lunes, 7 de junio de 2010

El que no emprende se va al infierno

Esta simpática frase, la compartió el emprendedor y abogado chileno Jorge Nazer, CEO de Alto – Acción Legal Total, empresa dedicada a disminuir la delincuencia a través de estrategias contra el “hurto hormiga” / hurto menor.

Cierto es que NO todos poseen un perfil emprendedor comercial… porque otra discusión es si todos tenemos latente un perfil emprendedor, tomando el concepto “espíritu emprendedor” con un alcance amplio. Pero si hablamos de emprendedores comerciales, la acción de emprender es consecuencia lógica.

Más que digno es trabajar 8 horas como empleado (o a veces un poquito más… aunque sea ilegal o no-ético). En este sentido, no existe ningún problema si “ser empleado” se vive con aceptación, y la persona está cómoda con este tipo de relación.

Existe una reflexión actual en Recursos Humanos sobre cómo gestionar los “emprendedores internos”, o sea, capitalizar para la organización a ese grupito de personas inquietas por emprender. Implementar con éxito este tipo de políticas, representa un gran desafío, porque el emprendedor que trabaja dentro de una organización se preguntará con frecuencia:

  • ¿por qué no invertir tiempo en mis proyectos?
  • ¿por qué tolerar mantener una relación de subordinación?
  • ¿por qué no procurar obtener mayores ingresos?
  • ¿por qué continuar generando valor agregado a una empresa y a personas que son extrañas a mi?

A partir de estas preguntas, ciertas políticas de recursos humanos aconsejan transferir mayor autonomía y flexibilidad en la gestión al “emprendedor interno”, centrar el trabajo por objetivos, hasta ofrecer participación en beneficios anuales y/o gestión general de la empresa. Si el costo-oportunidad de mantenerlo dentro de la organización no es óptimo, se recomienda encontrar la forma de apoyar ese nuevo emprendimiento (inversión, asesoría, gestión).

Si eres emprendedor con emprendimientos activos y personal contratado o colaboradores, ten en cuenta lo siguiente. En un 70% de los casos, los emprendedores internos realizan emprendimientos vinculados al mismo sector donde trabajaban como empleados subordinados o colaboradores y, a su vez, mejoran procesos o detectan nuevos nichos de mercado.

Cuida a todas las personas, especialmente a quienes generan valor agregado a tus emprendimientos. Cuida a tus emprendedores internos.

Si sientes el llamado a emprender y aún no lo has hecho. Actúa AHORA! Porque el que no emprende se va al infierno.

Fuente: www.telemprendedores.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario