, a sus costumbres, a los cambios en sus necesidades, preferencias o gustos; a los sucesos económicos, a las nuevas tendencias, a los nuevos avances tecnológicos, a la competencia, a sus nuevas estrategias, a sus nuevos productos, entre otros. Debes estar atento a lo que suceda en el mercado, detectar la aparición de oportunidades y amenazas, y tratar siempre de preverlas y anticiparte a ellas.
Busca permanentemente las oportunidades. Como emprendedor debes estar atento a todo aquello que pueda significar una oportunidad de negocio. Debe estar atento a las pequeñas oportunidades que se presenten, pues son generalmente a partir de ellas que se generan los grandes negocios. Y debes tener en cuenta que las mejores oportunidades aparecen cuando menos se esperan, por lo que nunca debes dejar de estar atento a su aparición.
No ofrezcas algo que te guste a ti, sino algo que les guste a los consumidores. Como emprendedor, tu razón de ser son los consumidores, siempre debes ponerte en su lugar, tratar de descifrar sus necesidades y preferencias, y luego, satisfacerlas. No caigas en el error de pensar que si algo te gusta a ti, también tendría que gustarle a los demás. Puede que ello suceda, pero antes de emprender tus proyectos, debes asegurarte de ello y analizar bien las necesidades y los gustos del consumidor.
Medita bien tus decisiones. El tomar buenas decisiones es fundamental en la vida del emprendedor. Por lo que antes de cada decisión que tomes, debes tomarte tu tiempo, meditarla bien, analizarla bien. Sin embargo, no siempre podrás hacer eso y, en ocasiones, deberás confiar en tu instinto de emprendedor y tomar decisiones rápidamente.
Comprime el tiempo. Hoy en día, debido a la alta competencia, como emprendedor, debes valorar cada segundo, debes trabajar todos los días y a todas las horas. Pero tampoco debes convertirte en un esclavo de tu negocio, debes trabajar arduamente, pero con el tiempo, debes tener la capacidad para crear sistemas de negocios y saber delegar autoridad. Hasta que llegue el día en que tu negocio ya no tenga que depender de tu presencia, y puedas dedicarle más tiempo a tu familia y a lo que te gusta hacer, o sea, a emprender nuevos negocios.
No dejes de capacitarte. Por más que sepas, nunca dejes de seguir aprendiendo, ya sea por tu propia cuenta, o asistiendo a cursos o seminarios. Aprende sobre negocios, sobre las nuevas tecnologías, sobres las nuevas herramientas empresariales, pero, sobre todo, aprende todo lo que puedas sobre aquello a lo que te dedicas, hasta el punto de que te conviertas en un experto en ello.
Ahorra en todo lo que puedas. Como emprendedor debes busca obtener las mayores ventas o ganancias posibles, pero, a la vez, debes procurar hacer los menores gastos posibles, no sólo en los negocios que emprendas, sino también, en tu vida diaria.
Rodéate de las personas indicadas. Para emprender tus negocios, debes saber elegir a las personas indicadas, a aquellas personas que sean expertas en temas que no domines, y que se complementen bien contigo y con los demás integrantes de tu equipo. Si decides tener socios, busca socios que se complementen contigo, que posean recursos o conocimientos que tú no poseas, y que tengan las mismas aspiraciones de crecimiento que tú.
Sé perseverante. En el camino del emprendedor, haga lo que uno haga, siempre aparecerán problemas, dificultades e imprevistos. Por lo tanto, como emprendedor debes estar preparado para sortear estos obstáculos, confiar en tu capacidad y en tus proyectos, saber que de todas maneras alcanzarás el éxito, y seguir adelante pase lo que pase.
Sé paciente. El camino del emprendedor no es fácil, para recorrerlo se necesita perseverancia y paciencia. Como emprendedor debes tener paciencia en los malos momentos, pero también en los buenos. Cuando las cosas vayan mal, si realmente confías en tu capacidad y en tus proyectos, ten paciencia y sigue adelante, sabiendo que el éxito podría aparecer en cualquier momento. Y cuando las cosas vayan bien, ten paciencia y no fuerces las cosas, ve despacio, poco a poco, y dando pequeños pasos; pero si encuentras una buena oportunidad, recién ahí acelera la marcha y empieza con los grandes pasos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario