domingo, 23 de mayo de 2010

Misma ambición, más implicación: la realidad de las mujeres directivas


Las mujeres en puestos de alta dirección abrigan idéntica ambición que los hombres pero desarrollan más empatía hacia sus equipos. Vamos, que se preocupan por sus subordinados y les tienen en cuenta aunque la última palabra sea suya. Esa relación laboral que establecen y se conoce como liderazgo de apoyo tiene, a juicio de los expertos, mucho futuro. Consideraciones como estas se desprenden de un estudio de la consultora &Samhoud Women Spain presentado ayer durante una jornada organizada por Madrid Excelente.

El informe extrae jugosas conclusiones de una encuesta realizada el pasado mes de marzo a 920 personas: 301 mujeres directivas, 301 hombres directivos -unas y otros debían tener estudios universitarios, al menos ocho años de experiencia laboral, responsabilidad en las ventas de su compañía o personas a su cargo e ingresos anuales superiores a los 64.000 euros- y 318 mujeres trabajadoras. Las féminas, según el análisis, "suelen implicarse más en el bienestar de los empleados y valorar otros puntos de vista a la hora de tomar decisiones".

"Para ellas, el diálogo es imprescindible, establecen más contactos y apuestan por ajustes que no signifiquen despidos", indicó la presidenta de la Asociación Española de Mujeres Empresarias de Madrid, vicepresidenta de la patronal madrileña y miembro de la CEOE, Inmaculada Álvarez, una de las participantes en el coloquio que cerró el acto. "El liderazgo femenino no es tan diferente", discrepó la directora de la revista Yo Dona, Charo Izquierdo. "He visto muchas jefas que han replicado el estilo masculino, probablemente porque no les quedaba otro remedio", apuntó. Un extremo en el que se mostró de acuerdo la directora general de la red social profesional dirigirenfemenino.com, María Gómez: "Hay que encontrar nuestro propio patrón", propugnó la emprendedora.

"Muchas veces, la mujer ha imitado a los hombres por aislamiento. Ellos tienen a su favor dos factores que ayudan bastante: la autoestima, pues llevan muchos años en puestos directivos, y la solidaridad entre su género", explicó la presidenta de honor de la Federación Española de Mujeres Directivas y Empresarias (Fedepe), Pilar Gómez.

Mientras, las ponentes no dudaron, a la hora de señalar valores destacados para triunfar como líderes, en aludir a esa capacidad de escuchar a todos, de de valorar las apreciaciones de los trabajadores para imbuirles del proyecto y de crear equipos cohesionados. Sin olvidar la constancia, el compromiso, la vocación y, como subrayó Charo Izquierdo, la fidelidad a una misma. "A mí, cuando peor me ha ido es cuando he atendido a consejos de los demás que no tenían que ver conmigo. Es mejor trazar tu camino y seguirlo con honestidad". Pero de la encuesta de &Samhoud Women Spain emergen muchas más observaciones. Por ejemplo, que la gran mayoría de altas directivas tiene pareja estable -un 88%- e hijos -un 68%-. En el caso de ellos, sus cónyuges suelen trabajar de manera parcial o no hacerlo. Además, las mujeres se sienten -un 75%- ligadas a la empresa donde se encuentran y en la que muchas reconocen haberse topado con "líderes inspiradores". ¿Será gratitud hacia la compañía que ha confiado en sus capacidades? ¿O que la aportación que buscan ofrecer a la sociedad con su labor requiere un compromiso a largo plazo? Las dos razones salieron a la palestra ayer. Eso sí, puntualizó Pilar Gómez, sin confundir una lealtad que definió como "manifestar las cosas que se piensan, por el bien de la empresa, aunque no guste", con la fidelidad, es decir, "dar el sí a todo".

Muy diversa se revela la visión femenina y masculina sobre las principales barreras que impiden a las mujeres avanzar profesionalmente. Mientras ellas vinculan esa promoción a la colaboración en casa por parte de la pareja y ven fundamental para alcanzar sus metas la corresponsabilidad en el cuidado de los hijos, ellos lo achacan a que "no tienen ambición a la hora de ocupar altos cargos". Y hay más factores, como la cultura empresarial que prima la ascensión de los hombres y la desmotivación de ellas dado el escaso número de directivas: la cuota femenina en los consejos de Administración de las empresas es del 10%.

La jornada puso sobre la mesa más cuestiones interesantes. Algunas, como si hacer carrera dificulta a las mujeres formar un hogar, se llevaron el sí rotundo de la audiencia. Bueno, con una salvedad: "Depende del grado de interacción que queramos tener con la familia, si actuamos según los modelos masculinos no hay problema", espetó una de las participantes. Otros asuntos generaron diversidad de pareceres: ¿Son los mismos agentes clave para el éxito laboral de mujeres y hombres, se valora más el esfuerzo de ellos o es que, en definitiva, no comparten el mismo concepto de triunfo?

Hubo reflexiones contundentes: ¿Tienen las mujeres que asumir el estilo de los hombres para alcanzar puestos de gran responsabilidad? La influencia de lo personal a la hora de resolver una vacante laboral -"el 80% de las decisiones tienen un componente emocional y sólo el 20% son racionales", refirió Pilar Gómez- hace que buena parte considerara ayer que no ir de copas o a jugar al fútbol con ellos relega a la mujer a la invisibilidad y, en consecuencia, a que su trabajo no sea premiado. Una de las presentes, incluso, admitió enterarse de los resultados de las carreras de Fórmula 1 sólo para poder charlar el lunes con sus compañeros.

Otras -un 62% de las encuestadas- reconocieron haber renunciado a alguna promoción por considerar que en ese momento el trabajo no iba a ser compatible con su vida personal. Un 51% de los hombres, para sorpresa del público, contestó lo mismo. La importancia de la ambición -siempre que no controle a la persona- fue una más de las notas destacadas en el camino hacia el éxito. "Saber qué queremos para el futuro, cómo nos vemos dentro de 10 años y no dejar de soñar es básico para estar a gusto trabajando y ascender", aseveraron los expertos.

¿Cambiarán las cosas? La educación en igualdad se antoja importantísima en ese sentido, pero emplaza la evolución al largo plazo. "Hoy -comentaba Inmaculada Álvarez- la patronal y los sindicatos piensan igual y son los que se sientan en las mesas de negociación". Una de las políticas capitales para que las cosas sean diferentes es, según esta "rebelde con causa" -fue la primera mujer contratista del Ayuntamiento de Madrid y como empresaria tuvo que enfrentarse a todo tipo de trabas administrativas para unas mujeres entonces dependientes de los hombres-, la obligatoriedad de que los padres disfruten del mismo tiempo de baja que las madres cuando tienen un hijo.

"Es necesario para que los empresarios no vean a las mujeres en la treintena muy bien preparadas pero como una amenaza por sus posibles embarazos". Lo más "triste", sin embargo, fue reconocer, como hizo Pilar Gómez, que cuando se intentó impulsar una ley de esas características en Madrid, "la oposición llegó por parte de las mujeres". Algo más optimista se declaró la presidenta del grupo Frial, Paloma Frial, que comentó que "con un 54% de alumnas en las universidades en este momento, en el futuro deberán existir muchas directivas".

Antes de que eso suceda, para estimular el liderazgo femenino en España es imprescindible que más mujeres ocupen las parcelas más altas de los organismos públicos. Entre otras muchas razones, también, como inquirió la presidenta de honor de Fedepe, porque "¿cuántos hombres florero hay en los consejos de Administración y nadie les llama así?". La viceconsejera de Economía, Comercio y Consumo de la Comunidad de Madrid, Eva Piera, que inauguró la jornada, recalcó que en la región "trabajan dos de cada tres mujeres en edad de hacerlo y son un 46%de la población ocupada".

La responsable hizo hincapié en el papel de las mujeres en la Autonomía, una vez que "el 70% de las operaciones financieras aprobadas para la Línea de Emprendedores de la Sociedad de Garantía Recíproca Avalmadrid entre 2004 y 2009 pertenecen a féminas y han generado una inversión inducida superior a los 104 millones de euros". Además, expuso Piera, el Ejecutivo regional desarrolla el programa LiderA, dirigido a aquellas que quieren mejorar su proyección profesional.

Fuente: Expansion

No hay comentarios:

Publicar un comentario