martes, 27 de julio de 2010

LA PERSEVERANCIA: EL MOTOR DEL ÉXITO DE UN EMPRENDEDOR


La perseverancia (o persistencia o tenacidad) es la cualidad que permite que logremos las metas a pesar de los obstáculos y dificultades que se presenten. Es un valor fundamental de los emprendedores.
La perseverancia implica trabajo duro y sacrificado, y determinación para no darse por vencido nunca.

Cuando empezamos un negocio propio, nos planteamos resultados por lograr; nuestra ilusión y deseo es que tengamos clientes, se venda bien, que el negocio crezca y desarrolle, y se pueda ganar una importante cantidad de dinero. Tenemos objetivo que esperamos alcanzar.

Sin embargo, no siempre las cosas salen como uno espera o tal como se ha planificado, y se presentan dificultades de diverso tipo que impiden u obstaculizan el logro de los objetivos.

Hacer empresa siempre implica un riesgo, muchas veces elevado; de que las cosas no salgan bien, tal como uno lo espera, y mas bien aparezcan imponderables o sucedan y situaciones difíciles.

Por otra parte, es normal que el negocio tenga algunas situaciones de crisis, grandes o pequeñas.

Cuanto más lejos quieras llegar, mayores obstáculos tendrás; y esto, lo saben todos los emprendedores exitosos.

Ante estas situaciones, la realidad nos muestra que son pocos los que enfrentan las dificultades y los imponderables y salen ganadores. Son pocos los que se levantan y siguen; la mayoría desiste y renuncia a seguir. El mundo está lleno de fracasados, a quienes les faltaba un ingrediente: La perseverancia.

La perseverancia hace que los emprendedores sigan adelante, a pesar de todas las dificultades, siempre con la mira puesta en alcanzar sus objetivos.

Para el emprendedor no existen el fracaso, lo que existen son oportunidades para aprender, para mejorar. Ellos no dicen “fracasé”, no dicen “perdí US$5000; al contrario, dicen “con esta experiencia aprendí”, dicen: “este aprendizaje me costó US$5000”.

Los emprendedores se caen, y se levantan; una y otra vez,…y así…5, 10, 15 o muchas veces más, hasta lograr su objetivo.

Los emprendedores prosiguen con decisión, no se detienen desalentados ante la adversidad, ni se dan por vencido cuando están en situación de fracasar. Por el contrario, frente a las contrariedades surgen dentro de él fuerzas renovadas que impulsan a buscar alternativas para resolver problemas o para recuperarse del desaliento.

Quien persevera comienza un trabajo y es capaz de concluirlo (difícilmente podemos obtener algo si no hemos hecho nada para conseguirlo).

Un gran ejemplo de perseverancia en la historia es el de Tomas Edison, quien tuvo que experimentar más de 1000 “fracasos” antes de inventar la bombilla eléctrica que contribuyó al desarrollo de la humanidad. Su gran frase lo inmortalizó: “10% de inspiración y 90% de transpiración”

Necesitamos tener la perseverancia bien asimilada para no se derrotados y tener la satisfacción de haber luchado por llevar a cabo las actividades necesarias para alcanzar lo que nos propusimos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada