sábado, 31 de julio de 2010

Las respuestas que un emprendedor debe saber

¿Plan de negocios? ¿estudio de mercado? ¿hacer publicidad con bajos recursos? Muchos son los interrogantes que enfrenta un entrepreneur al constituir su empresa. Una guía de consejos para que el proyecto sobreviva y se consolide.

Tener un plan de negocios es como una brújula: siempre marca el norte. La herramienta es especialmente necesaria cuando se empieza a crecer, la etapa en que aparecen los problemas. Esa hoja de ruta indica lo que el emprendedor quiere hacer. “El gran tema en un emprendimiento no es la empresa, sino el emprendedor. Qué es lo que él quiere”, asegura Alejandro Mashad, director de Endeavor. La pregunta para hacerse es: ¿adónde quiero llegar? y fijar un objetivo a cinco años.

El primer desafío para todo proyecto es que no se muera. Sólo el 40 por ciento de las nuevas empresas sobrevive a los dos primeros años. La siguiente pregunta: ¿cómo quiero llegar?

Para Silvia Torres Carbonell, directora del Centro de Entrepreneurship del IAE, es indispensable conocer y no subvalorar a la competencia, considerar todos los recursos que serán necesarios, y no quedarse corto con el cálculo de la necesidad de fondos.

La primera pregunta que se hacen todos los emprendedores es si conviene constituir una sociedad comercial. Hacerlo permite armar una estructura legal para separar la responsabilidad legal de la empresa de la personal. Y es la mejor opción cuando hay más de un socio. Pero, ¿qué tipo de sociedad constituir? Las sociedades se dividen entre aquellas que tienen como centro el capital y las mixtas. La S.A. es una sociedad de capital, donde no importa quiénes son los accionistas. Lo que interesa es el capital. “Eso permite la libre circulación del mismo y estimula la inversión”, explica Martín Caselli, socio del estudio homónimo. Una de las ventajas de la S.A.: si quiebra, lo hace la sociedad, no las personas. En una SRL, una sociedad mixta, se puede elegir quién entra y quién no, y cada cambio de socio implica un cambio de estatuto. Esto hace que los socios estén más protegidos. “Existía una imposición social que hacía pensar que, para sentarse frente a un banco, por ejemplo, tenía más peso una S.A. que una SRL. Hoy ya no es así”, dice el abogado.

Las SRL son más económicas en su constitución, ya que están exentas de la tasa de fiscalización que la IGJ cobra a las S.A. por acción, y no requieren de capital mínimo. Por otro lado, las S.A. están obligadas a presentar balances certificados en forma anual.
Para llevar a cabo un emprendimiento es fundamental conocer el mercado al cual se quiere entrar. Cómo se maneja, quiénes son los competidores y cuál es su modelo de negocios. Tener esta información es la única manera de poder diferenciarse. Más aún, si en el business plan figura como objetivo conseguir un inversor. Presentar estimaciones sustentadas con información del mercado es uno de los requisitos más importantes para conseguir plata.

Continua leyendo: http://jcvalda.wordpress.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario