martes, 6 de julio de 2010

El carisma de emprender

¿Quieres causar sensación en una reunión de amig@s?

¿Quieres aumentar las llamadas que recibe tu teléfono?

¿Quieres recibir propuestas profesionales?

¿Quieres ver cómo la gente cree que hueles a dinero con sólo entrar por la puerta?

¿Quieres sentir que provocas el efecto AXE cuando vas caminando por la calle?.

¿Sí?, ¿quieres conseguir todo eso?. Entonces, EMPRENDE.

Sácate una idea de una tarde de cañas con los amigos y empieza a venderte como emprendedor/a. Es muy fácil: sólo necesitas una idea!!!

¿Quién no tiene una idea de negocio?, todos somos creadores de ideas!

Los bancos están esperando a que gente como tú emprenda para regalarte dinero. Que sí, que tienen dinero, de verdad. Tienen dinero guardado en sus arcas para emprendedores con ideas tan geniales como comida a domicilio o un aspersor para bomsais.

o que has leído ahí arriba es pura ironía. Sin embargo, hoy en día, hallarás la palabra/concepto EMPRENDER, en muchos artículos, reportajes en TV, libros, internet, tweets, blogs y posts que te “venderán” todo lo expuesto ahí arriba.

Te lanzarán tantas veces ese mensaje que hasta tú: desemplead@, funcionari@ o trabajador/a por cuenta ajena llegarás a sentirte culpable o incómod@ porque no emprendes y porque no tienes una idea que te parezca lo suficientemente buena como para emprender un negocio.

No eres cool, no molas, porque no eres emprendedor!

Emprender es una actitud, no es una moda.

Una persona emprendedora lo ha sido siempre y no necesariamente viste de marcas, domina 4 idiomas y factura 80.000€ anuales.

Una persona emprendedora suele venir de fábrica con carisma y una energía que lo ilumina todo a su paso.

Abres una revista y encuentras artículos sobre emprendedores con fotos que rescatan del olvido el concepto JASP (Joven Aunque Sobradamente Preparado), por cierto, concepto creado por publicistas y profesionales del marketing.

Preocupa seriamente la imagen que se ofrece sobre la actitud de emprender. No lo enfocan como actitud, sino como moda.

Ya he hablado en anteriores posts sobre la ilusión de emprender, de la fortaleza y resistencia que hay que tener…y esta vez me gustaría compartir mi experiencia sobre el otro lado de “emprender”. La CARA B.

Como bien expone en su post @JoanBallester no todo el mundo debe/puede emprender. Y es verdad. Leyendo tanto post y tanto artículo sobre emprendedores hasta PETETE debería emprender su propia editorial (y lleva años sin hacerlo).

Cuando emprendes tu propio negocio…

1- Haces que los demás te vean:

a) millonario. Hay gente que sólo verá tus ingresos, no tus gastos.

b) Kamikaze (como dice @Araceli Déniz ).

c) Admirable.

2 – “Pensando en ti”:

Te pasarás el día pensando en cómo lograr más ventas y clientes para los próximos meses. Tus amigos no entenderán ese nuevo concepto “pensando todo el día”… Claro, antes sólo “pensabas todo el día en…” cuando estabas enamorad@.

3 – Regreso al futuro:

Vives en un constante viaje en el tiempo presente-futuro: “si acepto este proyecto ahora, cobraré dentro de 4 meses, y el que hice hace 2 meses, toca cobrarlo el mes que viene, con lo cual me quedan 2 meses que no habrá ingresos y el recibo de autónomo llega en 2 días, y el recibo de …también. ¡Mierda! La boda es en agosto y no habré cobrado a tiempo para la transferencia del regalo!!!!”…

Lo dicho: Regreso al futuro…sin un duro!

4 -Sí, es cierto, causas sensación.

De repente tienes más “mojo” como diría Austin Powers. Por varios momentos tendrás la sensación de que cuando entras en un local y dices “he decidido montar mi empresa!” todos y todas estarían dispuest@s a acostarse contigo. Sólo por el simple hecho de poder decir que estuvieron con un emprendedor/a – empresario/a. Eres la reina del baile con la que todos quieren bailar. Eres el rey del mambo.

Claro, deben extrapolar tanta iniciativa emprendedora a otras áreas.

Esta sensación de reinado es una distorsión que crea tu cerebro, ya que te recuerdo que tampoco has salvado la vida a un niño en un quirófano o has sacado adelante a una familia con los pocos recursos que te ha dejado una mínima pensión. Ahí fuera hay mucha gente que merece causar más sensación que tú.

Nunca te separes de la humildad. O la prepotencia te alejará del mundo que crees que reinas.

5- Sí, es cierto: aumentan tus contactos.

Aumentar tu red de contactos y practicar el networking es siempre positivo.

Sin embargo, lamento comunicarte que algunos huelen dinero (que te recuerdo que no tienes) y por eso se acercan a ti. En cuanto descubren que no tienes tanto dinero como creían, se esfuman como el humo y se van a venderlo/comprarlo a otra parte. No te lo tomes como algo personal. No lo es.

6 – MERCADO LIBRE: el mercado es libre y los clientes de tu competencia pueden querer trabajar contigo 3 meses, pero también querrán trabajar con otros. Hay que tomárselo con humor.

Te dejan por otra, son cosas que suelen pasar.

Lo mejor de esto es que tú también les puedes dejar por otro/a

7 – MERCADO LIBRE Y LEAL: Asumir que te dejen por otr@, no implica que perdones traiciones.

Si algún colaborador/a se muestra desleal: no vuelvas a trabajar con él/ella. Quien te traiciona una vez, te traicionará siempre.

Esto ya no hacía falta que lo escribiera porque ya lo sabes. Aún así, las traiciones te afectarán y te dolerán como multiplicadas por 6.

Las oportunidades déjalas para la vida personal. En los negocios las segundas partes jamás han sido buenas.

8 – Una proposición indecente:

Recibirás propuestas profesionales demasiado generosas y predispuestas para ti. Desconfía. Nadie se ofrece gratis. Nadie. Siempre se acaba pagando un precio: económico o moral.

9 – Asociación Limitada:

Asóciate o acepta colaboraciones en las que tú hayas mantenido una conducta activa (has pensado que lo mejor para ti y tu proyecto es aliarte) y en la que amb@s ganéis. Debes sentir que tú también mantienes las riendas de esa colaboración.

La fórmula en las colaboraciones es muy simple: todas las partes ganan.

10 – Camina entre nosotros, pero no es uno de los nuestros.

Eres diferente. Tienes algo que los demás no tienen.

Tu iniciativa y actitud generarán admiración y envidia a partes iguales. Asúmelo.

Al principio, te afectarán tanta hipocresía, deslealtad, envidia, celos, pero es parte del proceso. Lo que no te mata, te hará más fuerte.

Apóyate en quienes confías de verdad y sabes que ni te adulan gratuitamente ni critican tus decisiones sin piedad.

11. La soledad del guerrero:

Te sentirás sol@, muy sol@. Y la frase “te ganarás el pan con el sudor de tu frente”, cobrará sentido ( y no bíblico) cuando estés inmers@ en los “números”, cuando llegue la 5ª factura y no lleguen ingresos, cuando llegue tu cuarto ataque de ansiedad en un mes o el insomnio.

La soledad es quizás lo más duro para un autónom@-emprendedor/a-empresari@. Aunque tengas socios/as, existen momentos y decisiones que pertenecen a un@ mism@ y que se meditan y maduran en solitario, ya que no puede ser de otra manera.

Ni siquiera tus amigos, familia, pareja…pueden intervenir. No pueden, son tus números, tus decisiones, tus pros y tus contras, tus análisis… Es tu responsabilidad, tienes que decidir tú. No hay otra opción. Y tú ya lo sabías cuando empezaste este camino.

Aún así…

Los negocios suponen saltar obstáculos. Esto es lo que significa en parte, emprender, ser empresari@, ponerte por tu cuenta.

Y esto es lo que te espera los próximos “X” años. Y a pesar de los momentos “malos” siempre compensa, porque son tus dolores de cabeza, tus viajes en el tiempo, tus “números”, tus admiraciones y envidias, tus “contactos”, tu “mojo”, tu futuro, tu ilusión… Es tuyo.

Pd – Y si no sale bien…siempre puedes volver al trabajo por cuenta ajena, así que, ¿Qué pierdes al intentarlo? ¿te has dado cuenta de cuánto ganas al intentarlo?

Autora Pilar Llompart

Fuente http://pilarllompart.wordpress.com/2010/06/13/el-carisma-de-emprender/


No hay comentarios:

Publicar un comentario